S?bado, 05 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1995\1125
RESOLUCION: SENTENCIA de 14-3-1995, n?m. 1753/1995.
Recurso de Suplicaci?n. Rollo n?m. 6718/1994.
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALU?A, Sala de lo Social)

RESUMEN:
CONTRATO EVENTUAL: omisi?n de la causa de su duraci?n: efectos: conversi?n
en contrato por tiempo indefinido. FINIQUITO: valor liberatorio: denegaci?n:
contratos temporales. CONTRATO COMO FOMENTO DEL EMPLEO: fraude de ley: contrato temporal a quien hab?a adquirido la condici?n de fijo.

PONENTE: Ilmo. Sr. D. SEBASTIAN MORALO GALLEGO

[TEXTO]:
El TSJ desestima el recurso interpuesto por la empresa demandada contra la
Sentencia del Juzgado de lo Social n?m. 20 de Barcelona, de fecha 20-6-1994,
dictada en autos promovidos en reclamaci?n sobre despido.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Con fecha 22 de octubre de 1993 tuvo entrada en el citado Juzgado
de lo social demanda sobre despidos suscrita por Eva Mar?a G. B. y otra
contra ?Croissant Express, SA?, en la que alegando los hechos y fundamentos
de derecho que estim? procedentes, terminaba suplicando se dictara sentencia
en los t?rminos de la misma. Admitida la demanda a tr?mite y celebrado el
juicio se dict? Sentencia con fecha 20 junio 1994 que conten?a el siguiente:
FALLO:
?Desestimando la demanda de despido nulo y estimando la demanda de despido
improcedente presentada por do?a Eva Mar?a G. B. y do?a Emilia F. R. contra
la empresa "Croex, SA", debo de declarar y declaro la improcedencia del
despido, debo de condenar y condeno a la empresa "Croex, SA" a la readmisi?n
de los actores en su puesto de trabajo en las mismas condiciones que reg?an
con anterioridad al despido o al pago de la indemnizaci?n, do?a Eva M.? G.
B.: 749.306 ptas. do?a Emilia F. R.: 735.682 ptas., as? como el pago de los
salarios de tramitaci?n desde la fecha del despido de 22 de septiembre de
1993?.
SEGUNDO.-En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los
siguientes:
?I.-Do?a Eva Mar?a G. B. suscribi? un contrato al amparo del RD 2104/1984,
el 4 de octubre de 1990 con la empresa demandada para atender circunstancias
del mercado, acumulaci?n de tareas o exceso de p?rdidas, condici?n 7.? folio
38.
a. Fue prorrogado el 3 de enero de 1991 por tres meses, folio 40, la
empresa comunic? el 25 de marzo de 1991, que con efectos de 3 de abril
finaliza el contrato, folio 41.
b. Suscribi? otro contrato al amparo del RD 1989/1984, el 4 de abril de
1981 de duraci?n de 6 meses, desde 4 de abril de 1991 a 3 de octubre de
1992, folio 43.
c. Fue prorrogado el 3 de octubre de 1991 por 6 meses, folio 46.
d. Fue prorrogado el 3 de abril de 1992 por 6 meses, folio 47.
e. Fue prorrogado el 3 de octubre de 1992 por seis meses, folio 48.
f. El 3 de abril de 1993 se prorrog? por 6 meses folio 49.
g. El 22 de septiembre de 1993 la empresa demandada comunic? a la actora
Eva Mar?a G. B., la finalizaci?n del contrato el 3 de octubre de 1993
causando baja en la misma, folio 50.
h. Percibi? la liquidaci?n de 1 de abril de 1991 a 3 de abril de 1991
(n?mina abril y finiquito el 8 de abril de 1991).
i. Categor?a profesional de Aprendiza y salario diario de 3.633 pesetas.
j. La empresa demandada cotiz? el mes de abril 1991.
II.-Do?a Emilia F. R. suscribi? contrato al amparo del RD 2104/1984, con la
empresa demandada el 8 de octubre de 1990 de duraci?n 3 meses, objeto: para
atender circunstancias del mercado y acumulaci?n de tareas y exceso de
p?rdidas.
a. Fue prorrogado el 7 de enero de 1991 por tres meses.
b. Suscribi? otro contrato al amparo del Real Decreto 1989/1984, el 8 de
abril de 1991, fecha de registro en el INEM el 5 de abril de 1991, duraci?n
de 6 meses.
c. Fue prorrogado el 7 de octubre de 1991 por 6 meses.
d. Fue prorrogado el 7 de abril de 1992 por 6 meses.
e. Fue prorrogado por 6 meses el 7 de octubre de 1992.
f. Fue prorrogado por 6 meses el 7 de abril de 1992.
g. La empresa demandada comunicaba a la actora el 23 de septiembre de 1993
la rescisi?n de la relaci?n laboral en la empresa. Causando baja en la
misma. Contrato seg?n RD 1989/1984, de fecha 8 de abril de 1991, duraci?n 30
meses.
h. Ha percibido el per?odo de liquidaci?n 1 de abril de 1991 a 7 de abril
de 1991 (n?mina abril), finiquito el 7 de abril de 1991, folio 198.
i. Categor?a profesional de Ayudante.
j. Salario diario de 3.633 pesetas.
k. Se celebr? el acto de conciliaci?n sin avenencia el 25 de noviembre de
1993.
l. La empresa demandada cotiz? el mes de abril de 1991?.
TERCERO.-Contra dicha sentencia anunci? recurso de suplicaci?n la parte
demandada, que formaliz? dentro de plazo, y que la parte contraria a la que
se dio traslado, lo impugn?, elevando los autos a este Tribunal dando lugar
al presente rollo.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-Recurre en suplicaci?n la empresa demandada, contra la sentencia
de instancia que estimando la demanda, considera constitutiva de despido
improcedente la decisi?n empresarial de dar por extinguida la relaci?n
laboral con las actoras a la finalizaci?n del plazo de duraci?n establecido
en el segundo de los contratos de trabajo formalizados como de car?cter
temporal.
Al amparo del p?rrafo c del art. 190 de la Ley de Procedimiento Laboral
(RCL 1990\922 y 1049), se articula el ?nico motivo del recurso que denuncia
infracci?n de los Reales Decretos 2104/1981 (RCL 1984\2697 y ApNDL 3021), y
1989/1984 (RCL 1984\2602, 2710 y ApNDL 3018), as? como arts. 54 y 55 del
Estatuto de los Trabajadores (RCL 1980\607 y ApNDL 3006).
Como primera cuesti?n, debe resolverse en sentido desestimatorio la
esgrimida en el escrito de impugnaci?n que postula la inadecuada formulaci?n
del recurso. Como se ha dicho, la recurrente acciona al amparo del p?rrafo
c) del art. 190 de la Ley de Procedimiento Laboral, denunciando como
infringidos determinados preceptos del Estatuto de los Trabajadores y las
normas que regulan las dos modalidades de contratos temporales celebrados
con las trabajadoras. Cierto que no se citan preceptos concretos de estas
normativas, pero esto sin duda se debe a las m?ltiples cuestiones que se
plantean, lo que en ning?n momento causa indefensi?n a la recurrida, ni
obliga a la Sala a constituir de oficio el recurso.
Inatacado el relato hist?rico, debe ser desestimado el recurso. Seg?n
consta en la resultancia f?ctica, las demandantes inician la relaci?n
laboral con la recurrente en fecha 4 y 8 de octubre de 1990 respectivamente,
mediante la formalizaci?n de contrato de trabajo temporal al amparo del RD
2104/1984, de 21 noviembre, bajo la modalidad de contrato eventual por
circunstancias de la producci?n, en los que se expresa como causa de
temporalidad ?atender circunstancias del mercado por acumulaci?n y exceso de
pedidos?, al agotar el plazo de seis meses, y de forma ininterrumpida,
contin?an prestando servicios tras formalizar contratos de fomento del
empleo al amparo del RD 1989/1984, de 17 octubre, que son prorrogados hasta
el mes de octubre de 1993 en el que la empresa decide la extinci?n del
v?nculo de trabajo; en ambos contratos y para ambas trabajadoras, se expresa
que prestaran servicios como aprendices, por lo que ha de considerarse que
han desempe?ado siempre y en todo momento el mismo puesto de trabajo, lo que
no aparece desvirtuado en la sentencia y ni siquiera es considerado en el
recurso.
De ello se deriva, que el primero de los contratos temporales celebrados al
amparo del RD 2104/1984, por circunstancias de la producci?n, ya es de
car?cter fraudulento por infringir la normativa que regula este tipo de
contrataci?n, al no expresar con precisi?n y claridad la causa o
circunstancia que lo justifica, como exige el art. 3.2.a) de la citada
normativa. La gen?rica expresi?n consignada por la empresa, es una f?rmula
inadecuada a tales efectos, pues se limita a repetir el mero tenor literal
del art. 15.1.?.b) ET. No debe olvidarse, que en nuestro ordenamiento
jur?dico, rige el principio general de la contrataci?n indefinida, frente al
cual, las modalidades de contrataci?n temporal supone una excepci?n,
?nicamente admisible en los casos en que concurran las circunstancias
contempladas como causa en la modalidad utilizada. El sistema de
contrataci?n temporal es estrictamente causal, por lo que la empresa tan
s?lo puede hacer uso de f?rmulas de esta naturaleza cuando concurran las
circunstancias y requisitos que exige en cada caso el legislador para su
justificaci?n. De no ser as? el contrato temporal debe entenderse celebrado
en fraude de Ley, y por tanto indefinido, como previene el art. 15.7.? ET,
en la redacci?n vigente a la saz?n. En el caso concreto de los contratos
eventuales por circunstancias de la producci?n, su finalidad y causa que les
sirve de justificaci?n, no es otra que la necesidad de atender especiales
circunstancias del mercado que supongan un incremento excepcional y
provisional del proceso productivo, no asumible con la plantilla ordinaria
de la empresa. Es por ello, que no puede ser utilizada esta modalidad
contractual para cubrir necesidades permanentes y habituales de la empresa,
sino ?nicamente, con car?cter excepcional y transitorio, para satisfacer un
episodio provisional de puntual incremento de la actividad. Por esta raz?n
el art. 3.2.?.a) del RD 2104/1984, exige que se consigne en el contrato, con
claridad y precisi?n, la causa o circunstancia que lo justifica, para lo que
no bastan f?rmulas gen?ricas como la empleada en el caso de autos que se
limitan a indicar, ?circunstancias del mercado, excesos de pedidos?, lo que
no supone sino una repetici?n del tenor literal del art. 15.1.b) ET, que
nada indica, ni permite conocer, de las circunstancias de hecho por las que
atraviesa la empresa que demuestren la concurrencia del incremento
productivo antes apuntado. Esta deficiente consignaci?n en el contrato de la
causa de temporalidad, puede ser subsanada por el empleador acreditando en
el acto de juicio que efectivamente han existido esas especiales
circunstancias productivas que legitiman la utilizaci?n de esta f?rmula
contractual; lo que no puede entenderse probado en el caso de autos, toda
vez que la sentencia de instancia, ni en la resultancia f?ctica, ni en sus
razonamientos jur?dicos, estima acreditado este extremo u ofrece cualquier
otro argumento que as? permita considerarlo, como apunta la recurrente en su
escrito del recurso. Por otra parte, la inexistencia de tales
circunstancias, se deduce inequ?vocamente del hecho de que las actoras, al
finalizar los contratos eventuales, inmediatamente, al d?a siguiente,
suscriben nuevos contratos temporales de fomento del empleo que se prolongan
durante treinta meses y contin?an realizando id?nticas funciones, lo que
acredita inequ?vocamente que las necesidades productivas que fueron
cubiertas con su contrataci?n no eran de car?cter provisional y transitorio,
sino permanentes y propias de la actividad habitual de la empresa,
determinando as? la concurrencia de fraude de Ley en los contratos
inicialmente formalizados -lo que ya fue alegado en el hecho quinto de la
demanda, contra lo que afirma err?neamente la recurrente al indicar que las
actoras no discuten la adecuaci?n a derecho del primer contrato-;
infiri?ndose asimismo de este hecho, la invalidez del finiquito suscrito al
t?rmino del primer contrato, por no evidenciarse la voluntad de las partes
de extinguir la relaci?n laboral, desde el momento que se contin?an
prestando ininterrumpidamente servicios en la empresa. De este dato
igualmente se concluye la existencia de fraude de Ley en el contrato de
fomento del empleo, al no tener las trabajadoras la condici?n de
desempleadas, puesto que prestaban servicios en la misma empresa que las
vuelve a contratar.
No es fraudulento el segundo de los contratos de trabajo por aplicaci?n del
art. 5.3.? RD 1989/1984, sino por la circunstancia de que ya lo fue el
primero de ellos, y consecuentemente, la relaci?n laboral era de car?cter
indefinido cuando se materializ? el posterior, con lo que la decisi?n
empresarial de proceder a su extinci?n es constitutiva de despido
improcedente, como determina la sentencia de instancia que por ello ha de
ser confirmada.
Esta Sala ha tenido ocasi?n de pronunciarse en casos similares al presente
en los que la demandada es la misma empresa. Pero en aquellos supuestos, se
trata de per?odos de tiempo distintos y adem?s, la empresa acredit? la
efectiva existencia de acumulaci?n de tareas. Como ya se ha razonado, no se
prueban tales extremos en este supuesto concreto por lo que para su
resoluci?n debe adoptarse el criterio ya expuesto.
SEGUNDO.-Conforme establece el art. 232.2.? de la Ley de Procedimiento
Laboral procede imponer al recurrente el pago de honorarios de Letrado de la
parte impugnante que la Sala establece en 50.000 pesetas.
Publicado por tuasesor @ 19:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios