S?bado, 05 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1995\3867
RESOLUCION: SENTENCIA de 17-10-1995, n?m. 2095/1995.
Recurso de Suplicaci?n n?m. 2635/1994
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE COMUNIDAD
VALENCIANA, Sala de lo Social)
RESUMEN:
DESPIDO PROCEDENTE: ofensas verbales a compa?eros.

[TEXTO]:
El TSJ desestima el recurso interpuesto por la actora contra la Sentencia
del Juzgado de lo Social n?m. 2 de los de Castell?n, de fecha 22-7-1994,
dictada en autos promovidos en reclamaci?n sobre despido.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-La Sentencia recurrida de fecha 22 julio 1994 en su parte
dispositiva dice:
FALLO:
?Que desestimando la demanda, debo declarar y declaro procedente el despido
de do?a Silvia G. C., absolviendo a la empresa "Do?a Josefa Moles
Olivares"?.
SEGUNDO.-Que en la citada sentencia y como hechos probados se declaran los
siguientes:
?I.-Que la actora do?a Silvia G. C. prest? sus servicios para la empresa
demandada "Do?a Josefa Moles Olivares" desde el 1 de abril de 1994, con la
categor?a profesional de camarera, percibiendo un salario mensual
prorrateado de 103.200 ptas. Se hallaba vinculada a la empresa por un
contrato suscrito al amparo del RD 2104/1984, con duraci?n prevista hasta el
30 de septiembre de 1994.
II.-Que el d?a 25 de mayo de 1994 la empresa demandada procedi? al despido
de la actora. En la tarde del citado d?a, la hija de la demandada y el
camarero don Carlos J. A. intentaron entregar a la actora la carta de
despido, y la trabajadora tom? la carta, la mir?, y les manifest? que no la
firmaba porque ten?a que consultar con su abogado, pidi?ndoles para ello una
copia de la misma, a lo cual los citados le manifestaron que si no firmaba
la carta no le daban copia alguna, y neg?ndose la actora a firmar, la carta
de despido no le fue entregada. Obrando la carta de despido unida a las
actuaciones se tiene aqu? por ?ntegramente reproducida.
III.-Que el d?a 22 de mayo de 1994 la actora se hallaba en el restaurante,
centro de trabajo, hablando con unos familiares suyos, cuando fue requerida
por su compa?ero de trabajo Carlos J. A. para que siguiera su trabajo, pues
ten?an mucho por hacer. Terminada dicha conversaci?n, la actora se dirigi?
al citado y, en presencia de un cliente, le dijo "eres un maric?n de
mierda", despu?s se dirigi? a la cocina, donde se encontraban dos
limpiadoras, un cocinero y la empresaria y les dijo airadamente que "qui?n
era el mierda que hab?a dicho que estaba de fiesta".
IV.-Que entre los compa?eros de trabajo de la actora y la misma exist?a
cierta tensi?n por raz?n de las reiteradas oposiciones en que la misma hab?a
faltado a su trabajo, que deb?a ser suplido por aqu?llos, considerando sus
compa?eros que se tomaba excusas para faltar, y habiendo sido increpada con
anterioridad al d?a de los hechos del despido, por dicha causa. Los d?as 20
y 21 de mayo de 1994 la actora hab?a faltado a su trabajo, justificando
dicha ausencia por el fallecimiento de su abuelo.
V.-Que la actora con anterioridad al 1 de abril de 1994, hab?a trabajado en
la empresa en tres fines de semana.
VI.-Que el 3 de junio de 1994 se celebr? sin avenencia ante el SMAC el acto
de conciliaci?n?.
TERCERO.-Que contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicaci?n por
la parte demandante, el cual fue impugnado de contrario. Recibidos los autos
en esta Sala, se acord? la formaci?n del rollo correspondiente y su pase al
Ponente.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

UNICO.-La parte actora recurrente, sin instar revisi?n f?ctica de los
hechos probados de la sentencia que declara procedente su despido, la actora
bajo el amparo del art. 190.c) de la Ley de Procedimiento Laboral
(RCL 1990\922 y 1049), denunciando infracci?n del art?culo 54 del Estatuto
de los Trabajadores (RCL 1980\607 y ApNDL 3006), y de la doctrina
jurisprudencial interpretativa del mismo, alegando en s?ntesis que la
conducta de la actora no tiene suficiente gravedad y culpabilidad para
justificar la sanci?n m?xima del despido enjuiciado. Denuncia que no puede
prosperar. Quedando constatado (hecho 3.? de los probados), que el d?a 22 de
mayo de 1994 la actora se hallaba en el restaurante, centro de trabajo,
hablando con unos familiares suyos, cuando fue requerida por su compa?ero de
trabajo Carlos J. A. para que siguiera su trabajo, pues ten?an mucho que
hacer. Terminada dicha conversaci?n, la actora se dirigi? al citado y, en
presencia de un cliente, le dijo ?eres un maric?n de mierda?, despu?s se
dirigi? a la cocina, donde se encontraban dos limpiadoras, un cocinero y la
empresaria, y les dijo airadamente que ?qui?n era el mierda que hab?a dicho
que estaba de fiesta?. Conducta que desde el estricto marco del ?mbito
laboral no puede jur?dicamente dejar de calificarse, conforme a reiterada
doctrina jurisprudencial contenida entre otras coincidentes Sentencias del
Tribunal Supremo de 6 junio 1983 (RJ 1983\2970), 29 octubre 1987
(RJ 1987\7413) y 17 septiembre 1990 (RJ 1990\7013), como incumplimiento
contractual grave y culpable, que el art?culo 54.2.c) del Estatuto de los
Trabajadores sanciona con despido disciplinario, ya que con tal proceder no
s?lo se atent? al elemental deber de respeto y consideraci?n que la normal
convivencia exige y en la relaci?n laboral deviene imprescindible, sino que
se infringieron los b?sicos principios de confianza y lealtad que han de
presidir tal relaci?n tanto respecto del patrono o empresario como respecto
de los dem?s trabajadores, lo que obliga a calificar como procedente la del
demandante y a desestimar en consecuencia el recurso al entenderlo as? de
forma acertada la sentencia impugnada.
Publicado por tuasesor @ 19:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios