Martes, 29 de marzo de 2005
La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del Pa?s Vasco (TSJPV) ha condenado a una empresa a pagar 60.000 euros a un trabajador que fue sometido a mobbing y que solicit?, finalmente, la extinci?n de su contrato laboral ante la ansiedad generalizada que se le caus?.

La sentencia afirma que "el acoso moral" logr? su finalidad "de causar un grave da?os ps?quico" al trabajador que le llev? a abandonar su trabajo, por lo que se condena a la compa??a a pagarle 30.588 euros por el despido y otros 30.000 en concepto de indemnizaci?n por da?os y perjuicios.

La resoluci?n judicial recuerda que el empleado prestaba sus servicios para esta empresa, dedicada a la Limpieza, desde el 27 de abril de 1990, con categor?a de pe?n especialista, y explica que "se le ven?a asignando la limpieza de los bloques en solitario cuando era una tarea que deb?a realizarse por parejas".

En este sentido, subraya que el encargado trataba "despectivamente" al trabajador y era el ?ltimo al que le asignaba el trabajo. Adem?s, hablaba "mal de ?l delante del resto de operarios" y manifest? su intenci?n de "carg?rselo por los problemas que le causaba". El empleado lleg? a recibir "un trato incorrecto" incluso por el encargado general.

Para el TSJPV, este caso "encaja perfectamente" en las conductas constitutivas de "acoso moral" y que, seg?n la jurisprudencia, es una situaci?n en la que "una persona o un grupo de personas ejercen una violencia psicol?gica extrema, de forma sistem?tica y recurrente (como media una vez por semana) y durante un tiempo prolongado (como media unos seis meses) sobre otra persona o personas respecto a las que mantiene relaci?n asim?trica de poder en el lugar de trabajo".

El objetivo, seg?n explica la resoluci?n judicial, es "destruir las redes de comunicaci?n de la v?ctima o v?ctimas, su reputaci?n, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que, finalmente, esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo".

El alto Tribunal vasco se?ala que, "en efecto", en este caso, el trabajador "no s?lo recibe un trato directo despectivo, inadecuado a todas luces a su dignidad como persona, sino que ello se manifiesta de diversas maneras y, adem?s, se ha pretendido minar o da?ar su imagen o credibilidad ante sus compa?eros de trabajo mediante la meledicencia del encargado".

Adem?s, apunta que "no s?lo su conducta afecta a su dignidad y a su derecho a mantener relaciones normalizadas con sus iguales y sus superiores, sino que afecta tambi?n a su derecho a la seguridad y salud en el trabajo" porque ha tenido que realizar "en solitario tareas que eran realizadas siempre por los trabajadores en pareja".

En este sentido, se?ala que "no se trata de una conducta aislada, sino de un conjunto de actuaciones perfectamente hilvanadas que han afectado a todos los ?mbitos posibles en la relaci?n de trabajo del demandante".

"Ello es perfectamente calificable de acoso moral, dado que se ha pretendido causar manifiesto da?o al trabajador, mediante la asignacion de trabajo en condiciones distintas -inferiores, naturalmente- a los dem?s, mediante un trato directo despectivo y mediante el descr?dito de su persona ante los dem?s compa?eros", a?ade.

Seg?n apunta la sentencia, "no se conoce a ciencia cierta desde cu?ndo se ha producido esta conducta", aunque el Juzgado que resolvi? en Primera Instancia cree que pudo ser desde que el empleado denunciara, junto con otro trabajador, ante Hobetuz en mayo de 2002 diversas irregularidades de la empresa en relaci?n con actividades formativas para las que hab?an recibido subvenci?n econ?mica que tuvieron que reintegrar".

No obstante, el alto Tribunal vasco recuerda que la Resoluci?n de la Direcci?n General del INEM por la que se oblig? a la compa??a a devolver 2.559 euros fue del 14 de diciembre de 2001, antes de la denuncia por parte del empleado. Adem?s, de los hechos analizados, deduce que el mobbing se produce "incluso antes de que haya constancia de la comparecencia de ?ste ante Hobetuz".
Publicado por tuasesor @ 4:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios