Domingo, 05 de marzo de 2006
La Sala Segunda del Tribunal Constitucional ha concedido el amparo a un trabajador despedido por su orientaci?n sexual. Se trata de la primera vez que el alto tribunal se pronuncia en un caso semejante, en el que el empleado aport? indicios que relacionaban su despido con su condici?n de homosexual, y la empresa que le rescindi? su contrato no logr? neutralizar sus argumentos ni probar las razones disciplinarias que aleg? para justificar su actuaci?n.


El 30 de julio de 2002 la empresa Alitalia L?neas A?reas Italianas despidi? a Paul Ciaccio, un empleado con categor?a profesional de analista de marketing y con contrato de trabajo indefinido. En la carta de despido constan como motivos: la indisciplina en el desempe?o de su puesto de trabajo, la cr?tica constante a directivos de la compa??a y la desidia con que realizaba su trabajo, lo que le llevaba a cometer errores en la cuant?a de las cifras que manipulaba.


Ciaccio demand? a la empresa ante el Juzgado de lo Social n?mero 24 de Barcelona, que determin? la improcedencia del despido, por discriminatorio, al entender que la carta en la que Alitalia L?neas A?reas Italianas notificaba tal decisi?n causaba indefensi?n al trabajador por la falta de concreci?n de las imputaciones, que no se acompa?aban de razones de car?cter disciplinario.


La sentencia de instancia destacaba la existencia de un m?vil de car?cter psicol?gico y de presi?n hacia el trabajador debido a su condici?n de homosexual, ya que consider? probado que en la oficina se conoc?a su opci?n sexual, y que el delegado de la empresa en Barcelona hab?a realizado ciertas expresiones relacionadas con este colectivo.


El Tribunal Superior de Justicia de Catalu?a revoc? la nulidad del despido, aunque tambi?n lo consider? improcedente, porque, en su opini?n, no se trataba de "una arbitraria manifestaci?n disciplinaria por parte de la empresa" y exist?an unos "supuestos incumplimientos contractuales con trascendencia disciplinaria". El Constitucional considera que esta interpretaci?n "no es conforme a los derechos y valores constitucionales en juego" y anula la sentencia del TSJ, para recuperar la dictada por el Juzgado de lo Social.


PROHIBIDO TRATO DISCRIMINATORIO.


La sentencia del alto tribunal, de la que ha sido ponente la magistrada Elisa P?rez Vera, aclara que pese a que la orientaci?n sexual no aparece "expresamente" mencionada en el art?culo 14 de Constituci?n, como uno de los concretos supuestos en que queda prohibido un trato discriminatorio, se trata de una circunstancia "indubitadamente" incluida en la expresi?n "cualquier otra condici?n o circunstancia personal o social" a la que debe ser referida la interdicci?n de la discriminaci?n.


Explica que la homosexualidad comparte con el resto de los supuestos mencionados en el citado art?culo de la Carta Magna "el hecho de ser una diferencia hist?ricamente muy arraigada y que ha situado a los homosexuales, tanto por la acci?n de los poderes p?blicos como por la pr?ctica social, en posiciones desventajosas y contrarias a la dignidad de las personas que reconoce el art?culo 10.1 de la Constituci?n, por los profundos prejuicios arraigados normativa y socialmente contra esta minor?a".


EL EMPRESARIO DEBE ACREDITAR OTROS MOTIVOS.


La Sala recuerda que cuando se prueba indiciariamente que una extinci?n contractual puede enmascarar una lesi?n de los derechos fundamentales, como la discriminaci?n por raz?n de orientaci?n sexual, "incumbe al empresario acreditar que su decisi?n obedece a motivos razonables y ajenos a todo prop?sito atentatorio del derecho del que se trate".


En este sentido, el Constitucional alega que s?lo podr?a llegarse a la conclusi?n de la sentencia recurrida sobre la inexistencia de nulidad del despido, si la empresa hubiera acreditado el incumplimiento contractual recogido en la carta de despido o si hubiera despejado toda conexi?n entre la decisi?n extintiva adoptada y la condici?n de homosexual del trabajador.


Sin embargo, la Sala afirma que la conexi?n alegada por el trabajador "se aprecia a todas luces", porque en la propia sentencia del TSJ se declaran probados los comportamientos despectivos del superior del trabajador respecto de su orientaci?n sexual, "as? como la existencia de una organizaci?n y distribuci?n del trabajo que le perjudicaba, sobrecargando sus obligaciones, todo lo cual apunta como m?nimo la posibilidad de la lesi?n".
Publicado por tuasesor @ 0:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios