Viernes, 18 de marzo de 2005
MARGINAL: AS 1993\80
RESOLUCION: SENTENCIA de 28-1-1993, n?m. 140/1993. Rollo n?m. 1952/1992.
JURISDICCION: SOCIAL (TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE ASTURIAS, Sala de lo
Social)
RESUMEN:
ERROR DE HECHO: adici?n. SENTENCIA: hechos probados: valor de los que
figuran en la fundamentaci?n jur?dica. DESPIDO PROCEDENTE: representante de
los trabajadores: part?cipe en la Comisi?n negociadora del convenio:
ausencias injustificadas: disfrute de horas sindicales habi?ndosele agotado
el cr?dito horario y estando en suspenso las negociaciones. DESPIDO NULO:
denegaci?n.
DIS-ESTUDIADAS:
LEY 10-3-1980, n? 8/1980. ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES. TEXTO (RCL 1980\607)
Art. 54.2, a) Art. 68, e)

LEY ORGANICA 2-8-1985, n? 11/1985. SINDICATOS. LIBERTAD SINDICAL
(RCL 1985\1980)
Art. 9.2

PONENTE: Ilmo. Sr. D. FRANCISCO JAVIER GARCIA GONZALEZ
VOCES:
DESPIDO
Causas justas
Determinaci?n
a) Faltas de puntualidad o de asistencia
Procedente
Ausencias injustificadas: representante de los trabajadores part?cipe
en la Comisi?n Negociadora del convenio: disfrute de horas sindicales
habi?ndosele agotado el cr?dito horario y estando en suspenso las
negociaciones

DESPIDO
Calificaci?n del despido
Nulo
Casos
d) Discriminaci?n, violaci?n de derechos fundamentales y libertades
p?blicas
No debe estimarse: inexistencia de discriminaci?n: representante de
los trabajadores

RECURSO DE SUPLICACION
Error de hecho
Adici?n
Debe estimarse

SENTENCIA
HECHOS PROBADOS
Valor de los que figuran en los fundamentos de derecho

[TEXTO]:
El TSJ estima el recurso interpuesto por la empresa demandada y desestima
el formulado por el actor contra la sentencia del Juzgado de lo Social n?m.
3 de Gij?n, dictada en autos promovidos sobre despido, que es revocada para
desestimar la demanda y declarar procedente el despido del actor.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Seg?n consta en autos se present? demanda por Mario Jos? A. F. y
coadyuvante la Confederaci?n Sindical de CC.OO., ante el Juzgado de lo
Social n?m. 3 de Gij?n en reclamaci?n de despido siendo demandada la empresa
?Protecci?n y Seguridad SA? (PROSESA), siendo parte el Ministerio Fiscal, y
celebrado el acto del juicio oral por el mencionado Juzgado de lo Social, se
dict? Sentencia de fecha 20-4-1992, por la que se estimaba en parte la
demanda.
SEGUNDO.-En la mencionada sentencia y como hechos declarados probados, los
siguientes:
?I.-El actor don Mario Jos? A. F., con DNI n?m. ...... cuyas dem?s
circunstancias personales constan en autos, prest? servicios por cuenta y
bajo la dependencia de la Empresa demandada "Protecci?n y Seguridad SA"
-PROSESA- en el centro de trabajo de la misma sito en COGERSA-Ser?n, Gij?n,
con la categor?a profesional de Vigilante Jurado de Seguridad, con una
antig?edad referida al 2-1-1984 y percibiendo un salario anual de 1.788.856
ptas. brutas incluidas las pagas extraordinarias, lo que supone un salario
diario de 4.901 ptas. brutas.
II.-El d?a 15-1-1992 la empresa demandada le remiti? una carta de despido
al actor, cuyo contenido literal es el siguiente: "Concluido el expediente
contradictorio a Vd. instruido, seg?n lo preceptuado en el art. 68. a) del
Estatuto de los Trabajadores, con inicio el 12-12-1991, y terminaci?n el
9-1-1992, con la interrupci?n por Vd. solicitada, la Direcci?n de la Empresa
ha dispuesto su despido disciplinario con efectos, a la fecha de esta carta,
por haber incurrido Vd. en los hechos y comportamientos graves y culpables
que, seguidamente, se expresan: 1.-Haber faltado a su trabajo, sin causa ni
justificaci?n alguna, los d?as, 15, 16, 17, 22, 23, 25, 26 y 29 de noviembre
de 1991, y los d?as 1, 2, 3, 4, 5, 9, 13, 14, 15, 21, 23, 24, 27, 28, 29 y
30 de diciembre de 1991, es decir, 24 d?as laborales. 2.-Mantener su actitud
de no reincorporarse a su trabajo, pese a los requerimientos expresados por
parte de la Empresa, prefiriendo aferrarse a una interpretaci?n personal
sobre el c?mputo de horas sindicales y de negociaci?n de Convenio que, seg?n
se acredita en el Expediente instruido, no ofrec?a duda o que, en todo caso,
debiera haberse sometido por su parte ante el ?rgano jurisdiccional
competente. 3.-Del documento de los puntos anteriores se deduce una clara
voluntad de incumplimiento continuado, con desatenci?n de las ?rdenes de sus
superiores y, consecuentemente un quebranto notorio en la organizaci?n y
prestaci?n de los servicios. Los hechos y comportamientos expuestos se
contemplan, como causas de despido, en los arts. 54.1 y 2a), b) y d) del
Estatuto de los Trabajadores, y 57.3 del Convenio Nacional de Empresas de
Seguridad, en relaci?n con los arts. 5 y 20.2 del Estatuto de los
Trabajadores. Con esta misma fecha se da el preceptivo conocimiento de la
decisi?n adoptada al Comit? de Empresa y Delegado Sindical en la Empresa. Se
pone a su disposici?n la liquidaci?n de todos los conceptos por Vd.
devengados al d?a de la fecha rog?ndole nos devuelva firmado el duplicado de
la presente carta". Con lo cual muestra disconformidad el actor, como se?al?
en el hecho 3.? de su demanda, debido a que la disposici?n de horas
sindicales en situaci?n de negociaci?n colectiva dado que afectaba a la
negociaci?n de un Convenio de ?mbito estatal ha de tener un sentido amplio
con posibilidad de que los cargos sindicales puedan disponer del tiempo
necesario no s?lo para negociar en sentido estricto sino tambi?n para
preparar en fases previas y posteriores los temas a debatir y estrategias a
adoptar en las negociaciones.
III.-El actor es representante de los trabajadores, Secretario General de
la Secci?n Sindical de CC.OO. y responsable estatal del sector de seguridad
de CC.OO.
IV.-De conformidad con lo dispuesto en el art. 106-2 de la Ley de
Procedimiento Laboral se ha aportado a los autos el expediente
contradictorio, que se da ?ntegramente por reproducido.
V.-El actor remiti? a la Empresa demandada el 26-12-1991, pliego de
alegaciones, cuya copia ha sido aportada acompa?ando a la demanda, que se da
igualmente por reproducida (f. 4 a 9) ambos inclusive.
VI.-La empresa cuenta con m?s de 25 trabajadores.
VII.-Se celebr? conciliaci?n ante la UMAC en fecha 10-2-1992 que termin?
con el resultado de: "Sin Avenencia".?
TERCERO.-Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicaci?n por la
parte demandante y demandada, siendo impugnado por la empresa ?Protecci?n y
Seguridad SA? (PROSESA).
Elevados los autos a esta Sala, se dispuso el pase a Ponente para su examen
y resoluci?n.
FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-Las cinco modificaciones que en la premisa hist?rica de instancia
pretende introducir, al amparo del art. 190, b) de la Ley de Procedimiento
Laboral (RCL 1990\922 y 1049), el motivo primero del recurso, son
pertinentes y ?tiles para el prop?sito que la impugnaci?n persigue y su
realidad queda adem?s acreditada -en los t?rminos en que cada una de ellas
se expresa por los respectivos textos alternativos ofrecidos en el escrito
de formalizaci?n- por pruebas documentales incontestables, bien por su
car?cter formalmente aut?ntico (modificaciones primera, segunda y quinta) o
por su condici?n material de indubitados, al gozar en autos de una
categ?rica conformidad de ambas partes, habiendo sido alegados incluso por
el demandante y respaldados con pruebas hechas a su instancia
(modificaciones tercera y cuarta), con la salvedad, respecto a esta ?ltima,
de que el dato de las ausencias consta ya en la convicci?n de instancia,
aunque en forma confusa y emplazado con mala t?cnica en los farragosos
razonamientos de la fundamentaci?n jur?dica, pese a lo cual conserva todo su
valor, conforme a reiterada jurisprudencia constitucional (Sentencias entre
otras de 2-12-1982 [RTC 1982\72], 20-5-1986 [RTC 1986\61] y 24-3-1988
[RTC 1988\55]), dotada de la autoridad que le ha conferido el art. 5.?.1 de
la Ley Org?nica del Poder Judicial (RCL 1985\1578, 2635 y ApNDL 8375) y de
que su toma en consideraci?n ha de excluir las tres primeras faltas
imputadas y arrancar del d?a 21 noviembre, fecha siguiente a la en que las
negociaciones quedaron suspendidas, de manera que la escasez del relato
f?ctico a quo debe quedar completada por las constancias relativas al
acuerdo sobre permisos retribuidos por negociaci?n del convenio tomado por
la propia mesa de ?ste, al relativo a la suspensi?n de negociaciones, a la
renuencia del actor a aceptar los l?mites que ambos impon?an a su absentismo
y a la conminaci?n recibida al respecto de la propia Comisi?n negociadora,
as? como a la advertencia empresarial que la empleadora le hizo ya el 14 de
noviembre sobre el agotamiento tanto de su cr?dito horario como del
perteneciente al resto de los representantes sindicales.
SEGUNDO.-Partiendo de la base de que la titularidad de funciones
representativas no s?lo no libera a quien la ostenta de la obligaci?n de
cumplir fielmente los deberes que su contrato le impone (art. 5.? del
Estatuto de los Trabajadores [RCL 1980\607 y ApNDL 3006]), sin perjuicio de
las exenciones que ocasionalmente pueda legitimar el ejercicio de sus
garant?as definidas por el art. 68 de dicha Ley, sino que le obliga, si
cabe, a un mayor escr?pulo y cuidado en mantener su propia disciplina
laboral, aunque s?lo sea por los aspectos testimoniales que su cargo
incorpora y a cuya fidelidad compromete siempre el servicio de intereses
generales, es claro que la deuda de actividad de estos trabajadores s?lo
cede a su condici?n representativa en los t?rminos en que -para los fines
espec?ficamente all? contemplados y con la extensi?n prevista- dispone el
ap. e) de la ?ltima norma citada y en los que a efectos de negociaci?n
contempla el art. 9.?.2 de la Ley Org?nica de Libertad Sindical de 2-8-1985
(RCL 1985\1980 y ApNDL 13091). El primer cr?dito horario estaba agotado con
amplias creces en la fecha en que, suspendida la negociaci?n del convenio,
el actor utilizaba ya el plus de exenci?n que el segundo precepto org?nico
citado habilita. Aunque no se admitan en toda la extensi?n preconizada por
el recurso de la empresa las facultades auton?micas de la comisi?n
negociadora para disponer de la disciplina laboral de las empresas afectadas
en materia de asistencia de sus representantes, es cierto sin embargo que
sus acuerdos, cuando, como el que aqu? se considera, no transgreden l?mites
legales indisponibles, son al menos una seria y autorizada providencia
aplicativa de las previsiones abstractas con que la ley tutela el ejercicio
de los derechos sindicales que se desarrolla en su seno. Tales premisas
configuran las reiteradas ausencias del demandante, carentes de una y otra
justificaci?n y mantenidas desde la primera advertencia empresarial hasta la
carta de despido, durante veinti?n d?as laborables, contraviniendo las
indicaciones de la propia mesa del convenio, cuyas actividades hab?an
quedado suspendidas, como quebrantamientos de sus obligaciones, imputables a
la libre determinaci?n de su voluntad y modulados por las previsiones del
convenio colectivo de ?mbito nacional contenidas en sus arts. 57 y 58 como
de extrema gravedad, bastante por ello para justificar lo leg?timo de la
medida correctora adoptada. A lo largo del proceso, ninguna explicaci?n ha
sido dada por el actor capaz de suministrar una razonable y entendible dosis
de legitimidad a su conducta, limit?ndose a difusas y evanescentes
invocaciones de sus t?tulos sindicales y de la precisi?n de gestionar su
contenido fuera de la sede empresarial, lo cual es a todas luces
insuficiente, pues la elasticidad con que jurisprudencialmente se ha
entendido en ocasiones el contenido de las garant?as del representante
sindical ha tomado siempre como referencia la utilizaci?n del cr?dito
horario que el Estatuto de los Trabajadores le concede, pero ser?a excesivo
extender tal entendimiento a un ausencia de m?s de tres semanas, habi?ndose
agotada aqu?l, cuando, no existe ya negociaci?n alguna en marcha, estando
parados los trabajos del convenio, sin que ni siquiera haya habido
convocatorias -ni incluso reuniones informales- de la comisi?n, porque con
ello se abrir?a la puerta a una patente de absentismo, cuya dosificaci?n
s?lo depender?a de la voluntad del representante sindical y cuyo control o
correcci?n simplemente carecer?an de instrumentos para ser puestos en
ejercicio, por muy dilatada o prolongada que fuese la falta de asistencia
del interesado.
TERCERO.-Se sigue de todo ello que la Magistratura de instancia ha
quebrantado por aplicaci?n indebida el art. 9.?.2 de la Ley Org?nica de
Libertad Sindical, extendiendo la protecci?n que otorga mucho m?s all? de
cuanto imponen y definen los t?rminos de un texto literal, que traduce
fielmente, al margen de toda duda razonable, la finalidad y esp?ritu del
precepto (art. 3.?.1 del C?digo Civil) y por inaplicaci?n los arts. 54.1 y
2, a) y b) y 55.5 del Estatuto de los Trabajadores en relaci?n con los arts.
57 y 58 de convenio de ?mbito nacional para empresas de seguridad (BOE
10-5-1990 [RCL 1990\985]), tal como, en la v?a de censura jur?dica
autorizada por el art. 190, c) de la Ley de Procedimiento Laboral, postula
el motivo segundo del recurso.
CUARTO.-Es igualmente consecuencia inevitable del an?lisis que precede, la
desestimaci?n del recurso interpuesto por el trabajador despedido, as? como
del que, en t?rminos pr?cticamente id?nticos, formaliza el sindicato que con
?l ha coadyuvado, al carecer de base cuantas denuncias de quebrantamientos
jur?dicos formulan por conducto del art. 190, c) de la Ley de Procedimiento
Laboral, ya que, de una parte, la pretensi?n de nulidad radical, que apoyan
en los arts. 28.1 y 37.1 de la Constituci?n (RCL 1978\2836 y ApDNL 2875), en
relaci?n con la doctrina legal pertinente y con los arts. 108.2, d) y 179.1
de la Ley de Procedimiento Laboral, cae por su base, una vez que, comprobada
la gravedad y culpabilidad objetivas de la infracci?n, la simple y escueta
invocaci?n del t?tulo sindical no basta para justificar las ausencias en el
sentido que se pretende, sin indicar al menos las circunstancias, motivos y
condiciones en que el ejercicio concreto de deberes sindicales ha tenido
lugar, para extraer de la valoraci?n de estos datos el efecto justificativo
que se persigue y de otra, toda imputaci?n de conducta antisindical que se
haga al empresario con semejante falta de base, es gratuita y arbitraria y
se desautoriza en sus propios t?rminos, al no existir actividades sindicales
concretas, cuyo desempe?o haya exigido las ausencias sancionadas y en el
mismo defecto incurren las imputaciones de fraude de ley y mala fe, que,
fundadas en el quebrantamiento de los arts. 6.?.4 y 7.?.2 del C?digo Civil,
hace el motivo segundo.
Publicado por tuasesor @ 3:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios