Lunes, 25 de abril de 2005
No exist?a en la jurisprudencia espa?ola ning?n caso en el que el suceso se produjera en horario laboral y en el propio centro de trabajo

El Tribunal Superior de Justicia de Catalu?a (TSJC) ha dictado una sentencia en la que reconoce como accidente de trabajo el suicidio de la doctora Ana O.A., una m?dico residente que el 10 de marzo de 2000 se lanz? al vac?o desde el noveno piso del hospital Josep Trueta, de Gerona, por la angustia que le creaba enfrentarse al trabajo. La sentencia destaca que no exist?a en la jurisprudencia espa?ola ning?n caso en el que el suceso se produjera en horario laboral y en el propio centro de trabajo.

La doctora no hab?a tenido antecedentes por problemas psicol?gicos pero tres d?as antes del suicidio acudi? a la consulta del psiquiatra del propio hospital, que le diagnostic? un cuadro de "angustia y ansiedad y temor a enfrentarse a su trabajo", y se le prescribi? un tratamiento antidepresivo.

En primera instancia, la mutua demandada por el marido de la doctora ya fue condenada a pagarle una pensi?n de viudedad sobre una base reguladora de 3,2 millones de pesetas y una indemnizaci?n de 1,6 millones de pesetas. Sin embargo, la mutua recurri? ante el TSJC para que se declarase que el fallecimiento de la doctora fue consecuencia de una enfermedad com?n y no de un accidente de trabajo, para eludir as? el pago de la indemnizaci?n.

El alto tribunal catal?n declara en su sentencia que la muerte de la doctora fue consecuencia de la "intensidad horaria y de la especialidad m?dica (de la fallecida) y se produjo por la fuerte carga emocional y de tensi?n". Esa tensi?n vino dada por la "sobrecarga f?sica y ps?quica que ten?a que soportar la mujer en el desarrollo de sus obligaciones laborales" y que la oblig? a acudir a especialistas, que le prescribieron un tratamiento m?dico.

La sentencia se acoge a la propia ley General de la Seguridad Social para condenar a la mutua, norma que establece que "son constitutivos de accidente de trabajo las lesiones que sufra el trabajador durante el tiempo y el lugar de trabajo". Los jueces tambi?n han valorado especialmente el testimonio de los compa?eros de trabajo de la fallecida, todos ellos especialistas en psiquiatr?a y psicolog?a, que "en ning?n momento han descartado que en las causas del suicidio no hubiesen tenido especial relevancia los problemas emocionales derivados de sus condiciones laborales y el temor (de la doctora) a enfrentarse al trabajo".

El Tribunal Superior de Catalu?a considera probado que "la situaci?n emocional determinante de esta decisi?n se encuentra directamente relacionada con las condiciones laborales del trabajador que adopta tan dr?stica medida fruto de la angustia y tensi?n que su vida laboral le produce".

La sentencia resta importancia al hecho que, en los d?as previos al fatal suceso, la mujer no solicit? la baja laboral por este motivo. El tribunal se decanta por esta decisi?n "a?n cuando siempre resulte incomprensible para terceras personas una decisi?n tan dr?stica, cuando no existen antecedentes psicol?gicos que puedan permitir entenderla y se produce de forma tan repentina, sin que conste un desencadenante inmediato que, de forma alguna, lleve a conocer los motivos de un suceso de tal gravedad".
Publicado por tuasesor @ 23:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios