Lunes, 28 de febrero de 2005

La economía va viento en popa,
sin embargo, los derechos laborales
nunca han estado en un punto tan
bajo. ¿Cómo hemos llegado a la
situación actual?

Esto es fruto de varios factores. Uno de
ellos, el haber colocado la ley durante
muchos años al servicio de los intereses
de la patronal, otorgándole toda
la “flexibilidad” que demanda: contratación
a la carta, administración
unilateral de la jornada, la movilidad
tanto funcional como geográfica, y
un despido discrecional y más barato.
Se da la paradoja de que ya no son
necesarias coyunturas de recesión
para introducir recortes de derechos o
para reformas lesivas para los trabajadores.
Otro factor es la insaciabilidad patronal:
su único objetivo es el del máximo
beneficio, y para lograrlo pretenden
convertir el convenio colectivo en
un sucedáneo de derechos. Todo ello,
repetimos, en una coyuntura de crecimiento
económico.


Publicado por tuasesor @ 23:57
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios