Domingo, 06 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1996\87
RESOLUCION: SENTENCIA de 8-1-1996.
Recurso de Suplicaci?n n?m. 6017/1994
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID, Sala de lo Social)

PONENTE: Ilmo. Sr. D. JOSE MALPARTIDA MORANO

[TEXTO]:
Desestimando el recurso de suplicaci?n interpuesto por la actora contra
Sentencia del Juzgado de lo Social n?m. 34 de Madrid, de fecha 13-9-1994, la
Sala confirma la resoluci?n de instancia.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-En el Juzgado de lo Social de procedencia, tuvo entrada demanda
suscrita por la recurrente, contra los recurridos, en reclamaci?n sobre
cantidad, en la que solicitaba se dictase sentencia en los t?rminos que
figuran en el suplico de la misma. Admitida la demanda a tr?mite y celebrado
el juicio, se dict? Sentencia con fecha 13 septiembre 1994, en los t?rminos
que figuran en el fallo de dicha resoluci?n.
SEGUNDO.-En dicha sentencia y como hechos probados se declaraban los
siguientes:
?I.-La actora do?a Esperanza F. de la T. prest? sus servicios para la
empresa demandada "Ericsson, SA" desde el 22 de noviembre de 1971, con la
categor?a de licenciada, hasta que el 31 de marzo de 1989 en que pas? a la
situaci?n de excedencia voluntaria en la empresa por un per?odo de dos a?os,
prorrogado posteriormente por sucesivos per?odos de tres a?os m?s, hasta el
total de cinco a?os.
II.-El salario actual de la actora es de 336.407 pesetas mensuales con 16
pagas anuales.
III.-Hasta el momento de su excedencia, la actora prestaba servicios en la
Asesor?a Jur?dica de la empresa, desempe?ando las tareas que especifica en
el hecho tercero de su demanda, a la que se hace expresa remisi?n.
IV.-La actora solicit? el reingreso en la empresa y fue reincorporada con
la categor?a de Licenciada, pero no en su anterior puesto de trabajo, sino
en la Direcci?n de relaciones industriales y como asesora del responsable de
relaciones laborales, que tambi?n tiene la condici?n de licenciado en
derecho. Desde que se ha producido esta reincorporaci?n al departamento
indicado, la actora ha tenido escasa ocupaci?n efectiva, pues sus superiores
se han limitado a encargarle unos escasos informes o dict?menes que en
algunos supuestos tienen muy poca enjundia jur?dica.
V.-Con anterioridad a su excedencia, la actora percib?a un plus de mando de
4.500 pesetas mensuales, plus que la empresa no le abona tras la excedencia
alegando que no tiene personas bajo su mando.
VI.-Seg?n el convenio colectivo aplicable y la pr?ctica empresarial
seguida, dicho plus de mando es un plus de puesto de trabajo, que se abona
?nicamente a los trabajadores que tienen a otros trabajadores subordinados
bajo su mando, aunque, discrecionalmente, la empresa a veces mantiene dicha
percepci?n (aunque bajo otra denominaci?n o mejora voluntaria) a algunos de
los trabajadores que han pasado a un puesto de trabajo en el que no
desempe?an mando?.
TERCERO.-Contra dicha sentencia interpuso recurso de suplicaci?n la parte
demandante siendo impugnado de contrario por ?Ericsson, SA?. Elevados los
autos a esta Sala de lo Social, se dispuso el pase de los mismos a Ponente
para su examen y resoluci?n.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-En el art. 359 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, aplicable con
car?cter subsidiario en el Procedimiento Laboral, seg?n Disposici?n
Adicional primera de la Ley de Procedimiento Laboral de 27 abril 1990
(RCL 1990\922 y 1049) se exige que las sentencias sean claras, precisas y
congruentes con las demandas y dem?s pretensiones deducidas por todos los
litigantes oportunamente en el pleito; con ello contin?a una tradici?n
procesal ya vigente en las Leyes de Partidas, donde se proclama ?non deve
valer el juicio que da el juzgador sobre cosa que no fue demandada ante ?l?,
criterio que ha perfilado la Jurisprudencia de este modo:
A) Ha de conjugarse entre suplico y fallo y se comprueba mediante la
conformidad de personas, cosas, causas y acci?n, de modo que debe existir
perfecta correlaci?n entre las peticiones formuladas en el proceso y los
pronunciamientos de la sentencia, sin que para determinar esa concordancia
deba atenerse a los fundamentos jur?dicos sino, exclusivamente, a la parte
dispositiva de la misma, que es contra la que cabe interponer recursos.
B) Puede ser positiva -se resuelven cuestiones no planteadas ni
susceptibles de ser abordadas de oficio- o negativa -se omite decidir sobre
temas planteados correctamente- (TS 1 julio 1982 [RJ 1982\5328]).
C) Supone no se conceda m?s de lo pedido en la demanda ni menos de lo
admitido por el demandado, as? como no otorgar algo distinto de lo
pretendido, ya que existe ?ntima conexi?n entre congruencia y principio
dispositivo (Tribunal Central 20/1982 [RTC 1982\20]).
D) No se produce tal anomal?a procesal cuando la sentencia verse sobre
puntos o materias que, aun no habi?ndose sometido a debate por los
contendientes, se halle facultado el Tribunal para introducir ?ex officio?,
al tener marcado inter?s p?blico, como ocurre en los presupuestos procesales
(RTC 77/1986 [RTC 1986\77] y 61/1989, de 3 abril [RTC 1989\61]).
E) En s?ntesis, se incurre en incongruencia cuando se concediere lo que no
se hubiese postulado, o cosa distinta de lo pedido, o se resolviese lo que
no se plante? ni cabe introducir ?ex officio? o se alterase la ?causa
pretendi? o el fallo careciese de exhaustividad respecto a lo controvertido.
Dentro de las recientes sentencias del Tribunal Constitucional sobre esta
materia, cabe destacar:
a) La n?m. 32/1992, de 18 marzo (RTC 1992\32) en cuyo fundamento jur?dico
dice: Es doctrina reiterada de este Tribunal que el derecho a obtener tutela
judicial efectiva sin que en ning?n momento se produzca indefensi?n,
comprende, entre otros contenidos, el principio de que el Juez o Tribunal no
puede modificar o alterar los t?rminos del debate procesal, alteraci?n que
se produce cuando el ?rgano judicial por iniciativa propia se pronuncia
sobre pretensiones que no han sido promovidas por ninguna de las partes. Los
pronunciamientos gratuitos o sobre temas no propuestos por las partes
suponen un menoscabo del derecho de defensa contradictoria de las partes, en
cuanto se priva a las mismas de la posibilidad de alegar o enmendar lo que
estimen conveniente a sus intereses. Los ?rganos judiciales est?n obligados
a decidir conforme a lo alegado, no otorgando m?s de lo pedido ni menos de
lo aceptado por el demandado, ni tampoco cosa distinta de lo solicitado por
las partes, dando audiencia bilateral; de forma que no es justificable un
pronunciamiento que altere el objeto procesal, sea porque la cuesti?n no ha
sido objeto de debate, bien porque no ha habido audiencia de las partes,
salvo que la falta de audiencia obedezca a la no comparecencia por propia
voluntad o negligencia del afectado (TC 142/1987 [RTC 1987\142], 114/1988
[RTC 1988\114] y 6/1990 [RTC 1990\6]).
b) La Sentencia n?m. 2/1992 (RTC 1992\2) en su fundamento jur?dico n?m. 2
indica que las exigencias de motivaci?n que el art. 24.1 CE impone a las
resoluciones judiciales no implican necesariamente una contestaci?n expresa
a todas y cada una de las alegaciones vertidas por las partes a lo largo del
proceso. Por el contrario, seg?n doctrina de este Tribunal (por todas, STC
174/1990 [RTC 1990\175]), el silencio del ?rgano judicial respecto a alguna
de las cuestiones suscitadas por las partes puede resultar ajustado a las
exigencias del art. 24.1 CE cuando, atendidas las circunstancias del caso,
pueda ser razonablemente interpretado como desestimaci?n t?cita de la
argumentaci?n esgrimida por el litigante.
SEGUNDO.-Las alegaciones que sobre tal vicio procesal formula la recurrente
son inconsistentes, pues lo cierto es que el juzgador ?a quo? ha redactado
un relato hist?rico sumamente detallado y en sus fundamentos jur?dicos y
posterior auto de aclaraci?n aborda sistem?ticamente todos los temas
controvertidos.
TERCERO.-La modificaci?n hist?rica solicitada en el segundo motivo del
recurso resulta intrascendente, pues de su propia exposici?n se deduce que
el empresario contrat? de modo temporal una sustituta, que -dado el tiempo
de excedencia voluntaria (5 a?os)- hubo de convertir en trabajadora de
car?cter indefinido.
CUARTO.-Tambi?n carecen de consistencia las infracciones jur?dicas
denunciadas (entre otras, arts. 1089, 1091, 1249 y 1253 C?digo Civil, arts.
3 ap. 1 y 4 del Estatuto de los Trabajadores [RCL 1980\607 y ApNDL 3006],
art. 26 Convenio Colectivo) puesto que:
A) La empresa la readmiti? con id?ntica categor?a laboral y retribuciones
que antes de tal excedencia, que prorrog? voluntariamente la interesada
hasta llegar a cinco a?os.
B) Lo que no puede exig?rsele es que, tras ese largo per?odo, pueda
asignarla el mismo puesto de trabajo.
C) Si la actora se benefici? de las ventajas inherentes a suspender su
prestaci?n laboral, no puede ahora intentar que su compa?era o el empresario
carguen con la parte negativa que ello conlleva, pues los plus y
complementos que reclama son espec?ficos de un puesto laboral que ahora no
ocupa.
Publicado por tuasesor @ 19:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios