Lunes, 13 de marzo de 2006
La patronal CEOE se muestra taxativa sobre la aplicaci?n en las empresas de la ley contra el consumo de tabaco que entr? en vigor a principios de a?o.

En una circular interna enviada a sus afiliados el pasado d?a 12, la confederaci?n que preside Jos? Mar?a Cuevas dice que los h?bitos de los empleados adictos al tabaco ?no deber?an alterar el desarrollo de la actividad normal de la empresa mediante la autorizaci?n de pausas o permisos para fumar?.

La circular incide, incluso, en que tolerar esta pr?ctica por parte de la compa??a ?podr?a generar situaciones de trato diferencial (para los fumadores) respecto a los que no lo son?. Es decir, que los empleados que no son adictos al tabaco pueden sentirse discriminados en sus derechos frente a quienes interrumpen su labor y tienen tiempo libre para fumar.

En su Nota sobre la incidencia en los centros de trabajo de la ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo CEOE recomienda a las empresas que ni siquiera permitan que la pausa del pitillo se trate en los convenios. ?Esta materia no debe tratarse en la negociaci?n colectiva puesto que se trata de (la aplicaci?n) de una ley sanitaria ante la que la empresa no tiene opciones. Debe cumplir y hacer cumplir la ley?.

El documento recuerda que, incluso con arreglo al Estatuto de los Trabajadores, entra dentro de las potestades del empresario ?vigilar el cumplimiento de la prohibici?n por los medios habituales de control de las instrucciones y prever procedimientos internos de actuaci?n y sanci?n disciplinaria para los supuestos de incumplimiento?. As?, CEOE explica que ?el empresario se encuentra ante la obligaci?n legal expresa cuyo contenido es el de no permitir fumar en el centro de trabajo?, y as? debe hacerlo constar a toda la plantilla.

A este respecto, la patronal recalca que la ley considera infracci?n grave ?permitir? fumar en los lugares en los que exista ?prohibici?n total?, como en los centro de trabajo, infracci?n que est? sancionada con una multa de entre 601 y 10.000 euros. Es decir, que la administraci?n auton?mica, que es la que tiene las competencias, puede sancionar al empresario, como responsable del centro de trabajo, si tolera que sus empleados fumen en ?l.

La ley considera infracci?n ?leve? practicar este h?bito en estos lugares, con una sanci?n comprendida entre 30 y 600 euros para el empleado. De la misma forma, la circular de la patronal recuerda a las empresas que no tienen ninguna obligaci?n de financiar tratamientos a sus trabajadores para que dejen de fumar. ?Estos aspectos no son exigibles a las compa??as?.

En consecuencia, las decisiones empresariales que se tomen en sentido contrario, a trav?s de los programas de apoyo terap?uticos y de los servicios de prevenci?n de riesgos laborales ?tendr?n siempre car?cter voluntario? para las empresas.

Curiosamente, la patronal contesta as?, indirectamente, y punto por punto, a CCOO que, recientemente, envi? una circular a sus delegados en las empresas inst?ndoles a incluir la pausa del cigarrillo en la negociaci?n colectiva. El sindicato instaba a sus representantes a que compensasen estas mayor flexibilidad en la jornada laboral, e incluso trabajando fuera de la jornada.

Asimismo, la organizaci?n que dirige Jos? Mar?a Fidalgo recomendaba pedir a las empresas la financiaci?n de tratamientos para que dejen de fumar los trabajadores con este h?bito, y rechazar cualquier posibilidad de que sea objeto de medidas disciplinarias con sanciones. Sin embargo, en sus recomendaciones la confederaci?n empresarial constata que no piensa dejarse sorprender por los sindicatos con un contenido a?adido a los convenios que, en su opini?n, no tiene nada que ver con el orden laboral.

As?, la circular refleja que la ley de medidas sanitarias contra el tabaco ?es una norma de naturaleza sanitaria, de salud p?blica?. Por lo tanto, a juicio de la patronal, ?no tiene car?cter laboral, ni de prevenci?n de riesgos laborales ni es reguladora de las condiciones de trabajo?. Eso s?, en el cumplimiento de la norma, el empresario debe informar ?de manera visible? a sus empleados, incluyendo carteles en las distintas dependencias del centro de trabajo, como el comedor, las salas de espera, vestuarios, etc, adem?s de dar instrucciones ?precisas y claras? sobre la prohibici?n de fumar y, en consecuencia, la voluntad de la compa??a de no permitirlo
Publicado por tuasesor @ 1:17
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios