Domingo, 29 de junio de 2008

Sentencia sobre la baja temporal

en vacaciones

El artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores regula las vacaciones anuales,
estableciendo, en esencia, los siguientes puntos:
 
a) que no serán inferior a treinta días naturales, retribuidas y no sustituibles
de cambiar por compensación económica,
b) que el periodo de su disfrute se fijará de común acuerdo entre el empresario
y el trabajador, y
c) que si la empresa fija un calendario el trabajador conocerá las fechas que
le correspondan al menos dos meses antes.
 
Por otra parte, también se determina que si las vacaciones coinciden con una incapacidad temporal causada por embarazo, parto o lactancia natural, o con una suspensión del contrato de trabajo, se tendrá derecho a disfrutar de las vacaciones en fecha distinta, aunque haya terminado el año natural a que correspondan. Sin embargo, cuando las vacaciones coinciden con una baja
por enfermedad común, existen dudas porque se han producido sentencias judiciales de distinto signo
.
Ahora, sin embargo, el Tribunal Supremo, en concreto la Sala General de lo Social, zanja esta cuestión en un sentencia que unifica la doctrina sobre este controvertido tema. El caso analizado se refiere a una reclamación presentada por dos trabajadores de unos grandes almacenes que estuvieron de baja por incapacidad temporal durante seis meses uno y un año el otro. Cuando se reincorporaron al trabajo, ambos pidieron disfrutar las vacaciones perdidas pero la empresa denegó la solicitud. Los empleados ganaron el juicio en primera instancia, el Tribunal Superior de Madrid dio luego la razón a la empresa y ahora el Supremo confirma este último fallo.
Considera el Supremo que cuando se produce incapacidad temporal por enfermedad común, accidente o lesión derivada de riesgo profesional, las vacaciones coincidentes con la baja no se pueden disfrutar después. Argumenta el fallo que lo establecido en el artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores no prevé  “si la incapacidad temporal que acaece y que persiste en días coincidentes
con el periodo acordado de vacaciones da derecho al señalamiento de un nuevo periodo de disfrute”  pues de hecho la ley sólo regula la baja maternal. Y añade  “que, a diferencia de lo que sucede con el supuesto singular de la maternidad, una enfermedad o accidente concurrentes o sobrevenidos en el periodo de vacaciones no alteran el estado de ‘inacción o total omisión
de actividad’ que caracterizan a este último, ni desvirtúan normalmente el efecto de reparación de la fatiga producida por el trabajo prolongado”. Y esta doctrina será válida a pesar de que, como dice la sentencia, “por convenio se procure a veces compensar el tiempo coincidente de incapacidad temporal si ésta ha venido acompañada de hospitalización”
.
 

Publicado por tuasesor @ 2:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios