Lunes, 05 de marzo de 2007
Recurso 791/2001
SUMARIO:
Aunque las empresas tengan a disposici?n de los trabajadores dispositivos protectores de los o?dos, ?stos responden a sistemas de protecci?n personal, pero no afectan al sistema establecido de trabajo ni a la naturaleza y condiciones de ?ste, en cuanto no suponen mejoras objetivas, bien de las instalaciones, bien de los procedimientos de trabajo tendentes a producir una reducci?n objetiva de los ruidos. Por tanto, aunque la empresa cumpla la normativa vigente, no puede llegarse al extremo de exigir para el reconocimiento del plus correspondiente que el riesgo sea inminente y concreto.
PRECEPTOS:
RD 1316/1989 (Protecci?n de los trabajadores frente a los riesgos derivados de la exposici?n al ruido), arts. 4.? 2, 5.?, 6.?, 7.? y 10.1.
PONENTE:
D. Francisco Mart?nez Cimiano.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
Primero. Frente a la sentencia de instancia, estimatoria de la demanda, deduce recurso de suplicaci?n la parte demandada, que lo ampara procesalmente en el apartado c) del art?culo 191 del Texto Refundido de la Ley de Procedimiento Laboral, denunciando, como censura jur?dica, la violaci?n e interpretaci?n err?nea de los art?culos 5.?, 6.? y 7.? del Real Decreto de 27 de octubre de 1989, y del art?culo 38 del Convenio Colectivo de Empresa, para los a?os 2000 a 2004, as? como la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevenci?n de Riesgos Laborales que seg?n la parte recurrente no estipula ni menciona en su articulado el abono de un plus de penosidad por el tema de los ruidos, entendiendo dicha parte, seg?n su criterio, que el esp?ritu de la Ley es obligar a las empresas a la disminuci?n de los riesgos laborales, protegiendo la salud de los trabajadores, y nunca con la finalidad de enriquecer a los mismos.

Segundo. El recurso en forma alguna puede prosperar, ya que si partimos de la inalterada fundamentaci?n f?ctica de la sentencia impugnada, del contenido del art?culo 38 del Convenio de aplicaci?n al caso y de lo establecido al respecto por la doctrina unificada, expresada en las sentencias citadas por la Magistrada de instancia y en otras posteriores, se debe llegar a la conclusi?n de que el nivel de ruido de 80 dBA o superior tiene un especial significado de riesgo que sin perjuicio de la obligatoriedad de adopci?n de determinadas medidas precautorias, genera el derecho al percibo del plus de penosidad correspondiente, al deberse calificar de penoso el puesto desarrollado en determinadas circunstancias; dicha doctrina jurisprudencial, uniformemente, dice ?que en nuestro sistema normativo la penosidad en el trabajo, en relaci?n con el ruido, se produce a partir de los ochenta decibelios, nivel con el que ha de producirse ya, con car?cter obligatorio, la adopci?n de determinadas medidas de protecci?n por las empresas. Como dijo la Sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo de fecha 28 de diciembre 1990, en supuesto de pretendida y estimada excepcional penosidad, la entrada en vigor del Real Decreto 1316/1989 "no supone que el l?mite de decibelios se haya aumentado, como se deduce de la consideraci?n de los art?culos 4.? 2, 5.? y 10.1 del mismo, en cuanto que las medidas protectoras resultan obligatorias a partir de los 80". Por ?ltimo, no es ?bice a la expresada conclusi?n el hecho de que las empresas tengan a disposici?n de los trabajadores, como sucede en los supuestos de autos y de la sentencia de contraste, dispositivos protectores de los o?dos, incluso aunque aqu?llos se nieguen a utilizarlos por ser molestos, como dice la sentencia recurrida.

Y es que tales dispositivos responden a sistemas de protecci?n personal del trabajador, amortiguando el ruido, pero no afectan al sistema establecido de trabajo ni a la naturaleza y condiciones objetivas de ?ste, en cuanto no suponen mejoras objetivas bien de las instalaciones bien de los procedimientos de trabajo tendentes a producir una reducci?n objetiva de los ruidos. Por ello, sin perjuicio de que la disponibilidad de tales protectores auditivos pueda hacer patente el cumplimiento de la normativa vigente por la empresa, ello no impide la calificaci?n de penosa que haya de corresponder objetivamente a la actividad laboral?.

Tercero. Posteriormente a las sentencias reflejadas en la resoluci?n que se recurre, el Tribunal Supremo (TS) ha vuelto a declarar que el car?cter especialmente penoso, t?xico o peligroso de un puesto de trabajo no se excluye por la existencia de determinadas medidas de seguridad, que, obviamente han de adoptarse para evitar en lo posible siniestros previsibles; no puede llegarse al extremo de exigir, para el reconocimiento del plus correspondiente, que el riesgo sea inminente y concreto, Sentencias de 21 de julio de 1997, recurso 547/1997 y 22 de enero de 1999, recurso 810/1997.

Cuarto. En armon?a con todo lo expuesto y como ya ha quedado indicado, procede la desestimaci?n del recurso y la plena confirmaci?n de la sentencia recurrida, por acertada y ajustada a derecho.

FALLAMOS
Desestimamos el recurso de suplicaci?n interpuesto por T... y C... de A... P..., S.L. contra la Sentencia dictada por el Juzgado de lo Social n?mero 2 de Santander con fecha 12 de julio de 2001 en virtud de demanda formulada por la Federaci?n Minerometal?rgica de CC.OO. en Cantabria contra la empresa T... y C... de A... P..., S.L. y comit? de empresa de la misma, sobre conflicto colectivo, y en consecuencia confirmamos la sentencia recurrida.
Dese al dep?sito constituido el destino legal correspondiente.

Notif?quese esta sentencia a las partes y a la Fiscal?a del Tribunal Superior de Justicia, previni?ndoles de su derecho a interponer contra la misma recurso de casaci?n para la unificaci?n de doctrina para ante la Sala de lo Social del TS dentro de los 10 d?as h?biles contados a partir del siguiente al de su notificaci?n. El recurrente deber? acreditar mediante resguardo entregado en la Secretar?a de la Sala de lo Social del TS al tiempo de la personaci?n, la consignaci?n de un dep?sito de 50.000 pesetas en la entidad de cr?dito Banco B..., cuenta corriente ..., sucursal de Madrid, calle ..., oficina ..., para la Sala Social del TS.

Devu?lvanse, una vez firme la sentencia, los autos al Juzgado de procedencia con certificaci?n de esta resoluci?n y d?jese otra certificaci?n en el rollo de archivar en este Tribunal
Publicado por tuasesor @ 9:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios