Domingo, 06 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1995\174
RESOLUCION: SENTENCIA de 31-1-1995, n?m. 157/1995.
Recurso de Suplicaci?n n?m. 2000/1994
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE ANDALUCIA, GRANADA,
Sala de lo Social)
RESUMEN:
PONENTE: Ilmo. Sr. D. LUIS HERNANDEZ RUIZ

[TEXTO]:
El TSJ estima el recurso interpuesto por la empresa demandada contra la
Sentencia del Juzgado de lo Social n?m. 3 de Almer?a, de fecha 22-7-1994,
dictada en autos promovidos sobre despido, que es revocada en el sentido que
se indica en la fundamentaci?n jur?dica.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-En el Juzgado de referencia tuvo entrada demanda interpuesta por
Mar?a Ar?nzazu R. A. en reclamaci?n sobre despido contra la ?ONCE? y
admitida a tr?mite y celebrado juicio se dict? Sentencia el 22 julio 1994,
por la que estimando parcialmente la demanda interpuesta por la actora
frente a la empresa ?Organizaci?n Nacional de Ciegos Espa?oles? declarando
la improcedencia del despido de que ha sido objeto la actora y en
consecuencia concedo a la misma la facultad de optar entre la
reincorporaci?n a su puesto de trabajo en cuyo caso la empresa demandada
deber? de abonarle los salarios dejados de percibir desde la fecha del
despido hasta que se produzca la reincorporaci?n o extinguir la relaci?n
laboral, debiendo en este supuesto la empresa demandada entregar a la actora
una indemnizaci?n por despido de 2.303.340 ptas., m?s los salarios dejados
de percibir desde la fecha del despido hasta que se opte por la extinci?n de
la relaci?n laboral.
SEGUNDO.-En la sentencia aludida se declararon como hechos probados los
siguientes:
?I.-La actora, do?a Mar?a Ar?nzazu R. A., mayor de edad, con DNI n?m. ...,
ha venido prestando sus servicios para la empresa "Organizaci?n Nacional de
Ciegos Espa?oles" ("ONCE"), desde el 2 de noviembre de 1989, con la
categor?a profesional de Asistenta Social y percibiendo un salario mensual
de 281.435 ptas. sin incluir la parte proporcional de las gratificaciones
extraordinarias.
II.-La "ONCE" entreg? a la actora el d?a 24 de marzo de 1994 un escrito en
el que le comunicaba el pliego de cargos, formulando la demandante el
correspondiente pliego de descargos el d?a 29 de marzo de 1994,
posteriormente se dio audiencia del expediente disciplinario a los
representantes de los trabajadores y a los Delegados Sindicales para que
hicieran las alegaciones que tuvieran por convenientes.
III.-En fecha 31 de mayo de 1994 la empresa demandada entreg? a la actora
una carta en la que se le comunicaba su despido con efectos de 1 de junio de
1994 y cuyo contenido literal es el siguiente: "la Comisi?n permanente del
Consejo General, en su novena sesi?n extraordinaria, celebrada el d?a 24 de
mayo de 1994, a la vista del Dictamen n?m. 56/1994 de la Comisi?n de Control
y R?gimen Disciplinario, en representaci?n de la 'ONCE' y en virtud de las
atribuciones que le han sido conferidas por la legalidad vigente, pone en
conocimiento de do?a Mar?a Ar?nzazu R. A., con DNI n?m. ..., Asistenta
Social adscrita a la Direcci?n Administrativa de Almer?a, las siguientes
comunicaciones:
1.?-Actos constitutivos de las faltas:
a) El allanamiento y ocupaci?n, el d?a 15 de marzo de 1994, del despacho
del Director Administrativo, junto a otras seis personas pertenecientes al
sindicato CC OO, la mayor?a de ellas ajenas a la `ONCE', para lo cual
enga?aron al Agente de Seguridad que se encontraba en la entrada del
edificio y empujaron a la Secretaria del Director, cuando ?sta les estaba
impidiendo la entrada al despacho.
b) Negarse a abandonar el despacho del Director Administrativo, a pesar de
los muchos requerimientos efectuados, obligando, con esta actitud, a llamar
a la Polic?a para que procediera a su desalojo.
c) Desplegar, desde una ventana del edificio, una pancarta con el siguiente
texto: "la `ONCE' y UTO, atracan a los trabajadores, UGT es c?mplice ?a
cambio de qu?? Firmada CC OO".
Se le imput? pliego de cargos con fecha 22 de marzo de 1994, recibido por
usted el 24 de marzo, concedi?ndole el plazo de alegaciones de diez d?as que
fija el Convenio Colectivo de la "ONCE" usted present? pliego de descargos
el d?a 29 del mismo mes.
Se dio audiencia a los representantes legales del trabajador y se comunic?
la apertura del expediente al Comit? de Empresa del Centro el d?a 24 de
marzo. Tambi?n se ha dado traslado al Delegado Sindical de CC OO en Almer?a
y al Comit? Intercentros de la "ONCE".
2.?-Fechas de comisi?n de las faltas:
Los hechos descritos en el n?mero anterior fueron cometidos por usted el
d?a 15 de marzo de 1994.
3.?-Graduaci?n de las faltas:
Los hechos arriba referidos se hallan calificados por el art?culo 54.2 del
Estatuto de los Trabajadores, de 10 marzo 1980, como incumplimientos graves
y culpables de este modo:
Art?culo 54.2.b).-"La indisciplina o desobediencia en el trabajo".
Art?culo 54.2.c).-"Las ofensas verbales o f?sicas al empresario o a las
personas que trabajan en la empresa, o a los familiares que convivan con
ellos".
Art?culo 54.2.d).-"La transgresi?n de la buena fe contractual, as? como el
abuso de confianza en el desempe?o del trabajo".
Igualmente, se hallan calificadas por el art?culo 50.c) del sexto Convenio
Colectivo de la "ONCE" de 23 de abril de 1993, como "faltas muy graves" de
este modo:
Art?culo 50.c).1.-"El fraude, la deslealtad y el abuso de confianza, la
concurrencia y competencia desleales, as? como cualquier conducta
constitutiva de delito doloso".
Art?culo 50.c).2.-"La manifiesta y reiterada indisciplina o desobediencia
en el trabajo. Incurrir? en esta falta el instigador o inductor a la misma".
Art?culo 50.c).10.-"Las ofensas verbales, siempre que supongan perjuicio
grave y manifiesto para la dignidad e imagen de los compa?eros, superiores,
subordinados o p?blico".
Art?culo 50.c).11.-"Agresiones f?sicas a los compa?eros, superiores,
subordinados o p?blico".
Art?culo 50.c).18.-"Escribir o fijar letreros o anuncios en el mobiliario,
quioscos o instalaciones de la `ONCE', sin autorizaci?n y con perjuicio de
la entidad, as? como retirar los que hayan sido instalados por la `ONCE'".
4.?-Sanci?n adoptada por la "ONCE":
La "ONCE" en el ejercicio de la facultad legal de sancionar, atribuida a la
entidad por el art?culo 58.1 del Estatuto de los Trabajadores y el art?culo
49 del Sexto Convenio Colectivo de la "ONCE" y su personal, goza de potestad
disciplinaria.
El Consejo General es competente para imponer sanciones por faltas muy
graves, conforme a sus Estatutos, al art?culo 4.?.4.k) del Real Decreto
358/1991, de 15 marzo, y, en base a su reglamento interno, tambi?n lo es su
Comisi?n Permanente, en caso de urgencia.
Una vez observados los preceptos legales y convencionales aplicables, as?
como la garant?a de audiencia a la interesada, la "ONCE" y, en su
representaci?n este Consejo General, ha resuelto imponerle la sanci?n de
despido conforme al art?culo 51.1.c) del Sexto Convenio Colectivo.
La sanci?n impuesta comenzar? a surtir efectos el d?a siguiente a la
recepci?n de este escrito por la interesada y, en caso de ausencia o
negativa, en la fecha en que se protocolice la correspondiente notificaci?n
notarial.
5.?-Contra la presente sanci?n tiene el derecho de impugnaci?n ante la
jurisdicci?n laboral, conforme al art?culo 58.2 del Estatuto de los
Trabajadores, los art?culos 103 y siguientes de la nueva Ley de
Procedimiento Laboral y el art?culo 52.3 del Sexto Convenio Colectivo de la
"ONCE".
IV.-La demandante es miembro del Comit? de Empresa y Secretario General de
la secci?n sindical de Comisiones Obreras en el centro de trabajo donde
presta sus servicios.
V.-El d?a 15 de marzo de 1994 la actora se encontraba prestando sus
servicios en el centro de trabajo sito en la calle Reyes Cat?licos n?m. 11
de Almer?a cuando sobre las 12.30 horas recibi? una llamada telef?nica de la
Consejer?a que le comunic? que hab?a seis miembros de la Ejecutiva
Provincial de CC OO de Administraci?n P?blica de Almer?a que quer?an hablar
con ella; cuando se dirig?a a la Consejer?a se encontr? a dichos miembros de
CC OO en la primera planta del edificio que es donde se encuentra el
despacho del Director Administrativo y le informaron que quer?an hablar con
el Director porque ?ste se hab?a negado a repartir una nota informativa del
Sindicato de Administraci?n P?blica mediante el sistema acostumbrado de
hacerlo con los topes de cup?n.
Las siete personas se dirigieron al despacho del Director y aunque por la
Secretaria personal del mismo se les indic? que no pod?a recibirlos el
Director, entraron en el despacho y le dijeron al Director que quer?an
hablar con ?l y ?ste les dijo que se marcharan y, como no lo hicieron, llam?
a la Polic?a Nacional y cuando lleg? la Polic?a se marcharon al local
sindical sito en la tercera planta donde se les inform? que ese d?a
correspond?a el uso del local al sindicato UTO-UGT, y como tal sindicato no
permiti? que se quedaran all?, se marcharon a la calle.
Una vez que se fueron los miembros de CC OO se observ? que de una ventana
del edificio colgaba una pancarta firmada por CC OO con el siguiente texto:
"la `ONCE' y UTO atracan a los trabajadores, UGT es c?mplice, ?A cambio de
qu??".
VI.-Intentada la preceptiva conciliaci?n ante el CMAC en fecha 21 de junio
de 1994, la misma concluy? con el resultado sin avenencia?.
TERCERO.-Notificada la sentencia a las partes, se anunci? recurso de
suplicaci?n contra la misma por la ?ONCE?, recurso que posteriormente
formaliz?, siendo en su momento impugnado de contrario. Recibidos los autos
en este Tribunal, y notificada a las partes la designaci?n de Ponente, se
hizo entrega a ?ste de las actuaciones para su examen y resoluci?n.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-Al amparo del apartado b) del art. 190 de la Ley de Procedimiento
Laboral (RCL 1990\922 y 1049) interesa la recurrente la revisi?n del relato
f?ctico y en concreto en el ordinal quinto se quieren adicionar las
siguientes frases: ?al carecer la citada nota de firma y r?brica?; ?por
encontrarse reunido en ese momento?; ?a pesar de su oposici?n?; ?en
repetidas ocasiones?; ?a los 40 ? 45 minutos de haber penetrado y haber
impedido la celebraci?n de otra reuni?n prevista?; y ?de estos hechos se
inform? en diversos peri?dicos de la provincia de Almer?a?, agregaciones
todas ellas que carecen de trascendencia y que lo que pretenden es sustituir
la valoraci?n de la prueba efectuada por el Magistrado de instancia por la
subjetiva e interesada de la parte, razones que conducen a su fracaso y con
?l a la inalteraci?n del relato hist?rico.
SEGUNDO.-Al amparo del apartado c) del art. 190 de la Ley Laboral Rituaria,
denuncia la empleadora las siguientes infracciones: art. 54.1.b), c) y d),
en relaci?n con los arts. 5.c), 20.1 y 2; as? como el art. 55.3 y 5 todos
ellos del Estatuto de los Trabajadores (RCL 1980\607 y ApNDL 3006), en
relaci?n con los arts. 108.1 y 109 de la Ley de Procedimiento Laboral, y
art. 50.c).1), 2) y 11) del Sexto Convenio Colectivo de la ?ONCE? de 23 de
abril de 1993 (RCL 1993\1766) (BOE de 8 de junio de 1993), al igual que
numerosas sentencias del Tribunal Supremo que cita. Toda esta prolija
censura jur?dica tiene por finalidad obtener una declaraci?n de procedencia
en el despido acordado, en lugar de la improcedencia que estim? el
Magistrado de instancia, al no conceder a la conducta de la actora la
gravedad suficiente para subsumirla en la m?xima sanci?n que prev? el
derecho laboral, criterio que la Sala estima desacertado, pues en el relato
de probanzas luce que la actora, Asistenta Social de la ?ONCE? y miembro del
Comit? de Empresa, as? como Secretaria General de la Secci?n Sindical de
Comisiones Obreras en el centro de trabajo donde presta sus servicios, sito
en la calle Reyes Cat?licos n?m. 11 de Almer?a, sobre las 12.30 horas
recibi? una llamada telef?nica de la Consejer?a que le comunic? que hab?a
seis miembros de la Ejecutiva Provincial de CC OO de Administraci?n P?blica
de Almer?a que quer?an hablar con ella; cuando se dirig?a a la Consejer?a se
encontr? a dichos miembros de CC OO en la primera planta del edificio que es
donde se encuentra el despacho del Director Administrativo y le informaron
que quer?an hablar con el Director, ya que ?ste se hab?a negado a repartir
una nota informativa del Sindicato de Administraci?n P?blica mediante el
sistema acostumbrado de hacerlo con los topes de cup?n. Las siete personas
se dirigieron al despacho del Director y aunque por la Secretaria personal
del mismo se les indic? que no pod?a recibirlos, entraron en el despacho y
le dijeron al Director que quer?an hablar con ?l y ?ste les dijo que se
marcharan y como no lo hicieron llam? a la Polic?a Nacional y cuando lleg?
la Polic?a se marcharon al local sindical sito en la tercera planta donde se
les inform? que en ese d?a correspond?a el uso del local al sindicato
UTO-UGT, como tal sindicato no permiti? que se quedaran all? se marcharon a
la calle. Una vez que se fueron los miembros de CC OO se observ? que de una
ventana del edificio colgaba una pancarta firmada por CC OO con el siguiente
texto: ?la "ONCE" y UTO atracan a los trabajadores, UGT es c?mplice. ?A
cambio de qu???. Ante estos presupuestos f?cticos se deduce la existencia de
dos conductas reprochables que se deben imputar a la actora: a) que entr? en
el despacho del Director Administrativo sin su permiso, acompa?ando a 6
miembros de su sindicato, formando todos ellos un grupo unido; y b) que se
neg? junto a sus compa?eros a abandonar el despacho de su superior, pese a
lo ordenado por ?ste, haci?ndolo exclusivamente cuando lleg? la Polic?a
Nacional que fue llamada a estos fines por el referido Director. Pues bien,
estas conductas implican una clara actitud de desobediencia de car?cter muy
grave y una transgresi?n de la buena fe contractual, ya que suponen una
invasi?n en la intimidad de un superior, entrando en su despacho, sin
autorizaci?n y en contra de su voluntad, haciendo caso omiso de la orden de
?ste de que se marchasen y manteniendo dicha actitud de forma contumaz y
reiterada que no depusieron hasta que llegaron las fuerzas de seguridad,
proceder que reviste una especial relevancia en el supuesto de la demandante
debido a los cargos sindicales que ostenta y que la obligan a seguir una
l?nea de correcci?n y ejemplo para sus compa?eros y nunca ser definidora de
su propio derecho, pues ante una orden leg?tima de su Director, debi?
cumplirla e incluso tratar de influir en el resto del grupo para que la
cumplieran, reivindicando sus posibles derechos de sus electores por los
cauces reglamentarios en los que debe ser norma el respeto mutuo que la
convivencia laboral exige y que corresponde a la dignidad humana, y en este
sentido se pronuncia nuestro Tribunal Supremo en Sentencias de 19 diciembre
1984 (RJ 1984\6419) y 23 enero 1991 (RJ 1991\172), en la ?ltima de las
cuales declaran procedente el despido de un miembro del Comit? de Empresa
que quebranta la disciplina laboral y se niega a acatar las ?rdenes de su
empleador. Por todo lo expuesto, la Sala estima que los hechos que cometi?
la demandante son encuadrables en las causas previstas de despido previsto y
tipificado en el art. 54.2.b) y d) del Estatuto de los Trabajadores, en
relaci?n con los n?ms. 5.c), 20.1 y 2 y 55.3.5 de dicha normativa, as? como
en el art. 50.c).1), 2), 10) y 11) del Convenio Colectivo de la ?ONCE? de 8
de junio de 1993; lo que supone declarar la procedencia del despido,
revocando la sentencia de instancia, previa estimaci?n del recurso
analizado.
Publicado por tuasesor @ 18:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios