Martes, 08 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1996\5
RESOLUCION: SENTENCIA de 12-1-1996.
Recurso de Suplicaci?n n?m. 5455/1995
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE GALICIA, Sala de lo Social)

PONENTE: Ilmo. Sr. D. JUAN LUIS MARTINEZ LOPEZ

[TEXTO]:
El TSJ, en autos promovidos en reclamaci?n de despido, seguidos ante el
Juzgado de lo Social n?m. 4 de La Coru?a, estima el recurso interpuesto por
la empresa demandada contra la Sentencia de instancia, de fecha 12-9-1995,
que es revocada en el sentido rese?ado en la fundamentaci?n jur?dica.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Que seg?n consta en Autos n?m. 648/1995 se present? demanda por
don Antonio F. M. en reclamaci?n de despido, siendo demandada la Empresa
?Ausima, SA?, en su d?a se celebr? acto de vista, habi?ndose dictado
Sentencia con fecha 12 septiembre 1995 por el Juzgado de referencia que
estima la demanda.
SEGUNDO.-Que en la citada sentencia se declaran como hechos probados los
siguientes:
?I.-El actor viene prestando servicios para la empresa demandada, con la
categor?a profesional de oficial primera mec?nico electricista, antig?edad
de 5 de enero de 1981 y salario mensual de 233.386 pesetas, con prorrateo de
paga extra.
II.-Que el d?a 15 de junio de 1995, el demandante, entr? en la nave que la
Empresa "V?zquez y Salgueiro SC" (Reparaci?n de maquinaria industrial, OP
Minera, hidr?ulica y neum?tica), tiene en la localidad de Almeiras-Culleredo
(La Coru?a), donde vestido con un buzo azul estuvo operando en maquinaria
all? existente, permaneciendo hasta las 23.10 h; el d?a 16 de junio de 1995,
permaneci? igualmente en la mencionada nave desde las 19.30 horas hasta las
00.55, vestido con buzo azul, excepto aproximadamente 1/2 hora que sali? y
se dirigi? al Bar "A Aldea", situado a 50 m de la referida nave. El s?bado
d?a 17 de junio de 1995 permaneci? en las dependencias de la precitada nave
desde las 9.45 horas hasta las 16.55, saliendo al exterior, para buscar algo
en un furg?n. Por ?ltimo el d?a 19 de junio de 1995, el actor estuvo en la
nave desde las 20.30 horas, vestido de mono azul, manipulando unas piezas de
color amarillo, donde permaneci? hasta el menos las 21.30 horas.
III.-El demandante tiene en la empresa demandada una jornada laboral de 8 a
13 y de 15 a 18 horas.
IV.-Con fecha 22 de junio de 1995, la demandada comunic? al demandante la
decisi?n empresarial de imponerle la sanci?n de despido, por medio de carta,
con base en los hechos que en la misma se contienen y que se dan aqu? por
reproducidos.
V.-La empresa demandada y la Empresa "V?zquez y Salgueiro, SC", se dedican
fundamentalmente a la fabricaci?n y reparaci?n de maquinaria, industrial,
minera, hidr?ulica y neum?tica, perteneciendo al mismo ramo de producci?n.
VI.-Que don Pedro P. F., posee una empresa que se dedica a efectuar sondeos
de pozos, con domicilio en Ver?n (Orense); no efectuando ni venta ni
reparaci?n de maquinaria: durante el mes de junio pasado, se traslad? una de
las m?quinas utilizadas por su empresa, a la nave de la Empresa "V?zquez y
Salgueiro, SC", sita en Almeiras-Culleredo (La Coru?a), con el fin de que
fuese reparada, para lo cual los propietarios de la nave referida, de com?n
acuerdo y por raz?n de amistad le proporcionaron lugar dentro de la
mencionada nave, la cual permaneci? en dicho local durante aproximadamente
una semana, siendo reparada, gratuitamente por raz?n de amistad, por don
Jos? Ram?n V. V. y por el demandante, ambos trabajadores por cuenta ajena de
la Empresa "Ausima, SA".
VII.-Que en fecha 14 de julio de 1995, se celebr? acto de conciliaci?n ante
el SMAC, con resultado de "sin avenencia"?.
TERCERO.-Que la parte dispositiva de la indicada resoluci?n es la
siguiente:
FALLO:
?Que estimando la demanda formulada por don Antonio F. M. contra la Empresa
"Ausima, SA" debo declarar y declaro improcedente el despido efectuado al
actor, condenando a la demandada, a que en el plazo de 5 d?as a contar desde
la notificaci?n de esta resoluci?n, opte entre la readmisi?n del trabajador,
en las mismas condiciones que reg?an antes de producirse el despido, o al
abono de las siguientes cantidades: 5.061.279 pesetas en concepto de
indemnizaci?n, y al abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha
del despido y hasta la notificaci?n de esta resoluci?n, a raz?n de 7.780
ptas. diarias?.
CUARTO.-Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicaci?n por la
parte demandada, siendo impugnado de contrario. Elevados los autos a este
Tribunal, se dispuso el pase de los mismos al Ponente.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

UNICO.-Recurre la empresa demandada la sentencia de instancia que estimando
la demanda declara improcedente el despido efectuado al actor y como ?nico
motivo del recurso, al amparo del apartado c) del art?culo 190 de la LPL
(RCL 1990\922 y 1049), denuncia la infracci?n de los art?culos 5.d) del
Estatuto de los Trabajadores (RCL 1995\997); 21.1 y 54.2.d) del precitado
Texto Legal, as? como del art?culo 44.I) del Convenio Colectivo de
Siderometal?rgica para la provincia de La Coru?a.
El incombatido relato hist?rico de la resoluci?n recurrida declara probado
que el actor viene prestando servicios para la empresa demandada con la
categor?a profesional de oficial de 1.? mec?nico electricista, con
antig?edad de 5 de enero de 1981, con una jornada laboral de 8 a 13 y de 15
a 18 horas. El d?a 15 de junio de 1995, el demandante, entr? en la nave que
la Empresa ?V?zquez y Salgueiro, SC? (Reparaci?n de maquinaria industrial,
OP minera, hidr?ulica y neum?tica) tiene en la localidad de
Almeiras-Culleredo (La Coru?a), donde vestido con un buzo azul estuvo
operando en maquinaria all? existente, permaneciendo hasta las 23.10 h; el
d?a 16 de junio de 1995, permaneci? igualmente en la mencionada nave desde
las 19.30 horas hasta las 00.55 vestido con buzo azul, excepto
aproximadamente 1/2 hora que sali? y se dirigi? al bar ?A Aldea?, situado a
50 m de la referida nave. El s?bado d?a 17 de junio de 1995 permaneci? en
las dependencias de la precitada nave desde las 9.45 horas hasta las 16.55,
saliendo al exterior, para buscar algo en un furg?n. Por ?ltimo el d?a 19 de
junio de 1995, el actor estuvo en la nave desde las 20.30 horas, vestido con
mono azul, manipulando unas piezas de color amarillo, donde permaneci? hasta
al menos las 21.30 horas.
La juzgadora de instancia apoya la decisi?n de declarar improcedente el
despido en el hecho de que la actuaci?n del demandante fue espor?dica,
atendi? a razones de amistad y benevolencia y no fue retribuida, no
existiendo perjuicio para la demandada.
La Jurisprudencia viene declarando que lo que caracteriza este tipo de
conducta, es el elemento intencional, revelador de una premeditada conducta
que una vez exteriorizada hace incompatible a quien la observa, en su puesto
de trabajo (STS 18 noviembre 1983 [RJ 1983\5611]).
La Sentencia del Tribunal Central de Trabajo de 22 noviembre 1983
(RTCT 1983\9940), declara que ?las duplicidades de servicios realizados sin
conocimiento de la empresa suponen clara infracci?n de los deberes de
fidelidad y confianza ...?.
El Tribunal Supremo en la fecha 25 enero 1984 (RJ 1984\94), establece que
?... no es preciso que se produzca un perjuicio material, ni que se haya
consumado, pues todo trabajo en actividad an?loga e id?ntica produce
perjuicio, si esa actividad se realiza sin autorizaci?n del empresario?.
En parecidos t?rminos se pronuncia tambi?n la de fecha 14 febrero 1984
(RJ 1984\875), al se?alar que ?... habiendo trabajado en otra empresa
competitiva de su empleadora, sin autorizaci?n expresa o t?cita de ?sta, es
obvio que ha conculcado sus deberes de lealtad y transgredido la buena fe
contractual e incurrido as? en causa de despido?.
De lo expuesto cabe colegir que la lealtad a la buena fe debida se vulnera
cuando, como ocurre en el caso de autos, el trabajador lleva a cabo su
conducta sin conocimiento del empleador y sin que ?ste haya prestado su
consentimiento expreso o t?cito. La actuaci?n del demandante, arriba
descrita, supone una transgresi?n de aquella lealtad como lo evidencia el
hecho de que actu? clandestinamente, de espaldas a la empresa, sin pedir
autorizaci?n y sin poner en conocimiento de aqu?lla tal proceder, pues es la
empresa demandada, quien ante fundadas sospechas, contrata un servicio de
vigilancia, que confirma aquella actuaci?n.
Y esta conclusi?n no puede quedar enervada por la circunstancia de que el
trabajador hubiera actuado por razones de amistad y benevolencia o sin que
ello le hubiera reportado retribuci?n o beneficio econ?mico, pues la
deslealtad a la que hemos hecho menci?n no exige como requisito que haya de
obtenerse una ventaja econ?mica ni tampoco se requiere que se causen da?os o
perjuicios materiales efectivos, pues como declara la Jurisprudencia ?la
quiebra de la buena fe se produce con independencia de la ventaja econ?mica
que pudiera haberse obtenido y del perjuicio econ?mico realmente causado al
demandado? (entre otras, STS 20 enero 1990 [RJ 1990\170]).
En base a lo expuesto cabe se?alar que en la actuaci?n del demandante
concurren los elementos que la doctrina y la Jurisprudencia exigen para que
se d? la competencia desleal y por ende la transgresi?n de la buena fe
contractual y el abuso de confianza, lo que conlleva a declarar la
procedencia del despido y con ello, la estimaci?n del recurso de suplicaci?n
formulado y la revocaci?n de la resoluci?n recurrida.
Publicado por tuasesor @ 23:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios