Mi?rcoles, 09 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1995\4469
RESOLUCION: SENTENCIA de 17-11-1995, n?m. 6257/1995.
Recurso de Suplicaci?n. Rollo n?m. 4254/1995.
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALU?A, Sala de lo Social)
PONENTE: Ilmo. Sr. D. SEBASTIAN MORALO GALLEGO
[TEXTO]:
Desestimando el recurso de suplicaci?n interpuesto por el actor frente a
Sentencia del Juzgado de lo Social n?m. 18 de Barcelona, de fecha 17-3-1995,
el TSJ confirma la resoluci?n de instancia.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Con fecha 30 de diciembre de 1993 tuvo entrada en el citado
Juzgado de lo Social demanda sobre despidos suscrita por Florencio G. D.
contra ?Mullor, SA?, en la que alegando los hechos y fundamentos de derecho
que estim? procedentes, terminaba suplicando se dictara sentencia en los
t?rminos de la misma. Admitida la demanda a tr?mite y celebrado el juicio se
dict? Sentencia con fecha 17 marzo 1995 que conten?a el siguiente:
FALLO:
?Que desestimando la demanda interpuesta por don Florencio G. D. contra la
empresa "Mullor, SA" y o?do el Ministerio Fiscal, debo absolver y absuelvo a
la citada empresa de los pedimentos en su contra formulados?.
SEGUNDO.-En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los
siguientes:
?I.-La parte actora, Florencio G. D., mayor de edad, con DNI n?m. ...,
viene prestando sus servicios por cuenta y orden de la empresa demandada
"Mullor, SA", dedicada a la actividad de limpieza de edificios y locales,
con una antig?edad de fecha 15 noviembre 1989, ostentando la categor?a
profesional de especialista y percibiendo un salario mensual de 119.155
pesetas con inclusi?n de prorrata de pagas extraordinarias, seg?n queda
acreditado de la hoja de salario correspondiente a la mensualidad del mes de
septiembre de 1994, y adjuntada como documento n?m. 2 del ramo de prueba de
la parte actora.
II.-En fecha 22 de diciembre de 1994, la demandada entreg? carta al actor
del siguiente tenor literal:
"Con efecto del d?a de la recepci?n de la presente carta, se le comunica la
sanci?n de despido, esta decisi?n se toma como resultado del expediente
contradictorio cuya apertura le fue comunicada, y usted o?do.
Los hechos que motivan esta decisi?n son los siguientes:
Como reconoce en su pliego de descargos y en contestaci?n al que el
Instructor formul? como cargos usted viene neg?ndose desde hace un a?o y
medio aproximadamente a cumplimentar las hojas de autoan?lisis. M?s
particularmente en los ?ltimos meses de octubre y noviembre en los que
reiteradamente diferentes mandos intermedios de la empresa le han requerido
para su cumplimentaci?n hasta el extremo de entregarle con los listados de
trabajo los impresos de dichos partes y hojas de autoan?lisis para que los
cumplimentara y los entregara semanalmente, a lo cual ha continuado con su
negativa. Adem?s han incitado a otros compa?eros al incumplimiento de esta
obligaci?n como ya ha ocurrido con los se?ores S. y R. Asimismo su conducta
produce reiteradas quejas de clientes verbales y escritas por la deficiencia
con la que efect?a el trabajo lo que hace que otros compa?eros tengan que
volver a realizar el trabajo mal hecho por usted.
La reincidencia en la permanente conducta de desobediencia e indisciplina y
al propio tiempo la transgresi?n de la buena fe contractual, de lealtad y
abuso de confianza en el desempe?o del trabajo que tiene encomendado, es por
lo que esta direcci?n en uso de las facultades legales ha resuelto imponerle
la sanci?n ya indicada".
III.-Que en fecha 17 de noviembre de 1994 se inici? por la empresa
demandada el expediente contradictorio relativo al actor, siendo ?ste
notificado en fecha 28 de noviembre, seg?n consta en el folio n?m. 33 del
expediente, y siendo notificado igualmente el Comit? de empresa.
IV.-En fecha 29 de noviembre de 1994, se formul? pliego de cargos,
presentando el actor pliego de descargos en la misma fecha, en el cual
reconoce que "por lo que se refiere a la hoja de autoan?lisis, es cierto que
desde hace un a?o y medio aproximadamente no la vengo rellenando y
entregando a la empresa".
V.-Que todos los limpiadores entregan semanalmente en la empresa las
denominadas "hojas de autoan?lisis", que consisten en unos documentos
internos para controlar el trabajo.
VI.-El actor es miembro del comit? de empresa, estando afiliado al
sindicado Comisiones Obreras.
VII.-La empresa demandada emplea a m?s de 25 trabajadores.
VIII.-Presentada demanda de conciliaci?n ante la Secci? de Conciliacions
Individuals en fecha 29 de diciembre de 1994; se celebr? acto de
conciliaci?n en fecha 18 de enero de 1995, que concluy? sin avenencia entre
las partes?.
TERCERO.-Contra dicha sentencia anunci? recurso de suplicaci?n la parte
actora, que formaliz? dentro de plazo, y que la parte contraria a la que se
dio traslado, no lo impugn? elevando los autos a este Tribunal dando lugar
al presente rollo.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-Recurre en suplicaci?n la parte actora contra la sentencia de
instancia que declara procedente el despido disciplinario objeto del
litigio.
En diferentes apartados, se solicita en el motivo primero la modificaci?n
del relato hist?rico, pretensi?n que debe ser desestimada por las siguientes
razones: a) resulta innecesaria la adici?n de un nuevo p?rrafo al hecho
probado cuarto para hacer constar que el actor entregaba cada lunes los
partes de conformidad a la empresa, puesto que esta cuesti?n no es objeto de
controversia en el litigio. El despido disciplinario trae causa en la no
cumplimentaci?n de las hojas de autoan?lisis -lo que el actor admite-, no
pudiendo dejarse a su libre y unilateral criterio la interpretaci?n, seg?n
la cual, los partes de conformidad contienen informaci?n que hace
innecesario el cumplimiento de las hojas de autoan?lisis. Es el empresario
quien tiene la facultad de adoptar las medidas que estime oportunas en la
direcci?n y funcionamiento de la empresa y mientras las mismas no sean
dejadas sin efecto en forma pertinente, no pueden ser cuestionadas
unilateralmente por el trabajador; b) se pretende la modificaci?n del hecho
probado cuarto para que conste que la empresa nunca requiri? por escrito al
actor para que formalizase dichas hojas de autoan?lisis. Existe conformidad
en este extremo, puesto que la empresa no mantiene que hubiere realizado
requerimiento escrito a tal fin. Ahora bien, en la carta de despido no se
dice que el recurrente se hubiere negado a cumplimentar el requerimiento
escrito, sino los requerimientos realizados reiteradamente por diferentes
mandos de la empresa para que cumplimentara las hojas de autoan?lisis. No
niega el demandante la existencia de tales requerimientos, por lo que
resulta indiferente que se hubieren realizado ?nicamente de forma verbal,
pues lo cierto es que se han producido y el trabajador era conocedor de la
orden de la empresa; c) tampoco procede la adici?n de un nuevo hecho probado
en el que se desdiga la afirmaci?n con valor de hecho contenida en la
fundamentaci?n jur?dica, seg?n la cual, el actor incit? a otros compa?eros a
no cumplimentar las hojas de autoan?lisis; pues esta circunstancia ha sido
objeto de prueba testifical, adem?s de la documental citada en el recurso,
por lo que no puede la Sala modificar el criterio del Juez ?a quo? cuando
los documentos invocados no demuestran inequ?vocamente el error del
juzgador, toda vez que no conducen a la conclusi?n postulada por el
recurrente, esto es, que el demandante no ha incitado a otros compa?eros a
incumplir la obligaci?n de formalizar y entregar las hojas de autoan?lisis;
d) similar razonamiento obliga a desestimar la pretensi?n de adicionar un
nuevo hecho probado que desmienta la afirmaci?n realizada por el Juez de
instancia en la fundamentaci?n jur?dica de tener por probadas las quejas
recibidas de los clientes con la labor del actor. Como expresamente se
indica en el cuarto de los fundamentos de derecho, esta circunstancia se
considera probada de la prueba testifical y no s?lo del documento a que
alude el recurrente, por lo que no puede el Tribunal modificar la
apreciaci?n realizada por el Juez ?a quo?, menos a?n, cuando, como ocurre en
el caso anterior, el documento en cuesti?n tampoco conduce a la conclusi?n
que se postula en el recurso.
SEGUNDO.-Igual resultado desestimatorio merece el motivo segundo que
denuncia infracci?n de los art?culos 54 y 55.1.? del Estatuto de los
Trabajadores (RCL 1980\607 y ApNDL 3006); 105.2.? de la Ley de Procedimiento
Laboral (RCL 1990\922 y 1049) y 1214 del C?digo Civil.
Se solicita la declaraci?n de nulidad del despido por insuficiencia de la
comunicaci?n escrita entregada al trabajador. Al margen de que la
calificaci?n adecuada ser?a la de improcedencia del despido aun estim?ndose
lo alegado por el recurrente, ex art?culo 55.4.? del Estatuto de los
Trabajadores, lo cierto es que la carta cumple adecuadamente el requisito de
expresar de forma suficiente los hechos que sirven de causa al despido, no
siendo necesario identificar a los concretos clientes que se han quejado de
la actuaci?n del actor, m?s a?n, cuando este hecho fue puesto en su
conocimiento durante la tramitaci?n del expediente contradictorio, con lo
que ninguna indefensi?n se ha causado al demandante que ha gozado de la
posibilidad de exponer alegaciones y aportar pruebas para defenderse de las
imputaciones que le hace la empresa.
Ha quedado probado y as? lo reconoce el propio trabajador, la negativa
reiterada a cumplimentar las hojas de autoan?lisis tal y como ordenaba la
empresa. Seg?n la tesis del recurrente, era innecesario cumplimentar dichas
hojas porque los partes de conformidad ya conten?an toda la informaci?n
necesaria para la empresa. Como ya hemos apuntado, el poder de direcci?n que
ostenta el empresario le faculta para establecer las medidas de control de
la actividad de los trabajadores que estime oportunas, sin que puedan los
mismos unilateralmente dejar de cumplirlas por estimarlas innecesarias,
mientras no hayan sido dejadas sin efecto mediante la correspondiente
denuncia ante la autoridad competente. Sin duda cabe esta posibilidad en los
supuestos en que la orden del empresario atente contra la dignidad o
derechos fundamentales del trabajador o pudiere hacer peligrar su integridad
f?sica. Pero no concurriendo ninguna de estas circunstancias, el trabajador
est? obligado a cumplimentar la orden, aun cuando personalmente considere
innecesario lo que se le solicita. En el caso de autos se trata simplemente
de rellenar un impreso semanalmente, a lo que el actor se ha negado de forma
reiterada e injustificada, sin alegar causa alguna que pudiera justificar su
actitud, m?s all? de estimar innecesaria la cumplimentaci?n de este
documento. En Sentencia de 20 octubre 1994, esta Sala ha resuelto un caso
id?ntico al presente, en el que se trata de la misma empresa e igual causa
de despido disciplinario, siendo los trabajadores despedidos aquellos a los
que se dice que el actor inst? a no cumplimentar las hojas de autoan?lisis.
Como dec?amos en aquella resoluci?n, no constando motivo alguno que pudiera
justificar la negativa reiterada a cumplimentar el mencionado impreso, se
trata de una falta muy grave de desobediencia subsumible en la causa de
despido que contempla el art?culo 54.2.?.b) del Estatuto de los
Trabajadores. El hecho de que a aquellos otros trabajadores les hubieren
requerido por escrito para que cumplimentaran el impreso y al actor,
?nicamente de forma verbal, no puede hacer variar la valoraci?n que merecen
los hechos, pues ha quedado probado que el recurrente fue igualmente
requerido de forma reiterada por mandos de la empresa, neg?ndose a acatar
una orden que no tiene por qu? constar por escrito, siendo esta
circunstancia ?nicamente un elemento de prueba que en este caso deviene
innecesario.
En el presente supuesto, se imputa adem?s al actor una falta muy grave que
supone transgresi?n de la buena fe contractual, cual es, su actuaci?n
instigadora tendente a convencer a otros compa?eros de trabajo para que no
cumplimenten las hojas de autoan?lisis, y la defectuosa realizaci?n de su
actividad que ha motivado las quejas de clientes de la empresa. Ambas
circunstancias se han considerado probadas, y aunque la desobediencia ya
analizada goce por s? sola de la virtualidad suficiente para justificar la
procedencia del despido, la mayor gravedad que estas conductas suponen en
cuanto reveladoras de un ?nimo especialmente sostenido de incumplir las
obligaciones contractuales, abundan a?n m?s en la calificaci?n que
acertadamente otorga la sentencia de instancia al despido disciplinario y
que por ello, debe ser confirmada en sus t?rminos con desestimaci?n del
recurso. MARGINAL: AS 1995\4469
RESOLUCION: SENTENCIA de 17-11-1995, n?m. 6257/1995.
Recurso de Suplicaci?n. Rollo n?m. 4254/1995.
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALU?A, Sala de lo
Social)
RESUMEN:
EMPRESA-EMPRESARIO: poder de direcci?n. DESPIDO PROCEDENTE: desobediencia y
transgresi?n de la buena fe contractual.
DIS-ESTUDIADAS:
LEY 10-3-1980, n? 8/1980. ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES. TEXTO (RCL 1980\607)
Art. 54.2, b)

PONENTE: Ilmo. Sr. D. SEBASTIAN MORALO GALLEGO
VOCES:
DESPIDO
Causas justas
Determinaci?n
b) Indisciplina o desobediencia
Procedente
Negativa reiterada a cumplimentar las hojas de autoan?lisis

DESPIDO
Causas justas
Determinaci?n
d) Transgresi?n de la buena fe contractual y abuso de confianza
Procedente
Instigar a otros compa?eros a que no cumplimenten determinados
impresos

EMPRESA-EMPRESARIO
PODER DE DIRECCION

[TEXTO]:
Desestimando el recurso de suplicaci?n interpuesto por el actor frente a
Sentencia del Juzgado de lo Social n?m. 18 de Barcelona, de fecha 17-3-1995,
el TSJ confirma la resoluci?n de instancia.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Con fecha 30 de diciembre de 1993 tuvo entrada en el citado
Juzgado de lo Social demanda sobre despidos suscrita por Florencio G. D.
contra ?Mullor, SA?, en la que alegando los hechos y fundamentos de derecho
que estim? procedentes, terminaba suplicando se dictara sentencia en los
t?rminos de la misma. Admitida la demanda a tr?mite y celebrado el juicio se
dict? Sentencia con fecha 17 marzo 1995 que conten?a el siguiente:
FALLO:
?Que desestimando la demanda interpuesta por don Florencio G. D. contra la
empresa "Mullor, SA" y o?do el Ministerio Fiscal, debo absolver y absuelvo a
la citada empresa de los pedimentos en su contra formulados?.
SEGUNDO.-En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los
siguientes:
?I.-La parte actora, Florencio G. D., mayor de edad, con DNI n?m. ...,
viene prestando sus servicios por cuenta y orden de la empresa demandada
"Mullor, SA", dedicada a la actividad de limpieza de edificios y locales,
con una antig?edad de fecha 15 noviembre 1989, ostentando la categor?a
profesional de especialista y percibiendo un salario mensual de 119.155
pesetas con inclusi?n de prorrata de pagas extraordinarias, seg?n queda
acreditado de la hoja de salario correspondiente a la mensualidad del mes de
septiembre de 1994, y adjuntada como documento n?m. 2 del ramo de prueba de
la parte actora.
II.-En fecha 22 de diciembre de 1994, la demandada entreg? carta al actor
del siguiente tenor literal:
"Con efecto del d?a de la recepci?n de la presente carta, se le comunica la
sanci?n de despido, esta decisi?n se toma como resultado del expediente
contradictorio cuya apertura le fue comunicada, y usted o?do.
Los hechos que motivan esta decisi?n son los siguientes:
Como reconoce en su pliego de descargos y en contestaci?n al que el
Instructor formul? como cargos usted viene neg?ndose desde hace un a?o y
medio aproximadamente a cumplimentar las hojas de autoan?lisis. M?s
particularmente en los ?ltimos meses de octubre y noviembre en los que
reiteradamente diferentes mandos intermedios de la empresa le han requerido
para su cumplimentaci?n hasta el extremo de entregarle con los listados de
trabajo los impresos de dichos partes y hojas de autoan?lisis para que los
cumplimentara y los entregara semanalmente, a lo cual ha continuado con su
negativa. Adem?s han incitado a otros compa?eros al incumplimiento de esta
obligaci?n como ya ha ocurrido con los se?ores S. y R. Asimismo su conducta
produce reiteradas quejas de clientes verbales y escritas por la deficiencia
con la que efect?a el trabajo lo que hace que otros compa?eros tengan que
volver a realizar el trabajo mal hecho por usted.
La reincidencia en la permanente conducta de desobediencia e indisciplina y
al propio tiempo la transgresi?n de la buena fe contractual, de lealtad y
abuso de confianza en el desempe?o del trabajo que tiene encomendado, es por
lo que esta direcci?n en uso de las facultades legales ha resuelto imponerle
la sanci?n ya indicada".
III.-Que en fecha 17 de noviembre de 1994 se inici? por la empresa
demandada el expediente contradictorio relativo al actor, siendo ?ste
notificado en fecha 28 de noviembre, seg?n consta en el folio n?m. 33 del
expediente, y siendo notificado igualmente el Comit? de empresa.
IV.-En fecha 29 de noviembre de 1994, se formul? pliego de cargos,
presentando el actor pliego de descargos en la misma fecha, en el cual
reconoce que "por lo que se refiere a la hoja de autoan?lisis, es cierto que
desde hace un a?o y medio aproximadamente no la vengo rellenando y
entregando a la empresa".
V.-Que todos los limpiadores entregan semanalmente en la empresa las
denominadas "hojas de autoan?lisis", que consisten en unos documentos
internos para controlar el trabajo.
VI.-El actor es miembro del comit? de empresa, estando afiliado al
sindicado Comisiones Obreras.
VII.-La empresa demandada emplea a m?s de 25 trabajadores.
VIII.-Presentada demanda de conciliaci?n ante la Secci? de Conciliacions
Individuals en fecha 29 de diciembre de 1994; se celebr? acto de
conciliaci?n en fecha 18 de enero de 1995, que concluy? sin avenencia entre
las partes?.
TERCERO.-Contra dicha sentencia anunci? recurso de suplicaci?n la parte
actora, que formaliz? dentro de plazo, y que la parte contraria a la que se
dio traslado, no lo impugn? elevando los autos a este Tribunal dando lugar
al presente rollo.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-Recurre en suplicaci?n la parte actora contra la sentencia de
instancia que declara procedente el despido disciplinario objeto del
litigio.
En diferentes apartados, se solicita en el motivo primero la modificaci?n
del relato hist?rico, pretensi?n que debe ser desestimada por las siguientes
razones: a) resulta innecesaria la adici?n de un nuevo p?rrafo al hecho
probado cuarto para hacer constar que el actor entregaba cada lunes los
partes de conformidad a la empresa, puesto que esta cuesti?n no es objeto de
controversia en el litigio. El despido disciplinario trae causa en la no
cumplimentaci?n de las hojas de autoan?lisis -lo que el actor admite-, no
pudiendo dejarse a su libre y unilateral criterio la interpretaci?n, seg?n
la cual, los partes de conformidad contienen informaci?n que hace
innecesario el cumplimiento de las hojas de autoan?lisis. Es el empresario
quien tiene la facultad de adoptar las medidas que estime oportunas en la
direcci?n y funcionamiento de la empresa y mientras las mismas no sean
dejadas sin efecto en forma pertinente, no pueden ser cuestionadas
unilateralmente por el trabajador; b) se pretende la modificaci?n del hecho
probado cuarto para que conste que la empresa nunca requiri? por escrito al
actor para que formalizase dichas hojas de autoan?lisis. Existe conformidad
en este extremo, puesto que la empresa no mantiene que hubiere realizado
requerimiento escrito a tal fin. Ahora bien, en la carta de despido no se
dice que el recurrente se hubiere negado a cumplimentar el requerimiento
escrito, sino los requerimientos realizados reiteradamente por diferentes
mandos de la empresa para que cumplimentara las hojas de autoan?lisis. No
niega el demandante la existencia de tales requerimientos, por lo que
resulta indiferente que se hubieren realizado ?nicamente de forma verbal,
pues lo cierto es que se han producido y el trabajador era conocedor de la
orden de la empresa; c) tampoco procede la adici?n de un nuevo hecho probado
en el que se desdiga la afirmaci?n con valor de hecho contenida en la
fundamentaci?n jur?dica, seg?n la cual, el actor incit? a otros compa?eros a
no cumplimentar las hojas de autoan?lisis; pues esta circunstancia ha sido
objeto de prueba testifical, adem?s de la documental citada en el recurso,
por lo que no puede la Sala modificar el criterio del Juez ?a quo? cuando
los documentos invocados no demuestran inequ?vocamente el error del
juzgador, toda vez que no conducen a la conclusi?n postulada por el
recurrente, esto es, que el demandante no ha incitado a otros compa?eros a
incumplir la obligaci?n de formalizar y entregar las hojas de autoan?lisis;
d) similar razonamiento obliga a desestimar la pretensi?n de adicionar un
nuevo hecho probado que desmienta la afirmaci?n realizada por el Juez de
instancia en la fundamentaci?n jur?dica de tener por probadas las quejas
recibidas de los clientes con la labor del actor. Como expresamente se
indica en el cuarto de los fundamentos de derecho, esta circunstancia se
considera probada de la prueba testifical y no s?lo del documento a que
alude el recurrente, por lo que no puede el Tribunal modificar la
apreciaci?n realizada por el Juez ?a quo?, menos a?n, cuando, como ocurre en
el caso anterior, el documento en cuesti?n tampoco conduce a la conclusi?n
que se postula en el recurso.
SEGUNDO.-Igual resultado desestimatorio merece el motivo segundo que
denuncia infracci?n de los art?culos 54 y 55.1.? del Estatuto de los
Trabajadores (RCL 1980\607 y ApNDL 3006); 105.2.? de la Ley de Procedimiento
Laboral (RCL 1990\922 y 1049) y 1214 del C?digo Civil.
Se solicita la declaraci?n de nulidad del despido por insuficiencia de la
comunicaci?n escrita entregada al trabajador. Al margen de que la
calificaci?n adecuada ser?a la de improcedencia del despido aun estim?ndose
lo alegado por el recurrente, ex art?culo 55.4.? del Estatuto de los
Trabajadores, lo cierto es que la carta cumple adecuadamente el requisito de
expresar de forma suficiente los hechos que sirven de causa al despido, no
siendo necesario identificar a los concretos clientes que se han quejado de
la actuaci?n del actor, m?s a?n, cuando este hecho fue puesto en su
conocimiento durante la tramitaci?n del expediente contradictorio, con lo
que ninguna indefensi?n se ha causado al demandante que ha gozado de la
posibilidad de exponer alegaciones y aportar pruebas para defenderse de las
imputaciones que le hace la empresa.
Ha quedado probado y as? lo reconoce el propio trabajador, la negativa
reiterada a cumplimentar las hojas de autoan?lisis tal y como ordenaba la
empresa. Seg?n la tesis del recurrente, era innecesario cumplimentar dichas
hojas porque los partes de conformidad ya conten?an toda la informaci?n
necesaria para la empresa. Como ya hemos apuntado, el poder de direcci?n que
ostenta el empresario le faculta para establecer las medidas de control de
la actividad de los trabajadores que estime oportunas, sin que puedan los
mismos unilateralmente dejar de cumplirlas por estimarlas innecesarias,
mientras no hayan sido dejadas sin efecto mediante la correspondiente
denuncia ante la autoridad competente. Sin duda cabe esta posibilidad en los
supuestos en que la orden del empresario atente contra la dignidad o
derechos fundamentales del trabajador o pudiere hacer peligrar su integridad
f?sica. Pero no concurriendo ninguna de estas circunstancias, el trabajador
est? obligado a cumplimentar la orden, aun cuando personalmente considere
innecesario lo que se le solicita. En el caso de autos se trata simplemente
de rellenar un impreso semanalmente, a lo que el actor se ha negado de forma
reiterada e injustificada, sin alegar causa alguna que pudiera justificar su
actitud, m?s all? de estimar innecesaria la cumplimentaci?n de este
documento. En Sentencia de 20 octubre 1994, esta Sala ha resuelto un caso
id?ntico al presente, en el que se trata de la misma empresa e igual causa
de despido disciplinario, siendo los trabajadores despedidos aquellos a los
que se dice que el actor inst? a no cumplimentar las hojas de autoan?lisis.
Como dec?amos en aquella resoluci?n, no constando motivo alguno que pudiera
justificar la negativa reiterada a cumplimentar el mencionado impreso, se
trata de una falta muy grave de desobediencia subsumible en la causa de
despido que contempla el art?culo 54.2.?.b) del Estatuto de los
Trabajadores. El hecho de que a aquellos otros trabajadores les hubieren
requerido por escrito para que cumplimentaran el impreso y al actor,
?nicamente de forma verbal, no puede hacer variar la valoraci?n que merecen
los hechos, pues ha quedado probado que el recurrente fue igualmente
requerido de forma reiterada por mandos de la empresa, neg?ndose a acatar
una orden que no tiene por qu? constar por escrito, siendo esta
circunstancia ?nicamente un elemento de prueba que en este caso deviene
innecesario.
En el presente supuesto, se imputa adem?s al actor una falta muy grave que
supone transgresi?n de la buena fe contractual, cual es, su actuaci?n
instigadora tendente a convencer a otros compa?eros de trabajo para que no
cumplimenten las hojas de autoan?lisis, y la defectuosa realizaci?n de su
actividad que ha motivado las quejas de clientes de la empresa. Ambas
circunstancias se han considerado probadas, y aunque la desobediencia ya
analizada goce por s? sola de la virtualidad suficiente para justificar la
procedencia del despido, la mayor gravedad que estas conductas suponen en
cuanto reveladoras de un ?nimo especialmente sostenido de incumplir las
obligaciones contractuales, abundan a?n m?s en la calificaci?n que
acertadamente otorga la sentencia de instancia al despido disciplinario y
que por ello, debe ser confirmada en sus t?rminos con desestimaci?n del
recurso.
Publicado por tuasesor @ 23:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios