Jueves, 10 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1995\284
RESOLUCION: SENTENCIA de 19-1-1995, n?m. 212/1995.
Recurso de Suplicaci?n. Rollo n?m. 4304/1994.
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALU?A, Sala de lo Social)

PONENTE: Ilmo. Sr. D. SEBASTIAN MORALO GALLEGO

[TEXTO]:
El TSJ desestima el recurso interpuesto por el actor contra la Sentencia
del Juzgado de lo Social n?m. 24 de Barcelona, de fecha 24-3-1994, dictada
en autos promovidos en reclamaci?n sobre despido.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Con fecha 10 de febrero de 1994 tuvo entrada en el citado Juzgado
de lo Social demanda sobre despido suscrita por Angeles L. V. contra
?Naturana Ib?rica, SA? y Fondo de Garant?a Salarial, en la que alegando los
hechos y fundamentos de derecho que estim? procedentes, terminaba suplicando
se dictara sentencia en los t?rminos de la misma. Admitida la demanda a
tr?mite y celebrado el juicio se dict? Sentencia con fecha 24 marzo 1994 que
conten?a el siguiente:
FALLO:
?Que desestimando la demanda formulada por do?a Angeles L. V. contra
"Naturana Ib?rica, SA" debo declarar procedente el despido de que fue objeto
la actora, absolviendo a la demandada de las pretensiones contenidas en el
suplico de la demanda?.
SEGUNDO.-En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los
siguientes:
?I.-La actora do?a Angeles L. V. ha venido prestando servicios por cuenta y
orden de la empresa demandada desde el d?a 2 de noviembre de 1970, teniendo
asignada la categor?a de Maquinista Textil y percibiendo una
contraprestaci?n salarial reflejada en n?mina de 99.300 ptas. brutas, con
inclusi?n del prorrateo de pagas extraordinarias siendo tal retribuci?n la
correspondiente a julio 1987, mes anterior a la Baja M?dica.
II.-En fecha 1 de agosto de 1987 a quien suscribe se le expidi? baja m?dica
por Enfermedad Com?n, agotando el per?odo m?ximo de duraci?n de dicha
situaci?n y pasando a la situaci?n de Invalidez Provisional a partir del d?a
siguiente de la conclusi?n de la misma.
En fecha 27 de febrero de 1989, le fue expedida alta m?dica, que fue
impugnada por la actora, si?ndole comunicadas a la empresa tales
circunstancias, si bien en la comunicaci?n remitida se establec?a por un
mero error la transcripci?n mecanogr?fica que la fecha del alta m?dica
impugnada fue el 27 de enero de 1989, en lugar de la fecha en que
efectivamente se produjo (27 de febrero de 1989).
Impugnada dicha alta m?dica, en fecha 6 de febrero de 1990 el Juzgado de lo
Social n?m. 4 de Barcelona dict? Sentencia por la que estimando la demanda
interpuesta por la actora declaraba el derecho a seguir percibiendo el
subsidio por Invalidez Provisional, anulando el alta m?dica de 27 de febrero
de 1989.
Dicha situaci?n de Invalidez Provisional ha persistido hasta que, por el
Instituto Nacional de la Seguridad Social al examinar el estado de la actora
a efectos de una eventual calificaci?n de Invalidez Permanente, dict?
Resoluci?n de fecha 18 noviembre 1993, notificada el 17 de diciembre del
mismo a?o, por la que resolv?a dicha Entidad Gestora no haber lugar a
declarar a la demandante en situaci?n de Invalidez Permanente, en grado
alguno de incapacidad por enfermedad com?n.
III.-Ante dicha resoluci?n, la actora compareci? en fecha 10 de enero de
1994 para la readmisi?n a su puesto de trabajo, si?ndole notificado el
siguiente escrito: "Muy Sra. nuestra: En relaci?n a la pretensi?n de causar
alta nuevamente en la empresa en el d?a de hoy, hemos de comunicarle que no
podemos acceder a la misma, puesto que con fecha 27 de enero de 1989 se le
libr? la correspondiente Alta M?dica para incorporarse al trabajo sin
incapacidad de clase alguna, despu?s de permanecer en situaci?n de ILT desde
el 1 de agosto de 1987 sin que, por su parte, hiciera dicha reincorporaci?n
en tiempo y forma, limit?ndose a comunicar a la Empresa que no se
reincorporaba a pesar del Alta M?dica dado que consideraba que sus lesiones
le imped?an efectuar la reincorporaci?n pero sin aportar justificaci?n de
clase alguna, convirti?ndose as? en int?rprete de su propio derecho dado
que, con posterioridad, ninguna otra noticia tuvimos al respecto. En
consecuencia, al no volver a presentar nuevo Parte de Baja M?dica en tiempo
y forma, ni a indicarnos en qu? situaci?n se encontraba, entendemos que la
pretensi?n de reincorporaci?n despu?s de transcurrir casi cuatro a?os desde
los hechos antes relatados, no est? ajustada a derecho y, consiguientemente,
su pretensi?n no puede ser atendida por la Empresa".
IV.-El trabajador no ostenta ni ha ostentado en el a?o anterior al despido
la condici?n de Delegado de Personal, miembro del Comit? de Empresa o
Delegado Sindical.
V.-Se ha celebrado el preceptivo acto de conciliaci?n?.
TERCERO.-Contra dicha sentencia anunci? recurso de suplicaci?n la parte
actora, que formaliz? dentro de plazo, y que la parte contraria a la que se
dio traslado, lo impugn? elevando los autos a este Tribunal dando lugar al
presente rollo.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

UNICO.-Recurre en suplicaci?n la parte actora, contra la sentencia de
instancia que desestimando la demanda de despido, declar? ajustada a derecho
la decisi?n empresarial de no readmitir al trabajador en su puesto de
trabajo.
Se articula un solo motivo al amparo del p?rrafo c) del art?culo 190 de la
Ley de Procedimiento Laboral (RCL 1990\922 y 1049), denunciando infracci?n
del art?culo 45.1.c) del Estatuto de los Trabajadores (RCL 1980\607 y ApNDL
3006).
Los hechos de relevancia para la resoluci?n del recurso, son como siguen:
1.?) el actor inicia en fecha 1 de agosto de 1987 proceso de incapacidad
laboral transitoria. Agotado el plazo m?ximo de duraci?n de esta situaci?n,
es declarado en invalidez provisional; 2.?) en fecha 27 de febrero de 1989
le fue expedida alta m?dica poni?ndose fin a la situaci?n de invalidez
provisional. El trabajador no solicita el reingreso en la empresa, e impugna
la decisi?n administrativa ante la jurisdicci?n social. En Sentencia de 6
febrero 1990 se declara la nulidad del alta m?dica; 3.?) en resoluci?n del
Instituto Nacional de la Seguridad Social notificada el 17 de diciembre de
1992, se declara que el actor no se encuentra en grado alguno de incapacidad
permanente; 4.?) en 10 de enero de 1993 pretende su reincorporaci?n a la
empresa, si?ndole entregada por la misma un escrito en el que manifiesta su
voluntad de no readmitirle por entender que debi? haber solicitado el
reingreso en febrero de 1987 al haberle sido expedida alta m?dica.
El art?culo 45.1.c) del Estatuto de los Trabajadores, contempla como causa
de suspensi?n del contrato de trabajo la incapacidad laboral transitoria e
invalidez provisional de los trabajadores. Qu? duda cabe que, mientras el
trabajador se encuentre en alguna de estas situaciones mantiene el derecho a
reintegrarse en la empresa y rehabilitar el v?nculo laboral al cese de la
misma.
En el caso de autos, tras ponerse fin a la situaci?n de invalidez
provisional mediante el alta m?dica de 2 de febrero de 1989, el recurrente
no se reincorpora a la empresa, sino que impugna judicialmente la resoluci?n
administrativa, siendo declarada la nulidad de la misma en Sentencia de 6
febrero 1990.
Como se indica en la Sentencia del Tribunal Supremo de 22 octubre 1991
(RJ 1991\7745), dictada en recurso de casaci?n para la unificaci?n de
doctrina resolviendo un caso id?ntico al presente; la cuesti?n a debate es
la de establecer si el actor se encontraba legitimado para no reintegrarse a
la empresa tras el alta m?dica por haber impugnado la misma ante los ?rganos
jurisdiccionales. Dicho de otra forma, si la terminaci?n de la suspensi?n
del contrato de trabajo requiere la firmeza del acto administrativo que
aprecia extinci?n de la incapacidad temporal, es decir, si por la simple
impugnaci?n de este acto, el trabajador contin?a exonerado de la obligaci?n
de trabajar hasta que se dicte sentencia firme por el orden jurisdiccional
social.
En la sentencia citada, se hace un exhaustivo an?lisis de las resoluciones
dictadas sobre la materia por el Tribunal Supremo, para terminar concluyendo
que la impugnaci?n judicial del acto administrativo por el que se expide el
alta m?dica, no exonera al trabajador de su obligaci?n de trabajar y por
tanto, de reincorporarse a la empresa pese a la pendencia del proceso
judicial, sin que pueda ampararse en la existencia de tal procedimiento para
dejar de cumplir esta obligaci?n. Doctrina que ha sido seguida en la
Sentencia de 2 marzo 1992 (RJ 1992\1609), tambi?n dictada en casaci?n para
la unificaci?n de doctrina, y recogida por esta Sala en Sentencia de 18
enero 1993 (AS 1993\401).
Como se indica en todas ellas, las resoluciones administrativas son
inmediatamente ejecutivas sin que las reclamaciones judiciales que puedan
incorporarse contra las mismas suspendan su ejecuci?n, por lo que el acto
mediante el que se pone fin a la invalidez provisional por alta m?dica, no
queda suspendido por la posterior reclamaci?n del trabajador y
consecuentemente, el alta m?dica es efectiva y origina la finalizaci?n de la
suspensi?n que pesaba sobre el contrato de trabajo, generando as? la
obligaci?n del trabajador de solicitar el reingreso y reincorporarse a la
empresa pese a la pendencia del proceso judicial.
Ello es as?, porque de acuerdo con lo previsto en los art?culos 144.3 de la
Ley General de la Seguridad Social (RCL 1974\1482 y NDL 27361), entonces
vigente; 18.4 de la Orden Ministerial de 23 noviembre 1982 (RCL 1982\3165 y
ApNDL 12670) y 9.2 del Real Decreto 2609/1982, de 24 septiembre
(RCL 1982\2751, 3165 y ApNDL 12667) sobre evoluci?n y declaraci?n de las
situaciones de invalidez; las resoluciones de la Administraci?n, aunque
impugnadas ante la jurisdicci?n laboral, son inmediatamente ejecutivas, lo
que ha de ser interpretado, no s?lo en el sentido de que el trabajador tiene
derecho a percibir las correspondientes prestaciones en el momento en que es
declarado en una de las situaciones de incapacidad protegidas, pese a los
recursos que contra el acto administrativo se formulen, sino, que tambi?n,
los efectos de la resoluci?n que pone fin a la misma se originan en toda su
extensi?n desde el instante de su pronunciamiento sin quedar suspendidos por
el proceso judicial, pues una cosa es la firmeza de la resoluci?n
administrativa y otra distinta su eficacia, que se despliega ya desde su
emisi?n, como con car?cter general establece para todo acto administrativo
el art?culo 57.1 de la Ley 30/1992, de 26 noviembre (RCL 1992\2512, 2775 y
RCL 1993\246) del R?gimen Jur?dico de las Administraciones P?blicas y del
Procedimiento Administrativo Com?n.
En consecuencia, el acto administrativo en virtud del cual se puso fin en
febrero de 1989 a la situaci?n de invalidez provisional del actor, es
plenamente eficaz desde su emisi?n y pese a su impugnaci?n, por lo que
conllev? el efecto de terminar con la situaci?n de suspensi?n del contrato
de trabajo por el supuesto contemplado en el art?culo 45.1.c) del Estatuto
de los Trabajadores, generando as? la obligaci?n para el trabajador de
reincorporarse a la empresa sin esperar la firmeza de la resoluci?n judicial
que pudiera finalizar el proceso. No habi?ndose incorporado en ese momento,
es ajustada a derecho la decisi?n de la empresa de no readmitirlo cuando lo
solicita en enero de 1993, por lo que ha de ser confirmada en sus t?rminos
la sentencia de instancia que acertadamente hace aplicaci?n de este
criterio.
Publicado por tuasesor @ 23:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios