Viernes, 09 de marzo de 2007
Una alteraci?n gen?tica en el cromosoma 15 es el principal factor de riesgo para que se desencadenen trastornos de ansiedad, la enfermedad psiqui?trica m?s frecuente en el mundo occidental. De acuerdo con los resultados de una investigaci?n que se publica en la revista Cell, considerada la m?s influyente en el ?mbito de la biolog?a molecular, la duplicaci?n de una extensa zona del cromosoma 15, en la que se encuentran de 20 a 60 genes, es la responsable de que los mecanismos cerebrales que regulan los procesos de alerta se vean potenciados.

En estas condiciones, determinados factores ambientales, as? como caracter?sticas propias de la personalidad, acent?an la posibilidad de padecer trastornos de p?nico, agorafobia, fobia social u otras formas de ansiedad.

La investigaci?n que se publica en Cell, iniciada hace m?s de seis a?os, ha sido dirigida por Xavier Estivill, del Centro de Gen?tica M?dica y Molecular del Institito de Investigaci?n Oncol?gica (IRO), y por Antoni Bulbena, del Departamento de Psiquiatr?a del Hospital del Mar, ambos de Barcelona. El origen de la misma se remonta a una curiosa asociaci?n descrita por Bulbena hace una d?cada entre el fen?meno de laxitud articular, relativamente frecuente entre la poblaci?n y que se caracteriza por una mayor flexibilidad de las articulaciones, y trastornos de ansiedad. La asociaci?n impuls? a Bulbena a buscar mecanismos gen?ticos que explicaran este fen?meno.





En colaboraci?n con Estivill, Bulbena reclut? voluntarios de una poblaci?n de Barcelona de apenas 2.000 habitantes. El estudio de sus caracter?sticas gen?ticas, junto con la identificaci?n de personas con trastornos de ansiedad, ha dado como resultado la primera evidencia gen?tica que explica la susceptibilidad a padecer una enfermedad psiqui?trica que afecta entre el 10 y el 15% de la poblaci?n mundial.

Predisposici?n

La causa de estos trastornos, explic? Estivill, arranca de la duplicaci?n de una extensa zona del cromosoma 15 en la que, muy probablemente, se encuentran de 20 a 60 genes. Entre ellos, debido a un fen?meno de contig?idad, los que confieren las caracter?sticas de laxitud articular y algunos de los que predisponen a padecer ansiedad, raz?n que explica la coincidencia de cuadros cl?nicos. La regi?n, denominada DUP25, se encuentra asimismo flanqueada por largas secuencias repetitivas de ADN, cuya longitud se sit?a entre 13.000 y 60.000 nucle?tidos, las letras del genoma. La presencia de estas secuencias a ambos lados de la regi?n DUP25, indic? Estivill, explica, 'muy probablemente', el origen de la duplicaci?n y refuerza el papel del hasta fechas muy recientes considerado ADN basura, constituido por extensas regiones del genoma en las que no existe ning?n gen.

El fen?meno de duplicaci?n, 'presente en un 7% de la poblaci?n general', se?al?, motiva la sobreexpresi?n de los genes responsables de laxitud articular y de ansiedad, des?rdenes que ser?an debidos, por tanto, a algo as? como un exceso de genes. Ello provocar?a que hubiera un mayor n?mero de conexiones neuronales implicadas en los mecanismos de alerta o bien que ?stas fueran m?s sensibles. As?, determinadas situaciones ambientales, sumadas a rasgos propios de la personalidad y el car?cter, acentuar?an las probabilidades de desarrollar cuadros cl?nicos de agorafobia, fobia social, p?nico, fobias simples respecto a animales, a objetos o a situaciones muy espec?ficas y, en general, a diversas formas de ansiedad.

P?nico y fobia social

Los an?lisis gen?ticos practicados al grupo de voluntarios, aclar? el investigador, dejan poco lugar a las dudas. La regi?n DUP25 coincide en el 60% de los casos de laxitud articular y de diversas formas de ansiedad. Por otra parte, todos los pacientes con trastornos de p?nico y fobia social incorporan esta misma regi?n duplicada, que se encuentra presente en el 87% de los casos de laxitud articular. Tan s?lo el 20% de las personas que cuentan con la duplicaci?n no presentan ning?n tipo de ansiedad. Las implicaciones futuras de esta investigaci?n, seg?n Estivill, son de gran trascendencia.

En primer lugar, indic?, por la relaci?n existente entre ansiedad y depresi?n, respecto de la cual ahora se podr?n iniciar trabajos para comprobar si existe una base gen?tica com?n o al menos relacionada. Por otra parte, porque el trabajo constituye la 'primera evidencia gen?tica' que explica una patolog?a compleja de tipo psiqui?trico para la que se podr?n empezar a estudiar 'genes candidatos'. La investigaci?n, concluy? Estivill, refuerza la importancia de la 'revoluci?n biol?gica de la psiquiatr?a', condicionada por la existencia de fen?menos bioqu?micos que inciden en el comportamiento. Resultados como estos, abund?, obligar?n a revisar buena parte de las terapias psiqui?tricas, al tiempo que ayudar?n a definir los mecanismos de acci?n de f?rmacos espec?ficos.
Publicado por tuasesor @ 7:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios