Jueves, 11 de agosto de 2005
El Juzgado de lo Penal n?mero 3 de Santander conden? a nueve meses de prisi?n al representante legal y encargado de prevenci?n de riesgos laborales de una empresa de la localidad de Pi?lagos. El motivo, sendos delitos contra los derechos de los trabajadores y de imprudencia, que han dado pie a que uno de los empleados sufra una neumoconiosis (nombre t?cnico de una enfermedad cr?nica respiratoria), como consecuencia de la inhalaci?n de polvo de s?lice durante el desempe?o de sus labores.

La sentencia, que ratifica el fallo alcanzado en el juicio con acuerdo de las partes, condena, adem?s, al responsable de prevenci?n de la firma, J.S.G., a pagar una multa de seis meses con cuota diaria de cuatro euros. Respecto a la pena de prisi?n, su ejecuci?n queda suspendida, supeditada a que el acusado no vuelva a delinquir en un plazo estipulado de dos a?os.

El Juzgado considera probado que el empleado afectado, J.A.P.M., trabaj? para la empresa desde el a?o 1993. En ese tiempo, desempe?? labores de granulado y pintado de grandes estructuras met?licas, mediante chorreado en seco con arena de s?lice proyectada a presi?n sobre dichas superficies.

En el acta de la Inspecci?n de Trabajo levantado en su d?a tras notificarse la enfermedad del trabajador -y paralizado hasta obtener la resoluci?n judicial-, se subraya que las labores se realizaban con una protecci?n respiratoria como ??nico medio de prevenir la exposici?n? y, adem?s, constata que la protecci?n respiratoria disponible no reun?a ?las condiciones m?nimas para poder ser utilizada sin supone un riesgo a?adido? para el trabajador.

Tambi?n alertaba la autoridad laboral de que el equipo de suministro de aire al respirador no se somet?a ?a ning?n mantenimiento peri?dico? y el aire que de ?l sal?a no era ?adecuado para ser respirado? por los restos e ?impurezas? que conten?a. La Inspecci?n cuestionaba las medidas de prevenci?n para la actividad de pintado, se?alaba que el trabajador no hab?a recibido ?formaci?n ni informaci?n preventiva? sobre las tareas que realizada y no se le hab?a ofrecido ?la preceptiva vigilancia sanitaria, ni al inicio ni peri?dicamente, a pesar del riesgo de enfermedad profesional existente?.

Finalmente, Trabajo indicaba que la empresa no dispon?a de agua potable ni caliente y era el propio trabajador el que llevaba agua para beber y se ocupaba de limpiar y cuidar su ropa de trabajo.

En la actualidad existen en Cantabria un total de 20 expedientes paralizados en la Inspecci?n de Trabajo a la espera de obtener una resoluci?n judicial. La mec?nica de estos procesos obedece a la detecci?n de una irregularidad por parte de los inspectores de Trabajo. El expediente que ?stos elaboran queda entonces en suspenso hasta que las autoridades judiciales deciden si debe derivarse de los hechos una responsabilidad penal. Una vez dictada la sentencia en los juzgados, el proceso contin?a.
Publicado por tuasesor @ 0:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios