Lunes, 05 de marzo de 2007
En Barcelona a 21 de junio de 2000

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Catalu?a, compuesta por los Ilmos. Sres. citados al margen, EN NOMBRE DEL REY ha dictado la siguiente
S E N T E N C I A N? 5387/2000: En el recurso de suplicaci?n interpuesto por J.A.M.P. frente a la Sentencia del Juzgado de lo Social N?22 Barcelona de fecha 30 de Octubre de 1999 dictada en el procedimiento n? 363/1999 y siendo recurrido/a CENTRO EUROPEO DE EVOLUCION ECON?MICA S.A.. Ha actuado como Ponente el Ilmo. Sr. D. Jos? C?sar ?lvarez Mart?nez.

Antecedentes de Hecho
PRIMERO.- Con fecha 8-4-99 tuvo entrada en el citado Juzgado de lo Social demanda sobre Reclamaci?n cantidad, en la que el actor alegando los hechos y fundamentos de derecho que estim? procedentes, terminaba suplicando se dictara sentencia en los t?rminos de la misma. Admitida la demanda a tr?mite y celebrado

el juicio se dict? sentencia con fecha 30 de Octubre de 1999 que conten?a el siguiente Fallo:

Que desestimando la excepci?n de incompetencia de jurisdicci?n por raz?n del territorio, y estimando la demanda presentada por D. J.A.G.C. en representaci?n del Centro Europeo de Evoluci?n Econ?mica, S.A. (CEDEC,S.A.) contra D. J.A.M.P., condeno al demandado a que abone a la actora la suma de 2.390.045 pesetas.

SEGUNDO.- En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los siguientes:

1.- El demandado, D. J.A.M.P. DNI nr. XXX prest? sus servicios para la empresa actora Centro Europeo de Evoluci?n Econ?mica, S.A. ( c.e.d.e.c., s.a. ) desde el 27-2-97 a 23-10-98 dedicada a la organizaci?n de empresas mediante estudios que realiza por personal especializado. Uno de estos trabajadores era el hoy demandado Sr. M., con categor?a de consultor.

2.- Entre las partes se suscribi? un contrato de trabajo de fecha 27-2-97 que se acompa?a como Doc. n? 1 de la demandada y Doc. n? 1 tambi?n de la actora. Se da por reproducido.

3.- El trabajador Sr. M., mientras prestaba sus servicios para CEDEC,s.a. realiz? trabajos para la cliente de aquella, empresa Hermanos Canton, S.A. que explota el Hotel Restaurante La Gruta durante el per?odo 22-6-97 a 23-9-97.

4.- El 25-9-98 el demandado solicit? su cese voluntario a la empleadora CEDEC,S.A. y el 23-10-98 se hizo efectivo suscribiendo el 27-10-98 el documento de saldo y finiquito que se aporta como doc. n? 1 bis de la actora.

5.- Desde el 2-1-99, tres meses despu?s del cese en la actora, el trabajador se dio de alta en la empresa Hermanos Canton, S.A. anterior cliente de CEDEC,S.A. y para la que hab?a realizado trabajos como consultor de esta en el per?odo 22-6-97 a 23-9-97.

6.- La empresa actora reclama en compensaci?n por el incumplimiento del pacto de no comparecencia la suma de 2.390.045 pesetas conforme al desglose conceptual que se relaciona en el hecho sexto del escrito de demanda.

7.- El 29-3-99 se celebr? el acto de conciliaci?n sin efecto.

8.- El demandado Sr. M., mientras dur? la relaci?n con CEDEC ten?a su domicilio en Barcelona C/ XXX 104, 3? y realizaba su trabajo en el centro de Barcelona a donde acud?a siempre que no se hallaba comisionado como consultorio trabajando

para alg?n cliente fuera de Barcelona.

TERCERO.- Contra dicha sentencia anunci? recurso de suplicaci?n la parte demandada, que formaliz? dentro de plazo, y que la parte contraria, a la que se dio traslado lo impugno, elevando los autos a este Tribunal dando lugar al presente rollo.

Fundamentos de Derecho
PRIMERO.- Que denunci?ndose, en el escrito de impugnaci?n al recurso, como cuesti?n previa el incumplimiento por el recurrente del deber establecido por el art 228 de la L.P.L. de consignar, al anunciar el de suplicaci?n, la cantidad objeto de la condena, se hace menester, tanto por su naturaleza de afectante al orden p?blico como por su trascendencia - ya que en caso de aceptarse tal denuncia quedar?a vedado a la Sala cualquier an?lisis o enjuiciamiento de los motivos de recurso - abordar y decidir a limine tal cuesti?n desestim?ndola ya que, conforme al contenido literal de dicho precepto - al que a tenor de lo determinado por los art. 3-1? y 1.281 p?rrafo 1? ambos del C?digo Civil a de estarse - tal exigencia viene referida por el mismo a ?nicamente el recurrente que no gozase del beneficio de justicia gratuita que expresamente el nr. 2 del anterior art. 25 de la misma ley procesal reconoce y otorga, entre otros, a los trabajadores que como tales act?en o intervengan en el proceso, como as? se infiere de dicho precepto encuadrado en el cap?tulo IV del t?tulo II del libre I de dicho texto legal " de las partes procesales " y si, indiscutidamente, la demanda origen del litigio, formulada por la representaci?n de la empresa expresamente se dirige contra el demandado en su condici?n y calidad de trabajador que fue de la misma en reclamaci?n de derechos o intereses derivados de la relaci?n contractual mantenida entre ambos como empleadora y trabajador, es claro que con independencia de la cualidad o condici?n que al margen o tras aquella relaci?n al demandado aludido pueda atribuirse, en su car?cter de tal ostenta en el litigio la del trabajador con goce, en consecuencia, del beneficio de justicia gratuita y exclusi?n por ende del deber de consignaci?n de la cantidad objeto de la condena.

SEGUNDO.- Que tras la exposici?n que bajo el ep?grafe de " antecedentes " la recurrente, representante del demandado, estima de inter?s y que por no constituir, conforme a lo prevenido por el art. 191 objeto de la suplicaci?n ni cumplir en su formulaci?n las exigencias que determina el siguiente art. 194, ambos de la L.P.L., a de privarseles de todo valor o trascendencia, teni?ndolos a todos los efectos por no puestos, refiere el escrito de formalizaci?n su primer motivo, con correcto amparo en el apartado b) del precepto legal primeramente indicado, a la

revisi?n de los hechos declarados probados con petici?n de adicci?n del particular que para el ordinal sexto de los consignados en la sentencia de instancia propone y que a de desestimarse en recta aplicaci?n de dicho precepto legal y tan constante como reiterada doctrina sustentada por la Sala entre otras m?ltiples coincidentes sentencias de 3 de Mayo de 1995, 19 de Septiembre de 1997 y 10 de Junio de 1999 a cuyo tenor, cualquier modificaci?n o alteraci?n en el relato de hechos declarados como acreditados por el Juzgador a quo no solo ha de resultar trascendente a efectos de la soluci?n del litigio sino, en todo caso a de apoyarse en concreto documento aut?ntico o prueba pericial que obrante en los autos patentice de manera clara, evidente y directa, de forma contundente e incuestionable y sin necesidad de acudir a c?lculos matem?ticos, hip?tesis o argumentaciones m?s o menos l?gicas naturales o razonables, el error del aquel juzgador. Y ello no solo porque el sentido negativo en que la adici?n que se pretende se formula -" al actor no se le abono... no constando en los hechos..." - no integran ni constituye un hecho sino un " no hecho " que como tal no tiene cabida como probado conforme al contenido nr. 2 del art. 97 de la L.P.L.; sino adem?s y principalmente, porque en pro de tal adicci?n no se invoca sino el contenido de los folios 165 a 207 de los autos integrados por recibos salariales que, como afirma el T. Supremo en sentencia de 15 de Mayo de 1990 y sustenta la Sala con reiteraci?n entre otras en las suyas de 12 de Noviembre de 1991, 7 de Julio de 1992 y 23 de Septiembre de 1993 solo evidencian el hecho del pago y la cantidad a que el mismo asciende careciendo de todo valor a efectos de revisi?n f?ctica en suplicaci?n ya que a trav?s de los mismos no se pueden acreditar extremos que exigen una prueba completa y acabada de los hechos cuya inserci?n se interesa, y, en todo caso, referir?n lo cobrado por el trabajador, pero no los conceptos por los que cobro ni a?n menos lo que tuviera o no tuviera derecho a cobrar.

TERCERO.- Que tambi?n con correcto amparo, ahora en el siguiente apartado c) del mismo repetido articulo 191 de la L.P.L. y bajo dos puntos separados refiere el escrito de recurso su ?ltimo motivo de suplicaci?n al examen del derecho substantivo aplicado que, partiendo de la certeza jur?dica - conforme a lo precedentemente argumentado- invariado relato de hechos consignado como probados en el particular correspondiente y circunstancias facticas contenidas en el fundamente de derecho 4? - que a?n cuando con inadecuada ubicaci?n no por ello pierden su car?cter de aut?nticos hechos probados como afirma la Sala en sentencia de 27 de Diciembre de 1991 dada la unidad org?nica atribuida a la sentencia en su ?ntegra contemplaci?n- de la resoluci?n de instancia, han de seguir la misma suerte desestimatoria pues con abstracci?n de que si por la propia recurrente se supedita el ?xito de tales motivos al de la revisi?n f?ctica solicitada, dada la estrecha relaci?n que la misma guarda con la dimensi?n jur?dica pretendida, desestimada aquella deviene inatendible esta como afirmara ya el T.S. entre otras sentencias de 6 de Diciembre de 1979 y 10 de Mayo de 1980, es lo cierto que:

a) La denuncia de vulneraci?n por la sentencia recurrida del contenido del nr. 2 del art. 21 del E.T. porque " en el caso de autos no se ha probado la existencia del efectivo inter?s industrial o comercial de la empresa demandante en la no competencia o actividad competencia del demandado" porque, con abstracci?n de que tal cuesti?n integra y constituye una rex nova que , por no alegada ni discutida en el juicio ni aborada ni decidida por la resoluci?n recurrida, no puede ser esgrimida en v?a de recurso sin quebranto de los principios dispositivos, derogaci?n e igualdad que informa nuestro sistema jur?dico procesal, como afirmara ya el Tribunal Supremo entre otras sentencias de 4 de Mayo de 1984 y 9 de Octubre de 1986; es lo cierto que conforme a la misma doctrina jurisprudencial ahora sustentada entre otras sentencias del mismo alto Tribunal de 25 de Junio de 1983, 2 de Julio de 1985, 12 de Julio de 1988 y 29 de Marzo de 1990, la dedicaci?n o actividades de la misma o similar naturaleza o rama de la producci?n por parte del que fue trabajador de una empresa determianda al generar intereses contrapuestos implica un inter?s efectivo, industrial o comercial, sin que sea menester que el perjuicio que de tal concurrente actividad se desprenda sea efectivo y real bastando con que se potencial ya que el perjuicio se presume con presunci?n iuris tamtum, en todo trabajo de actividad id?ntica o similar, m?xime cuando se lleva a cabo o realiza con o en relaci?n con clientes cuyo conocimiento se adquiri? a trav?s de la condici?n de empleado de la empresa para la que anteriormente se hab?an prestado servicios bajo salario y dependencia.

b)La tambi?n denuncia de infracci?n del mismo precepto legal aludido al no constar acreditado el abono al trabajador de la compensaci?n econ?mica legalmente exigida para la validez del pacto de no competencia para despu?s de extinguido el contrato de trabajo, porque adem?s de que tal punto y extremo - conforme al contenido del pen?ltimo p?rrafo del fundamente de derecho 4? de la resoluci?n de instancia - y por las mismas razones precedentemente aludidas, integra una cuesti?n novedosa no susceptible de ser enjuiciada por la Sala que ha de referir su decisi?n a lo que en el litigio se haya discutido, es lo cierto que con incontrovertido valor de hechos probados en el mismo particular aludido el juzgador a quo constata no solo la percepci?n por el trabajador demandado de la cantidad establecida en el pacto de no competencia sino que cient?fica la misma en 119.502,- Ptas. mensuales equivalente al total de 2.390.045,- ptas.durante los 20 meses que duro la relaci?n laboral sin que se halla discutido no ya la existencia y realidad de tal pacto y abono sino, ni siquiera " supermenorizaci?n,con posici?n y cuantificaci?n " ya que " simplemente se ha negado por excesiva la cl?usula que le sirve de fundamento ". Lo que denota y evidencia que la denuncia de la recurrente no responde a la realidad y que con independencia del particular juicio que pueda merecer la alegaci?n - en tan extempor?neo como inadecuado momento procesal - de la novaci?n con supresi?n del tacto en cuesti?n, es lo cierto que ni iniciariamente siquiera se constata su existencia y conforme al viejo aforismo con valor de principio procesal " quod non est in iuditio non est in mundo "; y

c) La alegaciones de inadecuaci?n de la compensaci?n econ?mica y nulidad de la cl?usula contractual que obliga a devolver la cantidad percibida, no merecen otra ni m?s acogida que la tambi?n desestimatoria pues con abstracci?n de que la " compensaci?n " es un concepto jur?dico cuya valoraci?n es facultad del juzgador a quo sin que salvo supuestos desorbitados o de manifiestamente desproporcionada a la Sala le sea dado enjuiciar ni por ende alterar la valoraci?n de aquel juzgador, es claro que el hecho de que por contraer el compromiso de no dedicarse en actividad competitiva de la empresa demandante dos a?os a partir de la extinci?n de la relaci?n laboral, percibir mensualmente 119.502,- Ptas. - muy superior al salario m?nimo interprofesional equivalente a 1/5 del salario correspondiente que el juzgador a quo estima y valora como " adecuada " podr? tildarse de justa e injusta y hasta de correspondiente o no con la condici?n que trata de compensar pero lo que ni legal ni jur?dicamente resulta admisible es pretender " como en el escrito de recurso se esgrime" que tal adecuaci?n halla de venir referida solo a la posibilidad de permitirle mantener unos ingresos dignos durante dos a?os que le libere de todo deber y posibilidad de obtener otros ingresos y dedicarse a otros o inclusos una misma actividad siempre que no implicara competencia con la empresa. Y desde luego y al margen del respeto que las hipot?ticas conclusivas deducciones por la recurrente ha de merecer, sin otra ni m?s apoyatura que sus afirmaciones f?cticas y particulares apreciaciones jur?dicas, la realidad declarada como acreditada es la de la existencia del pacto de no competencia suscrito entre los contendientes, la efectividad de su cumplimiento durante abono mensual de la cantidad pactada por la empresa demandada y la transgresi?n, mediante prestaci?n de los mismo servicios para cliente de la empresa demandante por el demando a los dos meses despu?s de haber cesado en su relaci?n laboral de la misma lo que, en recta aplicaci?n de lo prevenido por el nr. 2 del art. 21 y art. 5-f en relaci?n con el anterior art. 8 y 20-2? in fine del E.T. y art. 1.255 y 1.258, 1278 y 1152 ?stos del C?digo Civil, conlleva a la obligada estimaci?n de la pretensi?n deducida por la actora en su demanda por lo que al decidirlo as? la resoluci?n recurrida, por acomodada al ordenamiento ha de confirmarse;y

d) Finalmente, la denuncia de vulneraci?n por dicha resoluci?n del contenido del art. 1214 en relaci?n con el 1225 ambos del C?digo Civil, deviene tan procesalmente inaceptable como jur?dicamente inatendible porque no solo, como el T.Constitucional afirma entre otras sentencias de 25 de Enero de 1983 y 18 de Octubre de 1983, la suplicaci?n no constituye una segunda instancia ni una apelaci?n que permita una revisi?n ex novo del tema litigioso sino un recurso extraordinario que no permite otro ni m?s enjuiciamiento que el de las cuestiones que constituyendo su objeto conforme al art. 191 , hallan sido planteadas cumpliendo las exigencias determinadas por el siguiente art. 194 ambos de la L.P.L. hayan sido formuladas discutidas y suscitadas en la instancia y la invocaci?n de suscripci?n de documento de saldo y finiquito, con car?cter vinculante para la demandante no se adujo ni invoco en tal momento procesal lo que impide su formulaci?n sorpresiva en v?a de alzada al colocar a la recurrida, sobre tal punto y extremo, en situaci?n de indefensi?n y porque, como afirma el T.Supremo en sentencia de 31 de Marzo de 1991 y 9 de Abril de 1997, el art. 1214 del C?digo Civil no es norma que contenga criterios valorativos de prueba sino que regula el onnus probandi que solo es de aplicaci?n cuando hay inexistencia probatoria sin que su invocaci?n a efectos de suplicaci?n devenga admisible cuando obran datos acreditativos en los autos, lo que en el casus enjuiciado implica la inadmisibilidad de la aducida denuncia de vulneraci?n de dicho precepto legal.Sino que adem?s la sola y simple lectura del documento de saldo y finiquito obrante al folio 51 de los autos evidencia y patentiza - dado los claros t?rminos de su contenido a los que de conformidad con lo establecido en el art. 1281 del C?digo Civil ha de estarse - que - como atinadamente el escrito de impugnaci?n al recurso esgrime- el ?nico que mediante la suscripci?n de tal documento se dio por saldado y finiquitado oblig?ndose a nada m?s pedir ni reclamar, fue el demandado-recurrente cuyas manifestaciones y obligatoriedad no pueden pretenderse hacer extensivas a la contraparte que ni los formulo ni los suscribi? ni adem?s podr?a referirse a derechos a?n no nacidos para ella.

Vistos los preceptos legales citados, sus concordantes y dem?s disposiciones de general y pertinente aplicaci?n.

Fallo
Que DESESTIMANDO el recurso de suplicaci?n interpuesto por la representaci?n de J.A.M. contra la sentencia dictada el 30 de Octubre de 1999 por el Juzgado de lo social nr. 22 de los de esta capital en autos seguidos ante el mismo bajo el nr 363 de 1999 a instancia del CENTRO EUROPEO DE EVOLUCI?N ECON?MICA S.A. contra dicho demandado recurrente sobre reclamaci?n de cantidad debemos CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS ?ntegramente dicha resoluci?n.

Contra esta Sentencia cabe Recurso de Casaci?n para la Unificaci?n de Doctrina que deber? prepararse ante esta Sala en los diez d?as siguientes a la notificaci?n, con los requisitos previstos en los n?meros 2 y 3 del Art?culo 219 de la Ley de Procedimiento Laboral.

Notifiquese esta resoluci?n a las partes y a la Fiscal?a del Tribunal Superior de Justicia de Catalu?a, y exp?dase testimonio que quedar? unido al rollo de su raz?n, incorpor?ndose el original al correspondiente libro de sentencias.

As? por nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACION: La anterior sentencia ha sido leida y publicada en el d?a de su fecha por el Ilmo. Sr. Magistrado Ponente, de lo que doy fe.
Publicado por tuasesor @ 9:30
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por BIMIND
S?bado, 16 de agosto de 2008 | 19:20
En primer lugar felicitarte por tu blog. Creo que a muchos abogados de profesi?n y graduados sociales les gustar? por el contenido que expones.

Mi vinculaci?n a tu noticia es que conozco a uno de los comparecientes y me gustar?a charlar contigo