Lunes, 26 de febrero de 2007
La "espec?fica relevancia constitucional" de la "libertad de expresi?n reforzada" de los Letrados en el desempe?o de sus funciones trae causa de su inmediata conexi?n con el derecho a la defensa de la parte

Una sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Constitucional, del 11 de diciembre de 2006, otorga el amparo solicitado por un abogado gallego contra una resoluci?n de la Junta de gobierno del Colegio de Abogados de Ferrol, que le impon?a la sanci?n de 15 d?as de suspensi?n en el ejercicio de la abogac?a, por considerar vulnerado su derecho fundamental a la libertad de expresi?n, recogido en el art?culo 20.1?) de la Constituci?n.

Mientras que el demandante en amparo aleg? que se vulneraban sus derechos a la libertad de expresi?n en relaci?n con el derecho a la defensa [art?culos 20.1 a) y 24.2 de la Constituci?n], a la presunci?n de inocencia, a ser juzgado por un ?rgano imparcial, a la doble instancia en el procedimiento administrativo sancionador y a la igualdad reconocida en el art?culo 14 de la Carta Magna, el Consejo de la Abogac?a Gallega entend?a que el demandante traspas? los l?mites configuradores del derecho a la libertad de expresi?n, penetrando en el campo de la injustificada ofensa a un compa?ero de profesi?n que, adem?s, ostentaba el cargo de Decano del Colegio de Abogados de Ferrol.

As?, el Tribunal Constitucional recuerda su jurisprudencia sobre la materia, que afirma que ?el ejercicio de la libertad de expresi?n en el seno del proceso judicial por los Letrados de las partes, en el desempe?o de sus funciones de asistencia t?cnica, posee una singular cualificaci?n, al estar ligado estrechamente a la efectividad de los derechos de defensa del art. 24 CE (STC 113/2000, de 5 de mayo, FJ 4)?. Tambi?n se indica que la ?espec?fica relevancia constitucional? de la ?libertad de expresi?n reforzada? de los Letrados en el desempe?o de sus funciones trae causa de su inmediata conexi?n con la efectividad de otro derecho fundamental, el derecho a la defensa de la parte, y ?tiene ?ntima relaci?n con el adecuado funcionamiento de los ?rganos jurisdiccionales en el cumplimiento del propio y fundamental papel que la Constituci?n les atribuye?; por ello se se?ala que ?se trata de una manifestaci?n especialmente inmune a las restricciones que en otro contexto habr?an de operar?.

Asimismo, se recuerda que ?la especial cualidad de la libertad de expresi?n del Abogado en el ejercicio de defensa de su patrocinado debe valorarse en el marco en el que se ejerce y atendiendo a su funcionalidad para el logro de las finalidades que justifican su privilegiado r?gimen, sin que ampare el desconocimiento del respeto debido a las dem?s partes presentes en el procedimiento y a la autoridad e imparcialidad del Poder Judicial, que el art?culo 10.2 del Convenio europeo de derechos humanos erige en l?mite expl?cito a la libertad de expresi?n?.

Por ello, ?para poder apreciar si las correcciones disciplinarias impuestas a los Abogados en el ejercicio de su funci?n de defensa son acordes con el derecho a la libertad de expresi?n debe atenderse a si las expresiones utilizadas resultaban justificadas por las exigencias del ejercicio del derecho de defensa, y para ello deber?n tenerse en cuenta las circunstancias concurrentes, pues ?stas pueden justificar la mayor beligerancia en los argumentos sin m?s l?mite que el insulto y la descalificaci?n innecesaria?. ?Excluidos el insulto y la descalificaci?n, -contin?a el fallo- la libre expresi?n de un Abogado en el ejercicio de la defensa de su patrocinado ha de ser amparada por este Tribunal cuando en el marco de la misma se efect?an afirmaciones y juicios instrumentalmente ordenados a la argumentaci?n necesaria para impetrar de los ?rganos judiciales la debida tutela de los ciudadanos en el ejercicio de sus derechos e intereses leg?timos?.
Publicado por tuasesor @ 18:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios