Mi?rcoles, 09 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1995\3555
RESOLUCION: SENTENCIA de 18-9-1995, n?m. 4871/1995.
Recurso de Suplicaci?n. Rollo n?m. 2127/1995.
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALU?A, Sala de lo Social)
PONENTE: Ilmo. Sr. D. SEBASTIAN MORALO GALLEGO
[TEXTO]:
Desestimando el recurso de suplicaci?n interpuesto por la actora frente a
Sentencia del Juzgado de lo Social n?m. 6 de Barcelona, de fecha 7-12-1994,
el TSJ confirma la resoluci?n de instancia.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Con fecha 8 de julio de 1994 tuvo entrada en el citado Juzgado de
lo Social demanda sobre despidos suscrita por Margarita P. C. contra ?Bon
Preu, SA?, en la que alegando los hechos y fundamentos de derecho que estim?
procedentes, terminaba suplicando se dictara sentencia en los t?rminos de la
misma. Admitida la demanda a tr?mite y celebrado el juicio se dict?
Sentencia con fecha 7 diciembre 1994 que conten?a el siguiente:
FALLO:
?Que desestimo la demanda interpuesta por Margarita P. C., contra la
empresa "Bon Preu, SA", absolviendo a la demandada de los pedimentos en su
contra?.
SEGUNDO.-En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los
siguientes:
?I.-La actora, Margarita P. C., ha venido prestando sus servicios a la
empresa "Bon Preu, SA" desde 1 de septiembre de 1992, ostentando la
categor?a profesional de Auxiliar Administrativa y percibiendo un salario de
137.883 ptas. mensuales, con inclusi?n de prorrateo de pagas
extraordinarias.
II.-El inicio de la relaci?n laboral de la actora con la demandada se
produjo en virtud de un contrato de trabajo en pr?cticas, celebrado al
amparo del RD 1992/1984, constituyendo el objetivo fundamental de la
pr?ctica obtener conocimientos pr?cticos de psicolog?a y administrativos. El
nivel de estudios terminados por la actora era el de licenciada en
psicolog?a. La duraci?n de referido contrato fue de tres meses, desde 1 de
septiembre de 1992 hasta 30 de noviembre de 1992.
Diferentes pr?rrogas prolongaron la duraci?n del contrato hasta el 31 de
mayo de 1994.
III.-En fecha 30 de mayo de 1994, la empresa procedi? a comunicar, por
escrito, a la actora que, por finalizaci?n del t?rmino del contrato, quedaba
rescindida su relaci?n laboral, causando baja en la misma y con efectos
desde el 31 de mayo de 1994.
IV.-La actora ha venido desarrollando desde su ingreso en la empresa, las
siguientes tareas y funciones ingres? en el Departamento de Recursos Humanos
encarg?ndose de realizar trabajos de diferente naturaleza como: Realizaci?n
de entrevistas de personal de ingreso; en el caso de las cajeras, las
entrevistaba ella, su jefe inmediato y otra persona no psic?loga, que
llevaba mucho tiempo en la empresa.
Dio clases de catal?n al personal, haciendo correcciones de estilo en
escritos, y transcribiendo documentos al catal?n.
Llevaba la biblioteca que constaba de ediciones y suscripciones (Ley Nova,
Colex, BOE, ...).
En relaci?n con las entrevistas a personal de nuevo ingreso (hubo un
movimiento de unas 200 personas en el a?o 1993): Se entrevistaba al
candidato. La actora emit?a un informe por la parte de atr?s de la hoja de
solicitud, dando su opini?n sobre las condiciones que reun?an los
solicitantes, estimando la propia actora que informar?a, a lo largo de un
a?o, un n?mero que no llegaba a las 1.000 solicitudes. El informe era de
tipo profesional (antecedentes en el trabajo), y psicol?gico (car?cter de la
persona, aficiones) y su criterio sobre el desarrollo futuro de su trabajo
en la empresa, en su caso. Se trataba en definitiva de una valoraci?n sobre
la persona que hac?a la solicitud, desde el punto de vista profesional y
psicol?gico y a efectos de conocer su aptitud para desarrollar el trabajo en
"Bon Preu, SA".
La actora realiz? espor?dicamente alg?n informe analizando las causas de
por qu? se iban de la empresa algunos empleados.
-Se encargaba de la provisi?n de uniformes al personal.
-Realiz? algunos cursos de perfeccionamiento como grafolog?a, formaci?n de
formadores.
-Control de bajas.
V.-Planteada papeleta de conciliaci?n, el acto tuvo lugar sin avenencia.
VI.-La actora no ostenta ni ha ostentado en el a?o inmediatamente anterior
al despido cargo sindical ni ha sido Delegado de Personal ni miembro del
Comit? de Empresa?.
TERCERO.-Contra dicha sentencia anunci? recurso de suplicaci?n la parte
actora, que formaliz? dentro de plazo, y que la parte contraria a la que se
dio traslado, lo impugn? elevando los autos a este Tribunal dando lugar al
presente rollo.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-Recurre en suplicaci?n la parte actora contra la sentencia de
instancia que, desestimando la demanda, declara que la extinci?n de la
relaci?n laboral no es constitutiva de despido.
SEGUNDO.-Pretende el primer motivo del recurso la modificaci?n del relato
hist?rico para que se adicione un nuevo hecho probado en el que conste que
la actora ven?a realizando una jornada laboral de cuarenta y cinco horas
semanales. Lo que no merece acogida, al fundamentarse la pretensi?n
revisoria en las pruebas de confesi?n y testifical practicadas en el acto de
juicio, absolutamente ineficaces a tal efecto como determina el art?culo
191, b) del vigente Texto de la Ley de Procedimiento Laboral (RCL 1995\1144
y 1563). Por otra parte, la modificaci?n propuesta resulta irrelevante para
la resoluci?n del recurso al no poderse extraer de ella ninguna conclusi?n
que evidencie la verdadera naturaleza de las tareas realizadas por la
trabajadora, menos a?n, la pretendida en el recurso.
TERCERO.-Igual resultado desestimatorio merece el motivo segundo que
denuncia infracci?n de los art?culos 11.1.? y 15.7.? del Estatuto de los
Trabajadores (RCL 1980\607 y ApNDL 3006), y 1.? y 2.? del Real Decreto
1992/1984 (RCL 1984\2605 y ApNDL 3020).
Como se declara en el -a tal efecto- inatacado relato de hechos probados,
la actora comenz? a prestar servicios para la demandada en fecha 1 de
septiembre de 1992 tras formalizar contrato de trabajo de duraci?n temporal
al amparo del Real Decreto 1992/1984, en la modalidad de contrato en
pr?cticas. El nivel de estudios de la trabajadora era el de Licenciada en
Psicolog?a, ingresando en el departamento de recursos humanos de la empresa.
La cuesti?n principal del litigio reside en determinar si las tareas
realizadas por la actora se corresponden con el nivel de estudios que sirve
de causa al contrato en pr?cticas y por tanto, permitieron la aplicaci?n y
el perfeccionamiento de los conocimientos adquiridos, como exige el art?culo
1.1.? del Real Decreto 1992/1994; o por el contrario, no guardaron relaci?n
alguna con la titulaci?n acad?mica de la recurrente y por consiguiente,
incurri? la empresa en fraude de ley en la contrataci?n, al utilizar esta
modalidad contractual con fines ajenos a la causa de temporalidad que la
justifica.
Expresamente reconoce la sentencia de instancia que la recurrente realiz?
algunas tareas de car?cter administrativo que no guardan relaci?n con la
aplicaci?n pr?ctica de los conocimientos derivados de la licenciatura en
psicolog?a. Pero de igual manera, se declara probado, que estas tareas se
desempe?aban con car?cter residual y espor?dico, constituyendo una m?nima
parte de la actividad laboral de la trabajadora, siendo el n?cleo esencial
de la misma la realizaci?n de entrevistas al personal de nuevo ingreso e
informes psicol?gicos sobre los mismos. Obviamente, estas tareas s? se
corresponden con la titulaci?n que avala el contrato en pr?cticas y suponen
la aplicaci?n de los conocimientos adquiridos, con lo que se cumple la
finalidad de este tipo de contratos, que no es otra que la de ?facilitar el
ejercicio de la actividad profesional, para que los conocimientos adquiridos
por el trabajador en la obtenci?n del t?tulo adquieran una perfecci?n propia
con el ejercicio profesional, a la vez que esta pr?ctica adapta el
conocimiento del titulado el nivel exigido por los estudios cursados?
(Sentencia del Tribunal Supremo de 26 marzo 1990 [RJ 1990\2343]). La
circunstancia de que, junto a tareas propias de la titulaci?n acad?mica, se
puedan realizar otras distintas no relacionadas directamente con la misma,
no desvirt?a la validez y eficacia del contrato de trabajo en pr?cticas,
cuando estas tareas son meramente residuales, de car?cter espor?dico y no
desmerecen el n?cleo sustancial de la actividad laboral directamente
dirigida a la aplicaci?n y desarrollo de los conocimientos acad?micos.
As? ocurre en el caso de autos, por lo que debe ser desestimado el recurso
y confirmada la sentencia que acertadamente aplica este razonamiento, para
concluir que el contrato en pr?cticas no infringe lo dispuesto en los
art?culos 1.? y 2.? del Real Decreto 1992/1984, con lo que el cese no es
constitutivo de despido, sino de extinci?n a su t?rmino de contrato de
trabajo de car?cter temporal v?lidamente concertado.
Publicado por tuasesor @ 23:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios