Martes, 29 de marzo de 2005
La Audiencia Provincial ha condenado al t?cnico de prevenci?n de riesgos laborales, D.G.V., y a J.M.F.S., encargado del almac?n de la empresa Semarck, como autores responsables de una falta de homicidio por imprudencia leve a 900 euros de multa cada uno y a una indemnizaci?n de 62.250 euros a los padres de la v?ctima como consecuencia del accidente laboral que le cost? la vida al operario Jos? Miguel Abell? el 26 de mayo de 2003.

As?, esta sentencia, que es firme y absuelve a ambos procesados de los delitos de homicidio por imprudencia y contra los derechos de los trabajadores, revoca en parte otra resoluci?n dictada en primera instancia por el Juzgado de lo Penal en julio de 2004, que descarg? de toda responsabilidad penal a ambos encausados.

Este nuevo dictamen, tras estudiarse el correspondiente recurso de apelaci?n, supone que tanto el t?cnico en prevenci?n de riesgos laborales como el encargado del almac?n deber?n indemnizar solidariamente a los padres del joven fallecido con 62.250 euros, aunque la responsabilidad civil subsidiaria recae en la empresa Semarck.

Los hechos tuvieron lugar a las 7,30 horas del d?a 26 de mayo de 2003, cuando Jos? Miguel Abell?, empleado de dicha empresa situada en Villamuriel de Cerrato, sufri? un accidente tras subirse a una carretilla elevadora y quedar atrapado entre el pal? y la estructura de la propia carretilla, lo que le produjo posteriormente la muerte.

El fiscal entendi? que ?como consecuencia del incorrecto funcionamiento de la m?quina al presentar un fallo t?cnico en el sistema del detector de presencia?, se produjo el siniestro en el momento en el que el joven, tras subirse a la carretilla, ?y sin haber llegado a sentarse en el asiento?, pis? el pedal del acelerador que propici? un giro brusco de la m?quina con fatales consecuencias. En el mismo accidente result? lesionado otro trabajador, D.G.M., que renunci? a cualquier indemnizaci?n que pudiera corresponderle.

Para el Ministerio P?blico estos hechos eran constitutivos de un delito de homicidio imprudente y por ello hab?a solicitado m?s de dos a?os de prisi?n para cada uno de los procesados. Sin embargo, fueron absueltos en primera instancia por el Juzgado de lo Penal, aunque ahora han sido condenados por una falta por parte de la Audiencia Provincial tras la presentaci?n del correspondiente recurso de apelaci?n.

Asimismo, los sindicatos UGT y CCOO, que se personaron como acusaciones particulares en la causa, se unieron a las peticiones formuladas por el Ministerio Fiscal. La acusaci?n ejercida por la familia de la v?ctima considera tales hechos como un presunto delito contra los derechos de los trabajadores y otro delito de homicidio imprudente, por lo que solicitaba, adem?s de la correspondiente indemnizaci?n, penas que sumaban un a?o y nueve meses de c?rcel para cada uno.

La sentencia dictada en su d?a por el Juzgado de lo Penal subrayaba que los dos procesados no ten?an responsabilidad penal al entender la autoridad judicial que ?dada la dificultad de apreciar? el estado real del sistema microtensor de la m?quina que origin? el accidente mortal, ?hace que el riesgo no sea previsible, por lo que no resulta violado el deber objetivo de cuidado? del material en cuesti?n.

La sentencia, que ha sido ahora revocada en parte por la Audiencia Provincial, reconoc?a el hecho de que el mecanismo del sistema de seguridad del microtensor incorpora un interruptor el?ctrico y adem?s un sistema de amortiguaci?n mec?nico en dicha m?quina, el cual ?necesariamente falla con el tiempo?, seg?n expres? un perito durante la vista oral, ?lo que hace muy dif?cil la actuaci?n de un mantenimiento preventivo, y por lo que resulta tambi?n muy dif?cil detectar su estado?, subrayaba el texto legal.

Sin embargo, el tribunal de la Audiencia sostiene que se ha declarado probado que la situaci?n del fallo, en ocasiones, del sistema de detecci?n del conductor de la carretilla situado debajo del asiento de la misma, ?hab?a sido comunicado por los trabajadores con anterioridad al suceso, por lo que los referidos acusados debieron conocer tal situaci?n y ponerle remedio, bien ordenando la revisi?n o el mantenimiento de la m?quina o bien desechando su utilizaci?n?.

Se da la circunstancia de que en la sentencia dictada por el Alto Tribunal de la provincia se refleja que la Inspecci?n de Trabajo levant? un acta de infracci?n de la Ley de Prevenci?n de Riesgos Laborales calificada de ?grave?, por lo que la empresa donde ocurri? el accidente ha sido sancionada con una multa de 6.010,12 euros
Publicado por tuasesor @ 4:13
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios