Mi?rcoles, 01 de febrero de 2012

ZARAGOZA

SENTENCIA: 00021/2012

T.S.J.ARAGON SALA SOCIALZARAGOZA

Sentencia número: 21/2012

 MAGISTRADOS ILMOS. Sres:

D. CARLOS BERMÚDEZ RODRÍGUEZ

D. JOSÉ ENRIQUE MORA MATEO

D. JUAN MOLINS GARCÍA ATANCE

 

En Zaragoza, a veinticinco de enero de dos mil doce.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, compuesta por los Sres. indicados al

margen y presidida por el primero de ellos, pronuncia en nombre del REY esta

S E N T E N C I A

En el recurso de suplicación núm. 912 de 2.011 (Autos núm. 412/2.010), interpuesto por la parte

demandada INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL contra la sentencia dictada por el Juzgado

de lo Social de Teruel, de fecha 2 de noviembre de 2.011 ; siendo demandante DON Jon , sobre incapacidad

permanente total. Ha sido ponente el Ilmo. Sr. D. JUAN MOLINS GARCÍA ATANCE.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO .- Según consta en autos, se presentó demanda por D. Jon , contra el Instituto Nacional de la

Seguridad Social, sobre incapacidad permanente total, y, en su día, se celebró el acto de la vista, habiéndose

dictado sentencia por el Juzgado de lo Social de Teruel, de fecha 2 de noviembre de 2.011 , siendo el fallo

del tenor literal siguiente:

"Que estimando la demanda interpuesta por D. Jon contra el INSS y la TGSS, debo declarar y declaro

al actor en situación de incapacidad permanente en grado de total, para el desempeño de su profesión habitual

de mantenimiento maquinaria, derivada de enfermedad común, así como su derecho a percibir una prestación

mensual y vitalicia correspondiente al 55% de la base reguladora de 1.019,42 euros, desde la fecha de la

presente resolución y consecuentemente debo condenar y condeno al INSS a que reconozca y a la TGSS

a que abone al actor esta prestación, con las correspondientes mejoras y revalorizaciones, desde la fecha

indicada".

SEGUNDO .- En la citada sentencia y como hechos probados se declararon los del tenor literal:

" PRIMERO.- D. Jon , nacido el 12-07-1.978, se encuentra afiliado a la Seguridad Social con el nº

NUM000 , y su profesión habitual ha venido siendo la de trabajador mantenimiento maquinaria, siendo tareas

habituales el cargar y descargar camiones, cambiar motores, cambiar cuchillas, cambiar aceite...

SEGUNDO.- Iniciado expediente de incapacidad permanente del Régimen Especial de Trabajadores

Autónomos, el INSS dictó resolución en fecha 3-08-2.010, denegando la solicitud del Sr. Jon , por no alcanzar

las lesiones que padece un grado suficiente de disminución de su capacidad laboral para ser constitutivas

de una incapacidad permanente, todo ello, previo dictamen propuesta de EVI, que considera al trabajador

afecto del siguiente cuadro residual: "raquialgias mecánicas crónicas. Protusión discal T8-T9. Cervicartrosis

incipiente. Síndrome miofascial en musculatura paravertebral cervical y dorsal".

TERCERO.- El actor interpuso reclamación administrativa previa en fecha 27-08-2.010, que fue

desestimada.

CUARTO.- El Sr. Jon se encuentra afecto de raquialgias mecánicas crónicas, protusión discal T8-T9,

protusión discal posterior difusa C5-C6, abombamiento discal posterior difuso L4-L5, dolor axial generalizado

en el contexto de hernia discal posterior, central y paramedial derecha T8-T9, cervicartrosis incipiente,

síndrome miofascial en musculatura paravertebral cervical y dorsal, colón irritable, fibromialgia, síndrome fatiga

crónica.

QUINTO.- La base reguladora de la prestación de incapacidad permanente pretendida es la suma de

1.019,42 euros mensuales y la fecha de efectos será la fecha de la presente resolución".

TERCERO .- Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por la parte demandada,

siendo impugnado dicho escrito por la parte demandante.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO .- La controversia litigiosa radica en determinar si las dolencias del demandante son

tributarias, por su gravedad, de una incapacidad permanente total para su profesión habitual. La sentencia

de instancia estimó la demanda interpuesta por D. Jon contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social,

declarándole en situación de incapacidad permanente total. Contra ella recurre en suplicación la Letrada de

la Administración Pública de la Seguridad Social, formulando dos motivos al amparo del apartado b) del art.

191 de la Ley de Procedimiento Laboral (LPL ), en los que postula la revisión de los hechos probados primero

y cuarto.

1) Respecto del ordinal primero, en el que consta que la profesión habitual del actor es la de

mantenimiento de maquinaria, la parte recurrente pretende que conste que su profesión habitual es la de jefe

de mantenimiento en una empresa propiedad de sus padres y de sus tíos denominada "Maderas Hermanos

Cruz".

La recurrente apoya esta pretensión revisora en la escritura pública de constitución de la mercantil

Maderas Hermanos Cruz, SL, obrante a los folios 173 y siguientes de las actuaciones, así como en prueba

testifical. Respecto de esta última, la prueba testifical carece de virtualidad revisora suplicacional al amparo

del apartado b) del art. 191 de la LPL , conforme al tenor literal de esta norma (por todas, sentencias de esta

Sala nº 761/2011, de 9-11 ; 762/2011, de 9-11 ; 856/2011, de 7-12 y 939/2011 , de 30- 12). Y la citada escritura

pública no demuestra la veracidad del texto cuya adición se interesa, lo que conduce al fracaso de este motivo.

2) En cuanto al hecho probado cuarto, la parte recurrente pretende modificar el cuadro secuelar descrito

en la sentencia de instancia. La Juez de lo Social declara probadas las dolencias y limitaciones orgánicas y

funcionales del demandante sobre la base del informe de un facultativo de la sanidad pública obrante a los

folios 8 a 10 de la causa y del informe del médico forense, sin que la prueba documental invocada por la parte

recurrente en apoyo de su pretensión revisora: el informe médico obrante al folio 117, alcance a desvirtuar, en

el presente recurso extraordinario de suplicación, la valoración probatoria de instancia, sólidamente apoyada

en un informe de la sanidad pública y en un informe del imparcial médico forense, no habiendo acreditado la

existencia de error probatorio por parte del Juzgado de lo Social, lo que impide estimar este motivo.

SEGUNDO .- En el tercer motivo del recurso, formulado al amparo del art. 191.c) de la LPL , se denuncia

la infracción de los arts. 136 y 137 de la Ley General de la Seguridad Social , alegando, en esencia, que las

dolencias del accionante no le impiden realizar las tareas fundamentales de su profesión habitual, postulando

que se desestime la demanda.

El actor tiene como profesión habitual la de mantenimiento de maquinaria, siendo tareas habituales el

cargar y descargar camiones, cambiar motores, cambiar cuchillas, cambiar aceite... El demandante padece

las dolencias siguientes: "Raquialgias mecánicas crónicas, protusión ("sic", "rectius" protrusión, de protruir:

desplazarse hacia delante) discal T8-T9, protusión discal posterior difusa C5-C6, abombamiento discal

posterior difuso L4-L5, dolor axial generalizado en el contexto de hernia discal posterior, central y paramedial

derecha T8-T9, cervicartrosis incipiente, síndrome miofascial en musculatura paravertebral cervical y dorsal,

colón irritable, fibromialgia, síndrome fatiga crónica". Y en el fundamento de derecho tercero de la sentencia de

instancia se explica que "el informe médico forense, objetivo e imparcial, emitido tras examen de la documental

médica y exploración del paciente, concluye que éste se encuentra afecto de una fibromialgia con dolores

generalizados y dolor localizado en 16/18 puntos gatillo, además de un síndrome de fatiga crónica, que

actualmente se encuentra acentuado y se manifiesta con falta de concentración, cansancio, agotamiento

extremo, malestar tras esfuerzos, trastorno del sueño y dolores musculares y articulares, que unido a las

enfermedades comórbidas que padece (colon irritable, síndrome de dolor miofascial o sacroileitis), le suponen

una importante limitación funcional «con restricción o falta absoluta de capacidad o habilidad para desarrollar

una actividad dentro de los parámetros considerados normales para el ser humano», estando incapacitado

para cargar pesos importantes, mantener bipedestación prolongada y actividades físicas continuadas, dado

que desarrolla fatiga precoz, y en definitiva «por dicha limitación, no puede desarrollar actividades laborales»

e incluso domésticas".

TERCERO .- El art. 136.1 de la Ley General de la Seguridad Social define la incapacidad permanente

como la "situación del trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber

sido dado de alta médicamente, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de

determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral". La

doctrina científica más autorizada explica que por "reducción anatómica" se entiende la amputación de un

miembro o parte del mismo o la extracción de un órgano, mientras que la "reducción funcional" implica la

pérdida de la funcionalidad de una parte del cuerpo que afecte a la capacidad completa del individuo. Este

precepto legal exige que esta reducción anatómica o funcional sea 1) grave, 2) susceptible de determinación

objetiva, 3) previsiblemente definitiva y 4) que disminuya o anule su capacidad laboral, habiendo hecho

hincapié el Tribunal Supremo en la "apreciación conjunta" de las secuelas para la calificación de un grado de

invalidez ( sentencias del Tribunal Supremo de 9-6-1987 y 15-3- 1989): la totalidad de los padecimientos han

de ser tenidos en consideración para conseguir el calificativo adecuado al estado real del trabajador ( sentencia

del Tribunal Supremo de 15-3-1989 ).

CUARTO .- Por su parte, el art. 137.4 de la Ley General de la Seguridad Social , en la redacción

aplicable de conformidad con lo dispuesto en la disposición transitoria quinta bis del mismo texto legal , define

la incapacidad permanente total para la profesión habitual como aquélla que inhabilita al trabajador para

realizar todas o al menos las fundamentales tareas de su profesión habitual sin impedirle el ejercicio de otra

distinta. El carácter profesional de esta incapacidad permanente obliga a poner en relación dos términos: las

limitaciones orgánicas y funcionales del trabajador y los requerimientos físicos y psíquicos de su profesión

habitual, habiendo precisado el Tribunal Supremo que esta inhabilitación no se refiere exclusivamente a la

imposibilidad física sino también a la aptitud para realizar las tareas esenciales con un mínimo de capacidad

y eficacia ( sentencias del TS de 26-2-1979 y 22-12-1986 y auto de 5-12-2003, recurso 2935/2003 ).

QUINTO .- En la presente litis ha intervenido la imparcial médico forense que, tras explorar al actor

y examinar la documentación médica, afirma que el demandante está afecto de fibromialgia con dolores

generalizados; síndrome de fatiga crónica acentuado, que se manifiesta con falta de concentración, cansancio,

agotamiento extremo, malestar tras esfuerzos, trastorno del sueño y dolores musculares y articulares; colon

irritable; síndrome de dolor miofascial y sacroileitis; lo que le ocasiona una importante limitación funcional, con

restricción o falta absoluta de capacidad o habilidad para desarrollar una actividad dentro de los parámetros

considerados normales para el ser humano, estando incapacitado para cargar pesos importantes, mantener

bipedestación prolongada y actividades físicas continuadas, dado que desarrolla fatiga precoz.

A juicio de esta Sala, a la vista de los citados extremos, forzoso es concluir que las dolencias del

demandante presentan en la actualidad una gravedad que las hace tributarias de una incapacidad permanente

total para su profesión habitual de mantenimiento de maquinaria, en los términos del art. 137.4 de la Ley

General de la Seguridad Social , al producirle menoscabos funcionales que le impiden la realización de las

tareas propias de su profesión, la cual conlleva exigencias físicas que el demandante no puede realizar. En

definitiva, las dolencias que sufre el actor presentan una gravedad tal que le ocasionan unas limitaciones

orgánicas y funcionales incompatibles con la realización de las tareas esenciales de su profesión habitual, lo

que, por aplicación de lo dispuesto en el art. 137 de la Ley General de la seguridad Social , obliga a estimar

su pretensión de que se le declare afecta de una incapacidad permanente total, desestimando el recurso y

confirmando la sentencia de instancia.

En atención a lo expuesto,

F A L L O

Desestimamos el recurso de suplicación núm. 912 de 2011, ya identificado antes y, en consecuencia,

confirmamos la sentencia recurrida.

Notifíquese a las partes con la advertencia de que:

- Contra esta sentencia pueden preparar recurso de casación para unificación de doctrina ante el

Tribunal Supremo por conducto de esta Sala de lo Social en el plazo de diez días desde la notificación de

esta sentencia.

- El recurso se preparará mediante escrito, firmado por Letrado y dirigido a esta Sala, con tantas copias

como partes recurridas y designando un domicilio en la sede de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo,

a efectos de notificaciones.

- En el caso de que quien pretendiera recurrir no ostentara la condición de trabajador o beneficiario del

régimen público de Seguridad Social, o no gozase del beneficio de justicia gratuita, deberá, al momento de

preparar el recurso y en el plazo de diez días señalado, consignar la cantidad objeto de condena o formalizar

aval bancario por esa cantidad en el que se haga constar la responsabilidad solidaria del avalista; y que al

momento de formalizar el recurso de casación, deberá acompañar resguardo acreditativo de haber depositado

la cantidad de 600 euros, en la cuenta de este órgano judicial abierta en el Banco Español de Crédito (Banesto),

debiendo hacer constar en el campo "observaciones" la indicación de "depósito para la interposición de recurso

de casación".

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Publicado por tuasesor @ 18:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios