Mi?rcoles, 01 de febrero de 2012

T.S.J.CASTILLA-LEON SOCIAL

VALLADOLID

SENTENCIA: 00074/2012

T.S.J.CASTILLA-LEON SOCIALVALLADOLID

TIPO Y Nº DE RECURSO: RECURSO SUPLICACION 0001951 /2011-C

JUZGADO DE ORIGEN/AUTOS: DEMANDA 0000310 /2011 JDO. DE LO SOCIAL nº 001 de

En Valladolid a dieciocho de Enero de dos mil doce.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, sede de Valladolid, compuesta

por los Ilmos. Sres. anteriormente citados ha dictado la siguiente

S E N T E N C I A

En el Recurso de Suplicación núm.1951 de 2.011, interpuesto por D. Leon , D. Nicolas , D. Roman

contra sentencia del Juzgado de lo Social UNO DE VALLADOLID (Autos 310/11) de fecha 15 DE JULIO DE

2011 dictada en virtud de demanda promovida por D. Leon , D. Nicolas , D. Roman contra ELADIO VEGAS

S.L, sobre DESPIDO, ha actuado como Ponente la Ilma. Sra. DOÑA Mª Carmen Escuadra Bueno.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Con fecha 15 abril de 2011 se presentó en el Juzgado de lo Social de Valladolid 1 demanda

formulada por los actores en la que solicitaba se dictase sentencia en los términos que figuran en el Suplico

de la misma. Admitida la demanda y celebrado el juicio, se dictó sentencia en los términos señalados en su

parte dispositiva.

SEGUNDO.- En referida Sentencia y como Hechos Probados constan los siguientes:

" Primero.- Los demandantes, han venido prestando servicios para la empresa demandada Eladio

Vegas, S.L., con la Antigüedad, categoría y salario mensual, incluida la prorrata de pagas extraordinarias,

siguientes: Don Leon , desde el 6 de abril de 2.009, categoría de Oficial de Segunda y salario de 1.227,15

Euros; Don Nicolas , desde el 30 de marzo de 2.009, categoría de Oficial de Segunda y salario de 1.228,11

Euros y, Don Roman , desde el 12 de julio de 2.010, categoría de Oficial de Primera y salario de 1.214,32

Euros.

Segundo.- Con fecha 25 de febrero de 2.011, los trabajadores demandantes fueron despedidos

mediante comunicaciones escritas cuyo tenor literal se da por íntegramente reproducido al obrar unidas a los

folios 5 y 6, 36 y 37 y 61 y 62.

Tercero.- El día 21 de febrero de 2.011 los demandantes, como trabajadores de la empresa demandada,

estuvieron pintando la zona de deportes del Corte Inglés de Gijón tapando las cámaras existentes, a fin de

no mancharlas. Finalizado el trabajo, sobre las 11 horas del día siguiente, responsables del Corte Inglés

pusieron en conocimiento de la empresa demandada que de la sección de deportes habían desparecido 4

carteras. Inmediatamente, Da Martina llamó al Oficial encargado de la empresa decidiendo visitar a los

trabajadores que estaban hospedados en distintos establecimientos hoteleros, llevando la foto de una cartera

similar facilitada por el Corte Inglés. En uno de ellos se encontraban durmiendo D. Leon y D. Roman y

después de llamar a la puerta de la habitación D. Efrain les dijo que en la puerta estaba "la jefa" pidiendo que

se vistieran y entregaran el móvil, entrando después ésta mandando abrir las maletas, donde se encontraron

tres carteras una D. Roman y dos D. Leon , quien trató de esconderlas debajo de la cama. Igual hicieron en

el establecimiento donde dormía otro trabajador, no encontrando nada. En el tercer establecimiento dormían

en la misma habitación tres trabajadores y siguiendo el mismo procedimiento de llamar, pedir el teléfono y

que abrieran las maletas, encontraron en la de D. Nicolas una cartera. Las carteras fueron devueltas al Corte

Inglés acompañando el Sr. Efrain a la responsable de la empresa.

Cuarto.- No consta que los demandantes ostenten o hayan ostentado la cualidad de representante de

los trabajadores.

Quinto.- En fecha 8 de marzo de 2.011, presentaron papeleta de demanda de conciliación ante el

S.M.A.C., celebrándose el acto, en fecha 23 de marzo de 2.011, con el resultado de "sin avenencia".

Sexto.- Con fecha 12 de abril de 2.011, presentaron demandas ante el Juzgado Decano, siendo

turnadas a este Juzgado y a los Juzgados de lo Social N° 4 y 3 de Valladolid, respectivamente, el día siguiente,

habiéndose acordado de oficio la acumulación de dichos procedimientos a los seguidos ante este Juzgado."

TERCERO.- Interpuesto Recurso de Suplicación contra dicha sentencia por los demandantes, fue

impugnado por el demandado. Elevados los autos a esta Sala, se designó Ponente, acordándose la

participación a las partes de tal designación.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- En sentencia dictada por el Juzgado de lo Social N.º 1 de VALLADOLID se desestima las

demandas de DON Leon , DON Roman y DON Nicolas , sobre Despido disciplinario, frente a la Empresa

ELADIO VEGAS SL. Frente a dicha resolución se alzan los referidos demandantes, solicitando que se revoque

la sentencia de instancia por motivos tanto de orden procedimental como de índole fáctica y jurídica.

SEGUNDO .- Al amparo de la letra a) del artículo 191 de la Ley de Procedimiento Laboral , se denuncia

por los recurrentes la infracción de los artículos 30 , 54 , 82 , 83 , 184 y 186 de la Ley de Procedimiento Laboral

y de los artículos 451 , 452 y 453 de la Ley de Enjuiciamiento Civil , todos ellos en relación con el artículo 24

de la Constitución Española , solicitando la nulidad de actuaciones y que se retrotraigan estas al momento de

interponer la parte demandada recurso de reposición contra la providencia de 27 de junio de 2011 que acordó

la no acumulación de autos, a fin de que se dé cumplimiento al traslado de dicho recurso a las demás partes,

y respecto a los autos 316/2011 del Juzgado de lo Social N.º 3, seguidos por Roman como demandante, al

momento de celebración de la vista señalada para el día 7 de julio de 2011, que no se celebró.

Denuncian los recurrentes ciertas irregularidades procesales, que, en un caso, se habrían producido

en las actuaciones del Juzgado de lo Social n.º 1 de Valladolid (falta de traslado del recurso de reposición

interpuesto por la empresa oponiéndose a la decisión del juzgado de no acumulación de los autos, para su

impugnación; falta de notificación del Auto de 5 de julio de 2011, en el que se acuerda la acumulación de las

demandas de despido disciplinario de DON Leon , DON Roman y DON Nicolas , la no citación de don

Roman y de don Nicolas al acto del juicio de 11 de julio de 2011, tras la acumulación de los autos, o la no

citación al acto del juicio del Ministerio Fiscal) y, en otro, en el Juzgado de lo Social n.º 3 (la no celebración

del juicio señalado el 7 de julio de 2011 para los autos que en dicho Juzgado se seguían con el número

de autos 316/2011). Aprovecha, además, este primer motivo de recurso para alegar que la acumulación de

los tres procedimientos de despido que se resuelven conjuntamente en la sentencia ahora recurrida no son

acumulables porque le impide la defensa de los intereses de cada trabajador despedido por separado.

Debe rechazarse este motivo de recurso, dado que todas estas denuncias de infracciones procesales

debieron seguir el curso de los recursos ordinarios en los casos en los que procediera y ante cada uno

de los juzgados en los que se hubiera cometido la infracción, pero fundamentalente se desestima porque

las cuestiones ahora planteadas no se hicieron valer en el acto del juicio. Visto el DVD se observa que las

alegaciones efectuadas en el juicio por el letrado de los demandantes se destinó a negar los hechos imputados

en la carta de despido y a denunciar el atentado de la intimidad y de la inviolabilidad del domicilio de los

trabajadores. Nada se alega de las infracciones procesales, que se habrían producido, todas ellas, antes de

la celebración del juicio. Está claro que, al menos, en el acto del juicio el letrado de los demandantes conoció

que los procedimientos de despido se habían acumulado, pues en la fase de proposición de prueba aclaró

que hubiera querido proponer como testigos a los otros dos demandantes " que no estaban acumulados ", lo

que denota que en el momento del juicio ya era conocedor de la decisión del Juzgador de la acumulación de

autos. Sin embargo, ninguna alegación de indefensión se expresa en ese momento, no se alega indefensión

alguna ni consta la petición de suspensión del juicio por su parte para obtener alguna prueba ni protesta por

la negativa a alguna petición suya efectuada en aras a subsanar los errores procesales ahora denunciados.

Como consecuencia lógica, la sentencia de instancia ninguna contestación da a estas cuestiones, porque

no se plantearon. Así pues, nos encontramos con cuestiones nuevas que pudieron alegarse en el acto del

juicio, y que no se hizo. Si, en contra de lo que consta en el DVD o en el Acta del juicio se hubieran realizado

dichas denuncias y no hubieran obtenido contestación en la instancia, entonces se debió pedir la nulidad por

incongruencia omisiva.

TERCERO.- En segundo lugar, al amparo de lo dispuesto en el artículo 191 b) de la Ley de

Procedimiento Laboral , solicitan los recurrentes la modificación del Hecho Probado Tercero , con propuesta

del texto alternativo siguiente:

" La Sra Martina como responsable de la empresa, y el Sr. Efrain , como encargado de la misma

denuncian que encontraron 4 carteras (sin concretar marca, forma, color, etc, que pudiera identificarlas) en

las habitaciones que ocupaban Leon - Roman y Nicolas , asegurando que era carteras del Corte Ingles,

lo que niegan los trabajadores aludidos, asegurando además que citada representante y encargado entraron

en la habitación cuando se encontraban durmiendo y registraron sus pertenencias personales a la fuerza y

contra su voluntad. En la carta de despido se presenta a la Sra. Martina como responsable de la empresa y

al sr. Efrain como encargado, y en el acto del juicio se presentan con otros cargos y categorías distintas, el

sr. Efrain como oficial, y la sra Martina como no responsable de la empresa, de tal manera que se acepta

su declaración como testigo ordinario cuando no lo es."

Debe rechazarse este motivo de recurso porque no se precisa la prueba en la que apoya la modificación

interesada. Únicamente se hace alusión a que la carta de despido refleja que la Sra. Martina era responsable

de la empresa y el Sr. Efrain , encargado, por lo que, dice, los mismos no pueden declarar como testigos,

pretendiendo que se deje sin efecto su declaración y en su lugar se haga constar la versión de los hechos

de los demandantes. Si la declaración de la Sra. Martina como responsable de la empresa y el Sr. Efrain

como encargado de la misma no hubiera sido como testigos sino como declaración de parte, como parecen

decir los recurrentes, nos encontraríamos ante las declaraciones contradictorias de la parte demandada y

de la demandante, prueba que, por otra parte, no podría alegarse como base para la modificación del relato

fáctico. Como ha establecido reiterada jurisprudencia, en el recurso de suplicación debe igualmente indicarse

con detalle el concreto documento obrante en los autos o bien la pericia practicada contradictoriamente en el

acto de juicio oral que, en opinión de la parte recurrente, sirvan de soporte a la revisión fáctica pretendida en

el motivo, al ser éstos los únicos medios de prueba que permite el artículo 191.b) de la Ley de Procedimiento

Laboral citada que pueden ser empleados para apoyar, en este particular trámite, una pretensión de revisión

fáctica; de tal modo que no es dable una invocación genérica o inespecífica de la documental obrante en los

autos ( STS de 11-07-1996 ); y no siendo tampoco válida, a efectos de este recurso, la prueba de interrogatorio

de parte, ni tampoco la prueba testifical, con independencia ello del eventual valor probatorio que, en ejercicio

razonado de la función que le atribuye el artículo 97.2 de la norma procesal citada, le pueda conferir el juzgador

de instancia. Por tanto, es al Juez de instancia a quien corresponde valorar con exclusividad las pruebas de

Interrogatorio de parte y de la testifical. En este caso así ha sido, siendo indiferente a efectos de este recurso

en calidad de qué han declarado la Sra. Martina y el Sr. Efrain .

CUARTO .- Al amparo del apartado c) del artículo 191 de la Ley de Procedimiento Laboral , se denuncia

por los recurrentes, la infracción de los artículos 18.1.2 de la Constitución Española y de los artículos 18 , 42.e ),

20.3 , 55.4 y 55.5 del Estatuto de los Trabajadores y del artículo 108.1 y 2 de la Ley de Procedimiento Laboral .

Sostienen los recurrentes en este último motivo del recurso que la forma en que se consiguió por

la empresa la prueba de que los trabajadores estaban en posesión de cuatro carteras (registro de las

pertenencias de los trabajadores en la habitación en que se hospedaban en tiempo de descanso) infringe los

preceptos antes indicados y constituye una actuación que rebasó ampliamente las facultades del empresario

previstas en el Estatuto de los Trabajadores, considerando que esta conducta no puede justificarse al amparo

de intentar obtener prueba de hechos relevantes para justificar el despido.

A dichas alegaciones se opone la empresa demandada, negando que se haya producido ninguna de

las infracciones jurídicas denunciadas, adhiriéndose en todo a la argumentación de la sentencia de instancia.

El recurso merece favorable acogida. Estima esta Sala acertadas las denuncias de censura jurídica

efectuadas por los recurrentes en el sentido de que la prueba en la que se apoya la empresa para demostrar la

falta cometida por los demandantes fue obtenida de forma ilegal lesionando los derechos fundamentales de los

trabajadores de derecho de intimidad y violación de domicilio, dado que en el momento en que la responsable

de la empresa procede a realizar el "registro" de las pertenencias de los trabajadores, estos se encontraban

descansando en el hostal, que en ese momento era su domicilio, y en tiempo de descanso sin que pueda

deducirse del relato de la sentencia de instancia que tal registro se produjera de forma voluntaria, pues como

puede leerse en el ordinal tercero se les pidió a los trabajadores que entregaran el móvil, entrando después

"la jefa" mandando que abrieran las maletas. De esta redacción se deduce que el registro no fue voluntario,

pareciéndose más a un registro policial, para el que la empresa no estaba autorizada. Esta debió acudir a los

medios que la ley pone a su alcance para comprobar los hechos de que tenía sospecha y, no habiéndolo hecho

así, procede declarar que la prueba así obtenida es nula y, por ello, siendo la única para dar por acreditada

la conducta imputada a los trabajadores en la carta de despido, este debe ser declarado, al no constar dato

alguno para declararlo nulo, improcedente por falta de prueba, conforme al artículo 55.4 del Estatuto de los

Trabajadores , declaración que conlleva, según el artículo 56 del ET , la condena del empresario a que, a su

opción en plazo de 5 días desde la notificación de ésta, readmita a los trabajadores o los indemnice a razón de

45 días de su salario por cada año de servicio, lo que supone, en el concreto y salvo error de cuenta siempre

corregible, las cantidades siguientes:

- DON Leon , 3.527,62 euros, teniendo en cuenta un salario diario de 40,90 euros, incluida la prorrata

de extras, y una antigüedad de 1 año y 11 meses;

- DON Roman , 1.062,52 euros, teniendo en cuenta un salario diario de 40,47 euros, incluida la prorrata

de extras, y una antigüedad de 7 meses;

- DON Nicolas , 3.530.21 euros, teniendo en cuenta un salario diario de 40,93 euros, incluida la prorrata

de extras, y una antigüedad de 1 año y 11 meses;

y, en cualquiera de ambos casos, a pagarles también los salarios dejados de percibir, a razón del salario

diario antes indicado para cada uno de los trabajadores, desde la fecha del despido hasta la de notificación

de esta sentencia, excluidos en su caso los días en que se acredite que obtuvieron un empleo sustitutivo con

salario igual o superior, y deduciendo lo percibido, si el salario fuese menor.

Por lo expuesto y

EN NO MBRE DEL REY,

FALLAMOS

Que debemos ESTIMAR y ESTIMAMOS el recurso de suplicación formulado por la representación de

DON Leon , DON Roman y DON Nicolas , contra la sentencia dictada en fecha 15 de julio de 2011 por

el Juzgado de lo Social número 1 de VALLADOLID (autos 310/2011), en virtud de demandas (acumuladas)

promovidas por los recurrentes frente a la Empresa ELADIO VEGAS SL, sobre DESPIDO. En consecuencia,

debemos revocar y revocamos el fallo de instancia y, con estimación de las referidas demandas, declarar que

estos han sido objeto de un despido IMPROCEDENTE por parte de la empresa demandada, condenando a

la misma a que, a su elección, los readmita en las condiciones que regían antes de producirse el despido o

los indemnice, a DON Leon con 3.527,62 euros, a DON Roman con 1.062,52 euros y a DON Nicolas con

3.530.21 euros, en cuyo caso la condenamos a su abono, así como, en cualquiera de ambos, a que les pague

los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido hasta la de notificación de esta resolución, a razón

de 40,90 euros diarios en el caso de DON Leon , a razón de un salario diario de 40,47 euros en el caso de

DON Roman y a razón de un salario diario de 40,93 euros en el caso de DON Nicolas , excluidos en su

caso los días de quien se acredite que obtuvo un empleo sustitutivo con salario igual o superior o deduciendo

lo percibido en aquellos en que se acredite uno inferior.

Notifíquese la presente a las partes y a la Fiscalía de este Tribunal Superior de Justicia en su sede de

esta capital. Para su unión al rollo de su razón, líbrese la oportuna certificación, incorporándose su original

al libro correspondiente.

Se advierte que contra la presente sentencia, cabe recurso de Casación para la Unificación de Doctrina,

que podrá prepararse dentro de los diez días siguientes al de su notificación, mediante escrito firmado por

Abogado y dirigido a esta Sala, con expresión sucinta de la concurrencia de requisitos exigidos, previstos en

el artículo 219 de la Ley de Procedimiento Laboral .

Todo el que intente interponer dicho recurso sin tener la condición de trabajador o causahabiente suyo,

o beneficiario del régimen público de la Seguridad Social consignará como depósito la cantidad de 600.00

euros en la cuenta num. 2031 0000 66 nº 1951/11-C abierta a no mbre de la Sección 2 de la Sala de lo Social

de éste Tribunal, en la oficina principal en Valladolid del Banco Español de Crédito (BANESTO), acreditando

el ingreso.

Asimismo deberá consignar separadamente en la referida cuenta la cantidad objeto de condena,

debiendo acreditar dicha consignación en el mismo plazo concedido para preparar el Recurso de Casación

para Unificación de Doctrina.

Si el recurrente fuera la entidad gestora, y ésta haya sido condenada al pago de prestaciones, deberá

acreditar al tiempo de preparar el citado Recurso que ha dado cumplimiento a lo previsto en el art. 219.3 en

relación con el 192.4 de la Ley de Procedimiento Laboral .

Firme que sea esta Sentencia, devuélvanse los autos, junto con la certificación de aquélla al Juzgado

de procedencia para su ejecución.

Así lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- En la misma fecha leída y publicada la anterior sentencia, por la Ilma. Sra. Magistrado

Ponente, celebrando Audiencia Pública en esta Sala de lo Social. Doy Fe.


Publicado por tuasesor @ 18:46
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios