Viernes, 11 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1995\3106
RESOLUCION: SENTENCIA de 14-7-1995, n?m. 4327/1995.
Recurso de Suplicaci?n. Rollo n?m. 1263/1995.
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALU?A, Sala de lo
Social)


PONENTE: Ilmo. Sr. D. SEBASTIAN MORALO GALLEGO

[TEXTO]:
Desestimando el recurso de suplicaci?n interpuesto por la empresa demandada
contra sentencia del Juzgado de lo Social n?m. 1 de Gerona, la sentencia
confirma en todas sus partes la resoluci?n recurrida.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Con fecha 15 de septiembre de 1994 tuvo entrada en el citado
Juzgado de lo Social demanda sobre despidos suscrita por Antonio C. L. y
seis m?s contra ?Arcadio Pla, SA?, en la que alegando los hechos y
fundamentos de derecho que estim? procedentes, terminaba suplicando se
dictara sentencia en los t?rminos de la misma. Admitida la demanda a tr?mite
y celebrado el juicio se dict? Sentencia con fecha 15 noviembre 1994 que
conten?a el siguiente:
FALLO:
?Que, estimando en parte la demanda interpuesta por don Antonio C. L., don
Francisco D. C., don Guillermo J. L., don Juan C. S., don Pedro R. B., don
Victoriano E. C. y don Jos? P. del P., contra "Arcadio Pla, SA", debo
declarar y declaro la improcedencia del despido de la parte actora acordado
por la demandada y en consecuencia condeno a ?sta a que, a su opci?n, que
deber? ejercitar en el plazo de cinco d?as desde la notificaci?n de esta
sentencia, mediante escrito o comparecencia ante la Secretar?a de este
Juzgado de lo Social, proceda: a) a la readmisi?n de los demandantes en las
mismas condiciones que reg?an antes de producirse el despido y al abono de
los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido (18 de julio de
1994), hasta que la readmisi?n tenga lugar, debiendo en tal supuesto
reintegrar los trabajadores a la empresa la indemnizaci?n percibida; b) o
bien a abonarles una indemnizaci?n por importe de 4.167.272 pesetas
(6.004.642-1.837.410) a don Antonio C. L.; 4.752.080 pesetas
(6.728.190-1.976.110) a don Francisco D. C.; 4.647.605 pesetas
(6.623.715-1.976.110) a don Guillermo J. L.; 3.602.340 pesetas
(5.386.095-1.783.755) a don Juan C. S.; 4.658.622 pesetas
(6.496.032-1.837.410) a don Pedro R. B.; 4.313.295 pesetas
(6.289.395-1.976.110) a don Victoriano E. C.; y 2.930.492 pesetas
(4.561.312-1.630.820) a don Jos? P. del P., as? como, igualmente, a una
indemnizaci?n, a raz?n del salario declarado probado, igual a la suma de los
salarios dejados de percibir desde la fecha del despido (18 de julio de
1994), hasta que se notifique a la empresa esta sentencia, quedando
extinguida la relaci?n laboral en el momento en que el empresario opte por
la no readmisi?n, y entendi?ndose, caso de no ejercitar la opci?n el
empresario en el plazo indicado, que procede la readmisi?n; y todo ello, en
uno u otro caso, sin perjuicio de la responsabilidad legal del Estado, en
cuanto a los salarios de tramitaci?n, al amparo de lo dispuesto en los arts.
56.5 del ET y 116 de la LPL, y sin perjuicio de las responsabilidades
legales del Fondo de Garant?a Salarial?.
SEGUNDO.-En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los
siguientes:
?I.-La parte actora don Antonio C. L., ha prestado servicios para la
empresa demandada, con domicilio en Girona, dedicada a la construcci?n, con
la categor?a profesional de oficial 2.?, antig?edad de 18 de agosto de 1969
y salario diario bruto, incluida la parte proporcional de gratificaciones
extraordinarias, de 5.172 pesetas.
Don Francisco D. C., ha prestado servicios para la empresa demandada, con
domicilio en Girona, dedicada a la construcci?n, con la categor?a
profesional de oficial 1.?, antig?edad de 15 de enero de 1968 y salario
diario bruto, incluida la parte proporcional de gratificaciones
extraordinarias, de 5.572 pesetas.
Don Guillermo J. L., ha prestado servicios para la empresa demandada, con
domicilio en Girona, dedicada a la construcci?n, con la categor?a
profesional de oficial 1.?, antig?edad de 9 de julio de 1968 y salario
diario bruto, incluida la parte proporcional de gratificaciones
extraordinarias, de 5.572 pesetas.
Don Juan C. S., ha prestado servicios para la empresa demandada, con
domicilio en Girona, dedicada a la construcci?n, con la categor?a
profesional de oficial 2.?, antig?edad de 1 de febrero de 1971 y salario
diario bruto, incluida la parte proporcional de gratificaciones
extraordinarias, de 5.022 pesetas.
Don Pedro R. B., ha prestado servicios para la empresa demandada, con
domicilio en Girona, dedicada a la construcci?n, con la categor?a
profesional de oficial 2.?, antig?edad de 9 de enero de 1967 y salario
diario bruto, incluida la parte proporcional de gratificaciones
extraordinarias, de 5.172 pesetas.
Don Victoriano E. C., ha prestado servicios para la empresa demandada, con
domicilio en Girona, dedicada a la construcci?n, con la categor?a
profesional de oficial 1.?, antig?edad de 4 de noviembre de 1969 y salario
diario bruto, incluida la parte proporcional de gratificaciones
extraordinarias, de 5.572 pesetas.
Don Jos? P. del P. ha prestado servicios para la empresa demandada, con
domicilio en Girona, dedicada a la construcci?n, con la categor?a
profesional de pe?n especialista, antig?edad de 16 de octubre de 1972 y
salario diario bruto, incluida la parte proporcional de gratificaciones
extraordinarias, de 4.590 ptas. (Convenio Construcci?n publicado el 27 de
septiembre 1994, folios 132 a 142, horas de salarios folios 43 a 56).
II.-En fecha 18 de julio de 1994 y con efectos de ese mismo d?a la empresa
a trav?s del Comit? notific? a la actora la extinci?n de sus contratos de
trabajo al amparo de lo dispuesto en el art. 52.c del Estatuto de los
Trabajadores, indic?ndoles como causa "la necesidad objetivamente acreditada
de amortizar su puesto de trabajo en base a causas organizativas y
econ?micas (las mismas que propiciaron en su d?a el que la empresa
presentase un expediente de suspensi?n temporal de contratos de trabajo,
Expediente 45/1994, y autorizado por el Departament de Treball en fecha 4 de
marzo de 1994, por cuanto la situaci?n coyuntural que se presentaba en aquel
momento ha devenido estructural), causas previstas, todas ellas, en el art.
51.1 del Estatuto de los Trabajadores.
Al tiempo pon?a a disposici?n de todos y cada uno de los actores cantidades
entre otras en concepto de indemnizaci?n y del mes de preaviso, las que
fueron ingresadas en sus cuentas corrientes y en la cuant?a que para cada
uno de ellos especifica en las cartas a ellos correspondientes, obrantes a
folios 119, 121, 123, 125, 127, 129 y 131 que se dan por reproducidas.
III.-En fecha 22 de febrero de 1994 el Comit? de Empresa y la empresa
alcanzaron acuerdo para la suspensi?n temporal del contrato de doce
trabajadores entre los que se encontraban los ahora demandantes durante el
per?odo del 1 de marzo al 15 de julio de 1994, afirmando que ?sa era una
medida meramente coyuntural, acuerdo que fue homologado por la Autoridad
Laboral, sin que consten entre los hechos de la resoluci?n administrativa
las concretas causas econ?micas que justificaban la medida y fund?ndola
esencialmente en el acuerdo alcanzado entre la empresa y el Comit? (folios
38 a 40).
IV.-Las ventas de la empresa han disminuido del a?o 1993 a 1994 en un 39,3%
(informe pericial aportado por la empresa folios 145 a 150, en especial
folio 147), si bien desde el a?o 1991 se ha mantenido el coeficiente de
liquidez, ha aumentado el coeficiente de tesorer?a del 0,4 al 3,63, el
coeficiente de la disponibilidad que ha pasado del 0,7 al 1,84 en igual
per?odo, el de endeudamiento que ha pasado del 0,52 al 0,73, el de garant?a
que ha pasado del 2,08 al 3,68, el coeficiente de solvencia que ha pasado
2,04 al 3,63 y el coeficiente de solvencia neta del 0,37 al 0,85; adem?s el
incremento de gastos de salarios y asimilados de unos 10.000.000 de pesetas
en 1993 estuvo motivado por el abono de indemnizaciones derivadas de bajas
incentivadas (informe pericial aportado por la parte actora, folios 152 a
162, en especial folio 162, aceptada en esencia por el perito de la parte
demandada en el acto del juicio, folio 244 reverso)?.
TERCERO.-Contra dicha sentencia anunci? recurso de suplicaci?n la parte
demandada, que formaliz? dentro de plazo, y que la parte contraria a la que
se dio traslado, lo impugn? elevando los autos a este Tribunal dando lugar
al presente rollo.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-Recurre en suplicaci?n la parte actora, contra la sentencia de
instancia que declara improcedente la decisi?n empresarial de proceder a la
extinci?n colectiva del contrato de trabajo de los demandantes por causas
econ?micas al amparo del art?culo 51 del Estatuto de los Trabajadores
(RCL 1980\607 y ApNDL 3006).
SEGUNDO.-Al amparo del p?rrafo b) del art?culo 190 de la Ley de
Procedimiento Laboral (RCL 1990\922 y 1049), se articula el primer motivo
del recurso que pretende la modificaci?n del hecho probado tercero para que
se haga constar en el mismo que ?Las causas econ?micas y organizativas de
dicho expediente constaban a los trabajadores afectados, Comit? de Empresa y
a su asesor, por figurar en la carpetilla o instancia inicial, y en la
documentaci?n acompa?ada, memoria, actas de las sesiones que se celebraron,
etc., documentos todos que fueron ya en su momento entregados a los
trabajadores?.
En esencial, y por ello merecedora de un especial an?lisis, la cuesti?n
planteada por el recurrente, desde el momento que la sentencia de instancia
declara la improcedencia de los despidos porque la comunicaci?n escrita
remitida por la empresa a los trabajadores, no especifica suficientemente
las causas que motivan la necesidad de amortizar sus puestos de trabajo.
Como se dice en el inatacado ordinal segundo del relato hist?rico, en fecha
18 de julio de 1994 la empresa notifica a los actores la extinci?n de sus
contratos de trabajo con efectos de ese mismo d?a, remitiendo a cada uno de
ellos una comunicaci?n en la que se indica que, ?Esta empresa en la que
presta usted sus servicios se ve en la necesidad objetivamente acreditada de
amortizar su puesto de trabajo en base a causas organizativas y econ?micas
(las mismas que propiciaron en su d?a el que la empresa presentase un
expediente de suspensi?n temporal de contratos de trabajo, Expediente
45/1994, y autorizado por el Departament de Treball en fecha 4 de marzo de
1994, por cuanto la situaci?n coyuntural que se presentaba en aquel momento
ha devenido estructural), causas previstas, todas ellas, en el art?culo
51.1.? del Estatuto de los Trabajadores. En consecuencia y en atenci?n a lo
expuesto, esta empresa extingue por dicha causa su contrato de trabajo con
efectos del d?a de hoy, y todo ello al amparo de lo dispuesto en el art?culo
52.c) del Estatuto de los Trabajadores?.
Es evidente, que el contenido de esta comunicaci?n, aisladamente
considerado, es absolutamente insuficiente por carecer de la concreta y
espec?fica indicaci?n de las circunstancias que justifican la decisi?n
empresarial. Como pretende la recurrente, la ?nica posibilidad de considerar
subsanada esta insuficiencia, pasa por declarar probado que los actores
conoc?an las causas que motivan el despido colectivo, al estar reflejadas
las mismas en la documentaci?n del expediente de suspensi?n temporal de
contratos de trabajo, al que se elude en la notificaci?n, y haber sido
entregada a los afectados.
Esta ?ltima circunstancia no puede declararse probada. No ya porque no se
hubieren entregado a los trabajadores los documentos del expediente de
regulaci?n de empleo -lo que no es negado por los mismos-, sino, porque tal
documentaci?n es tambi?n, absolutamente insuficiente para conocer las causas
econ?micas y organizativas que pudieran justificar la decisi?n empresarial,
como m?s adelante se razonar?, por lo que el motivo debe ser desestimado.
TERCERO.-Igual soluci?n desestimatoria merece el motivo segundo que postula
la modificaci?n del hecho probado cuarto. En primer lugar porque, como se
ver?, resulta intrascendente para la resoluci?n del recurso y adem?s, porque
los datos f?cticos que recoge el ordinal impugnado (m?s all? del mero error
referido al coeficiente de tesorer?a), no se tachan de inciertos, sino que
se pretende una distinta manifestaci?n de sus consecuencias, al exponerse
otra forma de valoraci?n de los datos econ?micos aportados por la empresa
que, realmente, deber?a quedar reservada para la fundamentaci?n jur?dica.
CUARTO.-Denuncia el motivo tercero, infracci?n del art?culo 53.1.?.a) del
Estatuto de los Trabajadores en relaci?n con el 55.1.? del mismo Cuerpo
Legal.
Como anteriormente se ha indicado, la comunicaci?n remitida por la empresa
a los trabajadores, es absolutamente insuficiente al no contener expresi?n
de las causas que justifican la decisi?n empresarial, ya que se limita a
afirmar la concurrencia de ?necesidad objetivamente acreditada de amortizar
el puesto de trabajo en base a causas organizativas y econ?micas?, sin
exponer, ni tan siquiera gen?ricamente, cu?les son las espec?ficas
circunstancias de tal ?ndole que se producen en la empresa, permitiendo de
esta forma que los trabajadores pudieran articular adecuadamente su defensa.
Se solicit? la modificaci?n del relato hist?rico para que se declarase
probado que los demandantes conoc?an tales circunstancias al estar expuestas
en la documentaci?n del expediente de regulaci?n de empleo que finaliz? en
la Resoluci?n administrativa de 4 marzo 1994, que autoriz? a la empresa la
suspensi?n temporal de los contratos de trabajo de varios trabajadores,
entre ellos los actores, por el per?odo 1 de marzo a 15 de julio de 1994;
pero, como bien razona el juzgador ?a quo?, dicha resoluci?n se limita a
aprobar el acuerdo al que llegaron la empresa y la representaci?n de los
trabajadores, sin hacer exposici?n, ni menci?n alguna a las concretas
circunstancias de naturaleza organizativa o econ?mica que pudieran
justificar la medida acordada. Por otra parte, la documentaci?n que se
contiene en el indicado expediente y a la que se alude en el recurso,
tampoco refleja en modo alguno datos de car?cter econ?mico u organizativo
que pudieran entenderse suficientes al efecto de tener por cumplida la
obligaci?n de la empresa de poner en conocimiento de los trabajadores, de
manera suficiente, las causas de tal naturaleza que justifican o sirven de
base a la decisi?n de amortizar su puesto de trabajo. Como es de ver en la
referida documentaci?n, tan s?lo obra una memoria aportada por la empresa,
en la que se alude gen?ricamente a la situaci?n de crisis por la que
atraviesa el sector de la construcci?n y se indica que las obras que en ese
momento tiene encargadas no permiten el pleno empleo de todos los
trabajadores de la plantilla. Contrariamente, se pone de manifiesto la
?buena salud financiera? de la empresa y se insiste, en que la situaci?n
descrita es puramente transitoria, afirm?ndose la existencia de buenas
perspectivas de futuro, en las actas de las reuniones mantenidas con la
representaci?n de los trabajadores, tan s?lo se alude al car?cter meramente
coyuntural de la suspensi?n temporal de empleo propuesta por la empresa, sin
que en ning?n momento se pongan de manifiesto datos de car?cter econ?mico u
organizativo h?biles al efecto pretendido.
La exigencia de comunicaci?n escrita al trabajador, que contenga expresi?n
suficiente de las causas que justifican la decisi?n empresarial, debe ser
cumplida por el empleador incluyendo en dicha notificaci?n los datos y
elementos f?cticos necesarios para que el despedido conozca suficientemente
las razones esgrimidas para la amortizaci?n de su puesto de trabajo y pueda
preparar adecuadamente su defensa y oposici?n a los argumentos de la
empresa. En el caso de autos, la demandada viene en admitir que la
comunicaci?n, por s? sola, es absolutamente insuficiente al no expresar dato
alguno que ponga de manifiesto la concurrencia de causas econ?micas u
organizativas que se alegan como fundamento de la decisi?n, pero pretende
que el cumplimiento de esta obligaci?n quede subsanado por el conocimiento
que los trabajadores tienen de tales datos, derivados del anterior
expediente de regulaci?n de empleo. Al margen de lo discutible que pueda ser
la tesis de la recurrente, lo cierto es que en el presente supuesto, no se
contiene dato alguno en la documentaci?n del referido expediente que pueda
entenderse como suficiente a los efectos de dar por cumplida la exigencia
que impone el art?culo 53.1.?.a) del Estatuto de los Trabajadores, desde el
momento que en el mismo tan s?lo se alude a una transitoria situaci?n de
crisis derivada de la m?s general por la que atraviesa el sector de la
construcci?n, y a una insuficiencia actual de pedidos que impide dar empleo
a la totalidad de la plantilla.
Tan gen?ricas manifestaciones no pueden estimarse suficiente y adecuada
expresi?n de datos econ?micos de la empresa, ni valorarse como expresi?n
bastante de las causas que motivan la decisi?n empresarial de amortizar los
puestos de trabajo de los actores, m?s a?n, cuando en la memoria que
presenta la propia empresa se afirma que cuenta con una buena salud
financiera y se expresa la confianza en el car?cter puramente transitorio de
tal situaci?n.
Es por todo ello que, sin que haya de entrarse a valorar la realidad de la
existencia de causas econ?micas que justifiquen el despido, debe ser
declarada la improcedencia del mismo por insuficiencia de la notificaci?n
remitida por la empresa a los trabajadores que impide a los mismos articular
adecuadamente su defensa al no permitirles conocer suficientemente los datos
y elementos que la empresa quiere hacer valer para legitimar la decisi?n de
amortizar sus puestos de trabajo, sin que la indefensi?n en que han quedado
por este motivo pueda entenderse subsanada por el conocimiento que pudieren
tener de la documentaci?n relativa al anterior expediente de regulaci?n de
empleo, que se ha demostrado, igualmente insuficientes a tales efectos.
QUINTO.-Conforme establece el art?culo 232.2.? de la Ley de Procedimiento
Laboral procede imponer al recurrente el pago de honorarios de Letrado de la
parte impugnante que la Sala establece en 50.000 pesetas.
Publicado por tuasesor @ 0:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios