Mi?rcoles, 07 de marzo de 2007
mi? 07 mar 2007 ?


Despedir en el embarazo no es nulo cuando se desconoce
Tanto el juzgado como el Tribunal Superior de Justicia estimaron que el despido era nulo, siendo el Tribunal Supremo quien resolvi? en ?ltima instancia.

La trabajadora prestaba servicios en un hotel. Por una falta de obediencia, la empresa le despidi? reconociendo en el momento la improcedencia de la actuaci?n y consignando la indemnizaci?n correspondiente. El hecho tuvo lugar el d?a 16 de julio. El 18 del mismo mes, la empleada se hizo un test de embarazo con resultado positivo. Adem?s, la compa??a no conoc?a que ella se presentaba a las elecciones del comit? de empresa.

La discusi?n se centra en si es necesario que el empresario conozca que la trabajadora est? embarazada para que el despido se considere nulo o si basta con que se encuentre en ese estado para que cualquier despido sea nulo.

Decisi?n del Supremo
El Tribunal Supremo cree necesario el conocimiento por el empleador del estado de embarazo como elemento o requisito constitutivo del despido nulo de la mujer. La incardinaci?n del despido nulo como un supuesto con m?vil discriminatorio se recoge en la exposici?n de motivos de la ley en un pasaje que dice literalmente as?: "El ?ltimo art?culo del Cap?tulo I prev? las modificaciones que han de realizarse en el Estatuto de los Trabajadores relativas a la extinci?n del contrato de trabajo.

Para ello, se declara expresamente nula (en la nueva redacci?n del art?culo 55.5 del Estatuto) la decisi?n extintiva o el despido motivado, entre otros, por el embarazo". Parece claro, dice el Supremo, que el presupuesto para que un despido sea "motivado" por el embarazo de una trabajadora es su conocimiento por parte del empresario que lo decide. Siendo ello as?, la tesis de la nulidad objetiva del despido por embarazo no se ajusta a la finalidad de la norma.

Adem?s de este argumento, indica el Tribunal otra raz?n, que es la seguridad jur?dica. En efecto, el principal ingrediente de ?sta es la certeza, como conocimiento seguro y claro de algo. Pues bien, la certeza se sacrifica en la tesis de la nulidad objetiva m?s all? de lo que parece razonable e inevitable en la vida jur?dica, en cuanto que la calificaci?n de nulidad del despido, reservada a conductas empresariales merecedoras de un reproche especialmente severo, se hace depender en los supuestos de despido de mujeres en edad de procrear del dato totalmente azaroso del estado de gestaci?n.

Esto es imposible de conocer durante un cierto tiempo incluso por la propia mujer embarazada, como suced?a precisamente en este caso, donde la trabajadora despedida no ten?a constancia m?dica de su estado de embarazo, acreditado seg?n el relato f?ctico por prueba posterior al despido.

Por todo ello, el Tribunal Supremo entiende que el despido es improcedente y no nulo.
Publicado por tuasesor @ 18:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios