Viernes, 11 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1995\1959
RESOLUCION: SENTENCIA de 10-5-1995, n?m. 3004/1995.
Recurso de Suplicaci?n. Rollo n?m. 7972/1994.
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALU?A, Sala de lo
Social)

PONENTE: Ilmo. Sr. D. SEBASTIAN MORALO GALLEGO


[TEXTO]:
El TSJ desestima el recurso interpuesto por el actor contra la Sentencia
del Juzgado de lo Social n?m. 27 de Barcelona, de fecha 12-9-1994, dictada
en autos promovidos sobre despido.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Con fecha 13 de mayo de 1994 tuvo entrada en el citado Juzgado de
lo Social demanda sobre despidos suscrita por Francisco A. R. contra ?PN
Prebetong Noreste, SA? y ?Arids Formigons, SA?, en la que alegando los
hechos y fundamentos de derecho que estim? procedentes, terminaba suplicando
se dictara sentencia en los t?rminos de la misma. Admitida la demanda a
tr?mite y celebrado el juicio se dict? Sentencia con fecha 12 septiembre
1994 que conten?a el siguiente:
FALLO:
?Que desestimando la demanda interpuesta por don Francisco A. R. frente a
las empresas "Arids Formigons, SA" y "PN Prebetong Noreste, SA", sobre
despido, debo absolver y absuelvo a las mismas de las pretensiones deducidas
en su contra en tal demanda?.
SEGUNDO.-En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los
siguientes:
?I.-El actor, don Francisco A. R., con DNI n?m. ... y domicilio en Cornell?
de Llobregat (Barcelona), c/ Grupo Foensanta, Bloque C, escalera 8, 5.?, ha
venido prestando sus servicios por cuenta y orden de la codemandada "PN
Prebetong Noreste, SA" desde el 5 de octubre de 1992, con categor?a
profesional de oficial de 1.? y salario de 239.540 ptas. mensuales.
II.-La expresada empresa "PN Prebetong Noreste, SA", en fecha 31 de
diciembre de 1993 adquiri? la empresa codemandada "Arids Formigons, SA", con
la que el actor hab?a iniciado la prestaci?n de sus servicios, subrog?ndose
en todos los derechos y obligaciones laborales de ?sta, siendo notificado en
esa misma fecha el actor de la sucesi?n empresarial.
III.-El actor, desde el mes de mayo de 1989 hab?a prestado servicios como
transportista aut?nomo para "Arids Formigons, SA", estando en posesi?n de
tarjeta de transporte, realizando los servicios con su propio cami?n
hormigonera, de 26 Tm, y percibiendo el importe de sus servicios en raz?n a
la cantidad de material transportado, de suerte que durante el tiempo en que
efectu? dicha actividad percibi? de la empresa, incluido IVA, las cantidades
siguientes:
A?o 1989.-Octubre: 714.616 ptas.; noviembre: 678.048 ptas.; diciembre:
475.608 pesetas.
A?o 1990.-Enero: 723.800 ptas.; febrero: 671.216 ptas.; marzo: 689.332
ptas.; abril: 685.591 ptas.; mayo: 866.516 ptas.; junio: 881.960 ptas.;
julio: 867.238 ptas.; agosto: 430.416 ptas.; septiembre: 492.928 ptas.;
octubre: 650.285 ptas.; noviembre: 859.703 ptas. y diciembre: 554.825
pesetas.
A?o 1991.-Enero: 699.412 ptas.; febrero: 716.055 ptas.; marzo: 871.908
ptas.; abril: 798.747 ptas.; mayo: 797.705 ptas.; junio: 684.269 ptas.;
julio: 793.727 ptas.; agosto: 334.697 ptas.; septiembre: 667.408 ptas.;
octubre: 929.031 ptas.; noviembre: 898.940 ptas. y diciembre: 577.242
pesetas.
A?o 1992.-Enero: 643.280 ptas.; febrero: 737.466 ptas.; marzo: 819.495
ptas.; abril: 670.163 ptas.; mayo: 666.293 ptas.; junio: 660.891 ptas.;
julio: 762.247 ptas.; agosto: 115.488 ptas. y septiembre: 682.985 pesetas.
IV.-El actor realizaba su actividad como aut?nomo sin estar sujeto a
horario, recibiendo las ?rdenes de carga del encargado de planta y llevando
inscrito en la puerta de su cami?n hormigonera el nombre de la empresa
"Arids Formigons, SA", n?mero de tel?fono de la misma y el de la ciudad de
Barcelona. Juntamente al actor, la empresa citada contaba con una plantilla
propia de trabajadores dedicados al transporte de hormig?n en veh?culos
propios de la empresa.
V.-A finales del mes de septiembre de 1992 la codemandada "Arids Formigons,
SA" propuso al actor incorporarse como trabajador por cuenta ajena a la
empresa y efectuar los transportes de material en veh?culos propios de la
empresa, suscribiendo al efecto contrato de trabajo de car?cter temporal al
amparo del RD 2104/1984, con una duraci?n de 3 meses, comienzo el 5 de
octubre de 1992 y por la causa de acumulaci?n de tareas por razones de tipo
productivo. Dicho contrato, llegado su vencimiento, fue prorrogado por tres
meses m?s, hasta el 4 de abril de 1993, fecha en que se extingui? el mismo,
firmando el actor el correspondiente finiquito e inscribi?ndose como
desempleado en la oficina de empleo de Cornell?.
VI.-Con fecha 6 de abril de 1993 el actor y la codemandada "Arids
Formigons, SA" formalizaron un contrato temporal de fomento del empleo al
amparo del RD 1989/1984, con per?odo de duraci?n de doce meses y vencimiento
el 5 de abril de 1994, el resto de cuyo contenido se da aqu? por reproducido
al figurar incorporado a autos.
VII.-Con fecha 21 de marzo de 1994, la codemandada "PN Prebetong Noreste,
SA" comunic? al actor la extinci?n de la relaci?n laboral por finalizaci?n
de contrato el 5 de abril de 1994.
VIII.-Con fecha 6 de abril de 1994 se present? por el actor la pertinente
papeleta de conciliaci?n, celebr?ndose el acto el 18 de abril de 1994, con
el resultado de sin avenencia?.
TERCERO.-Contra dicha sentencia anunci? recurso de suplicaci?n la parte
actora, que formaliz? dentro de plazo, y que la parte contraria a la que se
dio traslado, lo impugn? elevando los autos a este Tribunal dando lugar al
presente rollo.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-Recurre en suplicaci?n la parte actora contra la sentencia de
instancia, que, desestimando la demanda, concluye que el cese del trabajador
no es constitutivo de despido, sino de extinci?n conforme a derecho de
contrato de trabajo de duraci?n temporal al t?rmino del plazo de duraci?n
pactado.
Al amparo del p?rrafo b) del art?culo 190 de la Ley de Procedimiento
Laboral (RCL 1990\922 y 1049), se articula el primer motivo del recurso que
pretende la modificaci?n de los cinco primeros hechos probados. Pretensi?n
que no puede ser atendida por las razones que siguen: a) la modificaci?n de
los tres primeros -denominada ?reordenaci?n? por el recurrente-, deviene
absolutamente intrascendente para la resoluci?n del recurso al no aportar
ning?n nuevo elemento relevante a tal efecto; b) la revisi?n que se postula
del ordinal cuarto se basa exclusivamente en la prueba de confesi?n, inh?bil
a tal efecto por estar reservada en exclusiva su valoraci?n al Juez de
instancia, ?ex? art?culo 190.b) de la Ley de Procedimiento Laboral; c) del
hecho quinto se ofrece una redacci?n alternativa que contiene conceptos
jur?dicos predeterminantes del fallo, por lo que no es admisible y d)
finalmente, porque la actual redacci?n del relato hist?rico ya contiene
todos los elementos f?cticos necesarios para la resoluci?n del recurso.
SEGUNDO.-Igual resultado desestimatorio merece el motivo segundo que
denuncia infracci?n del art?culo 15 del Estatuto de los Trabajadores
(RCL 1980\607 y ApNDL 3006), y pese a su parquedad, igualmente permite
considerar que se denuncia como infringido el Real Decreto 2104/1984
(RCL 1984\2697 y ApNDL 3021), que incidentalmente se cita, aunque no se
hace menci?n de ning?n precepto en concreto.
El actor ven?a prestando servicios para la sociedad ?Arids Formigons, SA?,
desde el mes de mayo de 1989, como transportista aut?nomo, realizando
servicios de transporte de hormig?n con un cami?n hormigonera de su
propiedad. La demandada adquiere la citada sociedad, subrog?ndose en las
obligaciones laborales de la misma. A finales de septiembre de 1992 la
empresa propone al actor incorporarse a su plantilla como trabajador por
cuenta ajena, lo que es aceptado por el mismo que en 5 de octubre de 1992
formaliza contrato eventual por circunstancias de la producci?n, pasando a
prestar el servicio con un cami?n propiedad de la empresa y bajo los
par?metros ordinarios de toda relaci?n laboral. A la finalizaci?n del plazo
de duraci?n pactado, las partes suscriben contrato para el fomento del
empleo cuyo plazo de duraci?n finaliza en 5 de abril de 1994, produci?ndose
el cese del actor con esta fecha.
Postula el recurrente el car?cter fraudulento de la contrataci?n temporal
por considerar que ya ostentaba la condici?n de trabajador fijo cuando
realizaba el servicio de transporte con un cami?n de su propiedad y,
consecuentemente, no son v?lidos como tales los contratos formalizados con
posterioridad como temporales. Razonamiento que no debe ser acogido, pues la
relaci?n entre las partes anterior a la suscripci?n del contrato eventual
por circunstancias de la producci?n, no puede estimarse de naturaleza
laboral, toda vez que el actor actuaba como empresario aut?nomo, conduciendo
un cami?n de su propiedad, cuyas caracter?sticas y dimensiones -hormigonera
de 26 Tm-, permiten afirmar que no se trataba de una mera herramienta de
trabajo, sino de un veh?culo de gran valor econ?mico y suficientemente
relevante como para ser considerado elemento productivo con sustantividad
propia, que denota la existencia de una inversi?n productiva destinada a
obtener un rendimiento mediante su explotaci?n, no d?ndose por tanto las
notas de ajeneidad y dependencia que caracterizan la relaci?n laboral.
Cierto que la doctrina jurisprudencial hab?a venido entendiendo hasta ahora
que la prestaci?n de servicios realizada con veh?culos propiedad del
trabajador, pero con sometimiento al ?mbito de organizaci?n y direcci?n de
la empresa, gozaba de naturaleza laboral, pero este criterio siempre ha sido
matizado en casos como el presente en los que la importancia, y valor
econ?mico del veh?culo, transciende el mero car?cter de herramienta que no
desvirtuar?a la prestaci?n personal de trabajo como elemento determinante de
la relaci?n entre las partes. En estos casos, la importante inversi?n
econ?mica y trascendencia que en la relaci?n adquiere la naturaleza del
veh?culo, hace desaparecer las notas que caracterizan la relaci?n de
trabajo. Circunstancia que se ve avalada en el presente caso por el hecho de
que el actor, tras aceptar incorporarse a la plantilla de la demandada,
comienza a prestar servicios para la misma con veh?culos de su propiedad,
variando de esta forma sustancialmente las circunstancias en que se ven?a
desarrollando hasta el momento la relaci?n entre ambos.
Escuetamente se refiere el recurso a la posibilidad de considerar
fraudulento el contrato de trabajo temporal formalizado al amparo del Real
Decreto 2104/1984, sin citar precepto legal alguno que pudiera entenderse
infringido a tal efecto. En cualquier caso, cabe decir que no teniendo
car?cter laboral la relaci?n anterior al contrato temporal suscrito al
amparo del Real Decreto 2104/1984, el mero hecho de su formalizaci?n no lo
convierte en fraudulento, ni origina por tanto una relaci?n laboral
indefinida. La sentencia de instancia declara probado que concurr?an las
circunstancias que justifican la modalidad contractual utilizada por la
empresa y por consiguiente, tampoco puede estimarse fraudulento por falta de
concurrencia de los presupuestos que sirven de causa a esta modalidad
contractual.
No se denuncia infracci?n de precepto legal alguno en relaci?n con el
posterior contrato para el fomento del empleo, por lo que no puede la Sala
analizar las circunstancias del mismo, lo que ser?a tanto como construir de
oficio el recurso, adoptando la postura de una parte y causando indefensi?n
a la contraria. Consecuentemente, debe ser confirmada en sus t?rminos la
sentencia de instancia.
Publicado por tuasesor @ 0:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios