Jueves, 11 de agosto de 2005
El cumplimiento de las medidas de seguridad, con toda la importancia que tiene, no es el ?nico camino para evitar los accidentes. Hay otros, y todos han de ser utilizados si queremos terminar con la lacra social que representan los accidentes laborales.

Nos referimos a las costumbres preventivas de trabajo. ?stas son, a su vez, una base para la verdadera cultura preventiva, e incluso para una nueva cultura de la relaci?n laboral, que reclama el editorial.

Dentro de las empresas, as? como tambi?n entre ellas, todos los trabajos van en cadena; ello significa que las actuaciones de unos afectan a las de otros; por ello, trabajar preventivamente significa tener en cuenta al siguiente para evitarle problemas. Haci?ndolo as? se previenen repeticiones de trabajos, problemas de calidad, desmotivaciones, prisas de ?ltima hora, estr?s, etc. que son las condiciones de riesgo que en ?ltimo caso, producen los accidente y las enfermedades laborales.

As?, para evitar los accidentes no s?lo hay que cumplir la Ley sino tambi?n hay que practicar formas preventivas de trabajo, como la de trabajar para el siguiente que se ha descrito.

Por experiencia pr?ctica, sabemos que las sucesivas Leyes y Reglamentos no han favorecido la aparici?n de costumbres preventivas de trabajo como la descrita; por eso, para estimularlas se necesitan poner en marcha acciones espec?ficas que lo hagan.

Quiz? est? comenzando a ponerse en evidencia que se necesita abrir un segundo frente, el de las costumbres de trabajo, y el de la gesti?n preventiva de las empresas que las crean, para ganar la guerra a la siniestralidad laboral.
Publicado por tuasesor @ 0:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios