Mi?rcoles, 09 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1995\4444
RESOLUCION: SENTENCIA de 9-11-1995, núm. 6088/1995.
Recurso de Suplicación. Rollo núm. 2907/1995.
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALUÑA, Sala de lo Social)
PONENTE: Ilmo. Sr. D. SEBASTIAN MORALO GALLEGO
[TEXTO]:
El TSJ, en autos promovidos en reclamación de extinción del contrato de
trabajo, seguidos ante el Juzgado de lo Social núm. 25 de Barcelona, estima
el recurso interpuesto por el actor contra la Sentencia de instancia, de
fecha 19-1-1995, que es revocada en el sentido reseñado en la fundamentación
jurídica.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Con fecha 11 de noviembre de 1994 tuvo entrada en el citado
Juzgado de lo Social demanda sobre Extinción de contrato suscrita por
Arcadio S. M. contra «Pastas Alimenticias Pedragosa, SA», en la que alegando
los hechos y fundamentos de derecho que estimó procedentes, terminaba
suplicando se dictara sentencia en los términos de la misma. Admitida la
demanda a trámite y celebrado el juicio se dictó Sentencia con fecha 19
enero 1995 que contenía el siguiente:
FALLO:
«Que desestimando la demanda interpuesta por don Arcadio S. M. frente a
"Pastas Alimenticias Pedragosa, SA", debo absolver y absuelvo al demandado
de todas las peticiones contenidas en el suplico de la demanda».
SEGUNDO.-En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los
siguientes:
«I.-El demandante don Arcadio S. M., mayor de edad, ingresó a prestar
servicios en la empresa "Pastas Alimenticias Pedragosa, SL", desde el día 18
de marzo de 1974, teniendo reconocida la categoría profesional de viajante y
salario variable cada mes, siendo el promedio del último trimestre de 1994
de 234.000 ptas. mensuales brutas, con inclusión de prorrata de pagas
extras.
II.-El actor presentó papeleta de conciliación en el SOI de la Generalitat
el 20 de septiembre de 1994, reclamando el pago de los salarios de los meses
de mayo y junio y la paga extraordinaria del mes de junio del año 1994. En
fecha 6 de octubre de 1994 se llegó a un acto de conciliación, reconociendo
la empresa la cantidad adeudada al actor por importe de 218.105 ptas. y
comprometiéndose al pago aplazado de la misma mediante pagarés, teniendo
como última fecha de vencimiento el 31 de agosto de 1995.
III.-El actor era miembro del Comité de empresa hasta noviembre de 1994,
fecha en que se realizaron nuevas elecciones y no renovó su cargo.
IV.-En fecha 14 de noviembre de 1994 se llegó a un acuerdo entre la
representación de los trabajadores y la empresa respecto al pago de los
atrasos de Convenio de 1994 que la empresa adeudaba, pactando el pago al
actor en fecha 28 de febrero de 1995, dentro de un calendario distinto para
cada trabajador.
V.-Desde mediados del año 1993, la empresa al tener una difícil situación
económica, empezó a abonar con retraso el salario a los trabajadores de su
plantilla, unos 37, aproximadamente, llegando a pagar unos 15 días más tarde
en ocasiones, y de 5 a 7 días en los últimos meses.
VI.-En el mes de julio de 1994 se llegó a adeudar al actor la mensualidad
de mayo y junio, que no le fueron abonadas hasta que se llegó al acuerdo en
el SCI de la Generalitat.
VII.-La empresa no abonó al actor puntualmente el salario de septiembre de
1994, por lo que el 1 de octubre de 1994 presentó papeleta ante el SCI de la
Generalitat de la que desistió, ya que el mismo día 17 de octubre de 1994 le
fue hecho efectivo el salario de septiembre en la Libreta de Ahorro del
actor, constando orden de ingreso por transferencia de la empresa de fecha 5
de septiembre de 1994.
VIII.-Con posterioridad la empresa ha venido pagando el salario del actor
con retrasos de entre 4 y 7 días cada mes.
IX.-El día 28 de octubre de 1994, se realizó el acto de Conciliación
Administrativa, intentado sin efecto.
X.-La empresa en diciembre de 1994, propuso al Comité de Empresa que
aceptaran las siguientes medidas: congelación salarial, flexibilización del
pago, aportación de 500.000 ptas. por trabajador como crédito a la empresa y
creación de un comité de control de calidad, propuesta que no fue aceptada».
TERCERO.-Contra dicha sentencia anunció recurso de suplicación la parte
actora, que formalizó dentro de plazo, y que la parte contraria a la que se
dio traslado, lo impugnó, elevando los autos a este Tribunal dando lugar al
presente rollo.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-Recurre en suplicación la parte actora contra la sentencia de
instancia que desestima la demanda en que se ejercita acción de extinción
del contrato de trabajo a instancia del trabajador, con fundamento en la
causa que contempla el artículo 50.1.b) del Estatuto de los Trabajadores
(RCL 1980\607 y ApNDL 3006).
SEGUNDO.-Pretende el primer motivo del recurso la adición al relato
histórico de diferentes circunstancias relativas a los hechos ya recogidos
en el mismo. Se trata de matizaciones y puntualizaciones innecesarias para
la resolución del recurso, por estar ya suficientemente reflejadas en la
sentencia de instancia las incidencias relativas a los retrasos acumulados
en el pago de los salarios del actor, de forma que la Sala dispone de
elementos de juicio suficientes para la adecuada valoración jurídica de
estos hechos.
TERCERO.-Debe ser estimado el motivo segundo que denuncia infracción del
artículo 50.1.b) del Estatuto de los Trabajadores.
Se reconoce en este precepto la acción a favor del trabajador para
solicitar la resolución indemnizada del contrato de trabajo cuando concurra
incumplimiento grave de las obligaciones contractuales por parte del
empresario. En su apartado b), se contempla la causa esgrimida en el caso de
autos, «la falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario
pactado». En interpretación de la misma la doctrina jurisprudencial ha
venido a sentar los siguientes criterios: a) es necesario para su aplicación
que se produzca un impago o retraso en el abono de los salarios, grave, y
calificable como persistente y continuado en el tiempo y no meramente
ocasional, aislado, esporádico, o de ínfima cuantía (Sentencias del Tribunal
Supremo de 7 julio 1983 [RJ 1983\3730]; 14 julio 1984 [RJ 1984\4171]; 30
noviembre 1985 [RJ 1985\5894], entre otras muchas); b) los retrasos
continuados en el pago de salarios facultan al trabajador para pedir la
resolución del contrato de trabajo, sin que pueda quedar condicionado el
ejercicio de esta acción por la deficiente situación económica en la que se
encuentra la empresa; su mayor o menor culpabilidad o por el hecho de que
otros trabajadores no reclamen pese a verse afectados por el impago salarial
(Sentencias del Tribunal Supremo de 24 marzo 1992 [RJ 1992\1870] y 29
diciembre 1994 [RJ 1994\10522], dictadas ambas en recursos de casación para
la unificación de doctrina). Como se establece en la antedicha Sentencia de
24 marzo 1992, recogiendo los dos requisitos mencionados, para que se
produzca la causa de resolución del contrato de trabajo prevista en el
artículo 50.b) del Estatuto de los Trabajadores, no es preciso que se
acredite la culpabilidad del empresario, bastando con el simple
incumplimiento de la obligación de abono puntual de los salarios, porque «si
el empresario puede amparar sus dificultades económicas, a efectos de la
suspensión o de la extinción del contrato de toda o de parte de su
plantilla, en el seguimiento del expediente administrativo del artículo 51
del Estatuto de los Trabajadores, no puede eludir el deber principal que le
incumbe en base a la difícil situación económica por la que atraviesa, sino,
que es indiferente, dentro del artículo 50, que el impago o el retraso
continuado del salario venga determinado por la mala situación económica
empresarial». A lo que se añade que «es preciso que el impago de los
salarios no sea un mero retraso esporádico, sino un comportamiento
continuado y persistente ... la gravedad del incumplimiento se manifiesta
mediante una conducta continuada del deber de abonar los salarios debidos».
No basta por tanto que la empresa haya incurrido en incumplimientos
ocasionales de tal obligación, sino que habrá de exigirse en todo caso una
reiteración en tal conducta que evidencia la gravedad de la misma al objeto
de justificar la admisibilidad de la acción extintiva.
En el caso de autos se declara probado que la empresa, desde mediados del
año 1993, empezó a abonar con retraso el salario de los trabajadores de su
plantilla, llegando a pagar unos 15 días más tarde en ocasiones y de 5 a 7
días en los últimos meses. Al actor, se le llegó a adeudar las mensualidades
de mayo y junio de 1994, así como la paga extraordinaria de vacaciones,
viéndose obligado a interponer papeleta de conciliación, alcanzando un
acuerdo con la empresa para su pago en 6 de octubre de 1994. Posteriormente,
el salario del mes de septiembre le ha sido abonado el 17 de octubre y el de
los meses posteriores con retraso de entre 4 y 7 días cada mes.
Conforme a estos datos, resulta que el trabajador ha venido percibiendo con
constante irregularidad sus retribuciones desde mediados del año 1993, y de
forma ininterrumpida desde mayo de 1994, encadenando períodos de impago
absoluto del salario con otros de sucesivo retraso en su abono,
manteniéndose en esta situación a la fecha de la sentencia de instancia.
Concurre sobradamente por tanto las notas de reiteración y continuidad que
califican de grave el incumplimiento empresarial y justifican el ejercicio
de la acción, ante la gravedad de la conducta en que incurre el empleador,
perjudicando los intereses del trabajador en un aspecto de la relación
laboral tan trascendental como es el puntual abono de los salarios
devengados. No estamos ante un caso de incumplimientos esporádicos o de
escasa entidad y relevancia, sino ante una situación reiterada y mantenida
de forma ininterrumpida en el tiempo de retraso en el puntual pago de la
retribución salarial. No está obligado el trabajador a soportar tan grave
distorsión en su economía, por lo que, concurriendo los presupuestos que
contempla el artículo 50.b), del Estatuto de los Trabajadores, debe ser
estimado el recurso y revocada la sentencia de instancia, dando lugar a la
resolución del contrato solicitada en la demanda, con las consecuencias
legales inherentes a tal declaración.

Publicado por tuasesor @ 23:43  | Jurisprudencia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios