S?bado, 19 de marzo de 2005
El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha echado m?s le?a al agrio debate suscitado en Francia y Alemania sobre la viabilidad de la jornada laboral de 35 horas semanales. La que ha sido una de las principales reivindicaciones de los sindicatos en Europa durante el ?ltimo lustro se ha tambaleado en pocos meses por las amenazas de deslocalizaci?n de algunas empresas que han achacado sus malos resultados a la reducci?n de la jornada laboral, adoptada por ley en Francia e impuesta en el mercado germano por el peso de los sindicatos.

"Hace falta un cambio de mentalidad, ya no nos podemos permitir esas pol?ticas", sentenci? el director del Departamento para Europa del FMI, Michael Deppler, sumando la voz de este organismo a la de la OCDE, la Comisi?n Europea y el gobierno franc?s. Deppler inst? a los pa?ses de la eurozona a acometer reformas estructurales para elevar el volumen de empleo e impulsar as? la recuperaci?n econ?mica. En su opini?n, la reducci?n de la jornada laboral en Francia ha desincentivado el trabajo y "aunque ello no afecta a la productividad, que sigue siendo equiparable a la de EEUU, s? afecta a la competitividad frente a Asia y Europa del Este".

El FMI respaldaba con estas palabras la intenci?n del primer ministro galo, el conservador Jean Pierre Raffarin, de dejar definitivamente de lado la ley de las 35 horas, conocida tambi?n como Ley Aubry, que instaur? el Gobierno socialista de Lionel Jospin el 13 de junio de 1998. Al igual que el FMI, Raffarin cree que la reducci?n de la jornada ha sido "negativa para el crecimiento". El PIB franc?s pas? de crecer un 4,2% en 2002 a avanzar apenas dos d?cimas en 2003.

El debate llega a Espa?a
El catedr?tico de Derecho Laboral y experto del bufete Cuatrecasas, Salvador del Rey, cree que el debate tambi?n llegar? a Espa?a pero no con la misma intensidad, ya que, aunque seg?n el sindicato UGT un 37 por ciento de los trabajadores espa?oles trabaja menos de cuarenta horas semanales, el estatuto de los trabajadores deja manos libres a los convenios colectivos para determinar la duraci?n de la jornada laboral, siempre y cuando no exceda ese techo m?ximo de cuarenta horas.

En opini?n de este experto, esa flexibilidad es determinante para afrontar momentos de crisis porque "las generalizaciones no funcionan en los sistemas de trabajo maduros". A ello achaca el fracaso de la ley francesa de las 35 horas, aunque por ese mismo motivo descarta que aumentar por norma el n?mero de horas de trabajo sea la panacea: "Eso ser?a una simplificaci?n. La cuesti?n debe plantearse en cada empresa y para ello es necesario que el convenio sectorial sea flexible, no s?lo en sueldos sino tambi?n en horarios, ya que puede haber coyunturas que permitan una reducci?n de la jornada y otras que precisen de un aumento del volumen de las horas trabajadas; esa es la tendencia", apunta el experto.

Se tratar?a, al fin y al cabo, de llegar a un pacto que convenga a las dos partes y que busque no s?lo el beneficio de la empresa sino tambi?n la satisfacci?n del trabajador. Ese equilibrio, unido a una mayor cualificaci?n, es la base para mejorar la productividad, en opini?n de Salvador del Rey. El experto rechaza las teor?as que relacionan directamente el n?mero de horas trabajadas con el incremento de la productividad. "Eso s?lo puede aplicarse en sectores muy concretos, como el de la automoci?n", explica.

Desde CCOO, el coordinador del Gabinete T?cnico del sindicato, Miguel ?ngel Garc?a, respalda sus argumentos. "El aumento de la productividad est? m?s relacionado con el uso de la tecnolog?a que con el n?mero de horas trabajadas", asegura. El t?cnico reconoce que, en algunos casos, la competitividad s? puede verse estimulada con un incremento de la jornada laboral pero matiza que "tendr?a un recorrido muy corto porque se har?a v?a precio". Es decir, que provocar?a un incremento del pago por horas trabajadas de las empresas que se acabar?a cargando en el precio de los productos.

El sindicato, que el primero de mayo de 1998 abander? junto a UGT la reivindicaci?n de las 35 horas, ha suavizado su postura: "No se puede establecer la reducci?n de la jornada por ley porque la experiencia demuestra que no se cumple", afirma Garc?a. CCOO tambi?n cree que la jornada debe establecerse en funci?n de la coyuntura aunque incrementando el control por parte de los sindicatos para evitar abusos.

UGT tambi?n hace hincapi? en la importancia de la negociaci?n colectiva aunque se resiste a abandonar la bandera de la reducci?n de jornada: "Conseguir las 35 horas sigue siendo v?lido para UGT", asegura la secretaria ejecutiva confederal del sindicato, Josefa Sol?, que tambi?n defiende la calidad como ?nica manera de luchar contra la deslocalizaci?n de empresas.

www.miabogadolaboralista.com
Publicado por tuasesor @ 3:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios