Martes, 07 de febrero de 2012
Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, Burgos (Sala de lo Social, Sección 1ª).
Sentencia núm. 247/2008 de 29 mayo
 
Ponente:
Ilmo. Sr. D. José Luis Rodríguez Greciano
El TSJ estima el recurso interpuesto por el actor contra la Sentencia del Juzgado de lo Social
núm. 2 de Burgos, de fecha 16-01-2008, dictada en autos promovidos en reclamación de
reconocimiento de derecho, que es revocada en el sentido reseñado en la fundamentación
jurídica.
En la ciudad de Burgos, a veintinueve de mayo de dos mil ocho.
En el recurso de Suplicación número 200/2008 interpuesto por DON S., frente a la sentencia
dictada por el Juzgado de lo Social núm. 2 de Burgos en autos número 729/2007 seguidos a
instancia del recurrente, contra FNM, en reclamación sobre Ordinario. Ha actuado como
Ponente el Ilmo. Sr. Don José Luis Rodríguez Greciano que expresa el parecer de la Sala.
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- En el Juzgado de lo Social de referencia, tuvo entrada demanda suscrita por la
parte actora en la que solicita se dicte sentencia en los términos que figuran en el suplico de
la misma. Admitida la demanda a trámite y celebrado el oportuno juicio oral, se dictó
sentencia con fecha 16 de enero de 2008 cuya parte dispositiva dice: "FALLO.- Que
desestimando la demanda interpuesta por S. contra FNM debo absolver y absuelvo a la FNM
de los pedimentos contenidos en la demanda».
SEGUNDO.-En dicha sentencia, y como hechos probados, se declaraban los siguientes:
PRIMERO.- Don S. presta servicios para la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre con una
antigüedad de 1 de abril de 1992, ostentando la categoría profesional de mecánico oficial de
primera. SEGUNDO.- El día 5 de mayo de 2007, el suegro del actor fue ingresado en el
Hospital General Yagüe de la ciudad de Burgos, como consecuencia de una enfermedad
grave, permaneciendo en el citado centro hasta el 18 de mayo de 2007. Por ello el actor
solicito los días 8 y 9 de mayo libres tal y como establece el convenio, si bien la empresa se
los denegó por que entiende que debe cogerse de modo inmediato al ingreso en el hospital.
TERCERO.- El convenio que es de aplicación a la relación laboral es el Convenio Colectivo
de la FNM-Real Casa de la Moneda, publicado el 28 de julio de 2006 que es el vigente en el
momento de producirse el hecho causante. CUARTO.- El artículo 19 del mencionado
Convenio establece que el Personal laboral al servicio de la FNM tendrá derecho a disfrutar
de licencias y permisos retribuidos con los conceptos salariales establecidos en el Anexo II,
previa la consiguiente solicitud o comunicación, durante los días naturales que a continuación
se indican, coincidiendo uno de ellos con el día en que se produjo el hecho causante o con el
siguiente en el siguiente en el caso de que haya finalizado su jornada laboral, estableciendo
Dos días por nacimiento de hijo o por el fallecimiento accidente o enfermedad grave y
hospitalización de parientes hasta el segundo grado de consaguinidad o afinidad. QUINTO.-
Intentado el acto de conciliación ante la U.M.A.C. este se celebró con el resultado de, sin
avenencia.
TERCERO.- Contra dicha sentencia, interpuso recurso de Suplicación la parte demandante
siendo impugnado por la contraria. Elevados los autos a este Tribunal y comunicada a las
partes la designación del Ponente, le fueron, a éste, pasados los autos para su examen y
resolución por la Sala.
CUARTO.- En la resolución del presente recurso se han observado, en sustancia, las
prescripciones legales vigentes.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
ÚNICO.- Frente a la Sentencia de Instancia, se alza la representación letrada del trabajador
en base a un único motivo de Suplicación formulado al amparo procesal del artículo 191 c de
la LPL, considerando infringido el contenido del artículo 37 del ET.
Entiende que el derecho al permiso retribuido de dos días por hospitalización de familiar, ha
de poder ser disfrutado durante todo el proceso de hospitalización del mismo, y no tener que
ser necesariamente coincidente con el inicio de dicho proceso.
A partir del inmodificado relato de hechos probados, hemos de establecer las siguientes
consideraciones.
a) El actor solicitó permiso retribuido por enfermedad de su suegro, siendo hospitalizado éste
en fecha de 5 de mayo de 2007, y prolongándose su estancia en el Hospital General Yagüe
hasta el día 18 de mayo de 2007.
b) El permiso fue solicitado para disfrutarlo durante los días 8 y 9 de mayo de 2007. Siéndole
denegada dicha solicitud, por cuanto se entendía por la entidad demandada que debería
disfrutar de dicho permiso los días primeros del ingreso hospitalario, es decir, los días 5 y 6
de mayo de 2007.
c) El artículo 19 del Convenio Colectivo de aplicación señala que el personal laboral tendrá
derecho a disfrutar de licencias y permisos retribuidos con los conceptos salariales
correspondientes. Indicando expresamente que dichos permisos coincidirán necesariamente
en uno de ellos, con el día en que se produjera el hecho causante o con el siguiente en el caso
que haya finalizado la jornada laboral.
En conclusión, como el "hecho causante" según la entidad demandada tuvo lugar el día 5 de
mayo de 2007 -ingreso hospitalario-, necesariamente tendría que ser disfrutado uno de los
dos días de permiso por el trabajador el día 6 -día natural siguiente-.
En primer lugar, ha de entenderse que por hecho causante que motiva el permiso lo es la
hospitalización del pariente, por lo que lógicamente dicho hecho causante se prolonga hasta
que cesa dicha hospitalización. De manera que en caso de ser la voluntad de los negociadores
colectivos, la de determinar que fuera el primer día de hospitalización el de disfrute necesario
del permiso retribuido, habría fijado en el convenio colectivo expresamente esta
consideración, cosa que no ha tenido lugar.
Esta Sala ha tenido ocasión de pronunciarse sobre materia análoga a la presente en
resoluciones anteriores, y entre ellas en Sentencia de 14 de junio de 2007, recurso de
Suplicación 329/07, fijando la doctrina siguiente: En caso que los negociadores colectivos no
distinguen, no puede hacerse una interpretación de la norma contraria a los derechos de los
trabajadores fijando un criterio carente de toda lógica. Es decir, si se solicita un permiso
retribuido como consecuencia de la hospitalización de un familiar, lo que no tiene razón de
ser es que dicho permiso tenga que disfrutarse necesariamente durante los primeros días de
dicho ingreso hospitalario y no después mientras dicho ingreso perdura. Máxime cuando ese
derecho al permiso retribuido por hospitalización, tiene su origen en una situación de
necesidad, y dicha situación subsiste durante todo el tiempo en que dicha hospitalización se
mantiene. Lo que justificaría que se pudiera disfrutar del permiso durante el lapso temporal
en que se prolongue la dolencia o el internamiento en centro hospitalario. Por tanto, no sería
exigible que tuviera que disfrutarse los primeros días del referido ingreso.
Abundando en lo dicho, hay que valorar el contenido de la STSJ de Aragón de 21 de
noviembre de 2002, donde señalaba en supuesto análogo al presente que debe existir
necesariamente una vinculación directa entre el permiso y la enfermedad u hospitalización,
pero si ésta se prolonga más de dos días forzoso es concluir que no es exigible que el inicio
del disfrute del permiso coincida necesariamente con el inicio de la hospitalización por las
siguientes razones: a). El supuesto de hecho normativo, artículo 37.3 del ET, no establece
esta exigencia, sin que deba imponerse un requisito que el propio precepto no prevé. B) Que
la situación de necesidad que fundamenta el establecimiento de ese permiso en convenio
colectivo (cuidar o acompañar a un familiar hospitalizado), subsiste a lo largo de todo el
período de duración de la hospitalización, lo que justificaría que pudiera disfrutarse del
permiso durante todo el lapso temporal en que se prolonga el internamiento en el centro
hospitalario. c). Y si la norma convencional, y el artículo 37.3 del ET, establecen que el
trabajador podrá disfrutar del permiso comunicándolo con la suficiente antelación, es claro,
que el trabajador tiene como obligación comunicar al empresario su disfrute y justificar la
circunstancia que determina el origen del permiso.
De modo que si concurre la hospitalización -así se determina en hechos probados-, y el
trabajador ha comunicado con la suficiente antelación a la entidad demandada la fecha del
disfrute del permiso y el origen de éste, es claro, que se ha cumplido por el trabajador con
creces las exigencias establecidas en la normativa imperante. No deduciéndose del contenido
literal del precepto convencional que haya de imponerse una coincidencia temporal entre el
comienzo de la hospitalización y el disfrute del permiso, pues el hecho causante -
hospitalización- se mantuvo entre el día 5 y el día 18 de mayo de 2007.
Añadiendo que es claro que la finalidad del permiso es la de proveer al cuidado y compañía
que necesita el hospitalizado, los cuales, como es lógico, se prolongan a lo largo de todo su
ingreso hospitalario.
Pero independientemente de todas estas consideraciones jurídicas, la necesidad de revocar la
resolución de Instancia viene determinada por un elemental sentido común. Si el objetivo del
permiso es el cuidado y compañía de un familiar hospitalizado, nada indica que haya de ser
necesariamente en los días primeros de ingreso hospitalario, aquéllos en los que el familiar
necesite más cuidados o compañía. Puesto que es perfectamente posible que en un primer
ingreso, la dolencia del familiar no presente tanta gravedad como puede presentar tras la
realización de pruebas sucesivas. De manera que de seguir literalmente la interpretación dada
por la entidad demandada, llegaríamos a una solución absurda. Esto es, que el trabajador
deba cuidar y acompañar al familiar necesariamente al comienzo de su ingreso -cuando
estuviera en mejores condiciones- y que en cambio no pudiera hacerlo cuando tras la
evolución de su enfermedad presentara un cuadro de dolencias más graves. De forma tal que
la razón de otorgamiento del permiso -cuidado y compañía de familiar hospitalizadoquedaría
de todo punto desvirtuada.
Toda la normativa legal y como es lógico la convencional, ha de ser interpretada de acuerdo
con un criterio lógico, valorando la realidad social del tiempo donde ha de ser aplicada,
evitando por tanto soluciones o interpretaciones sin sentido.
Por último esta doctrina no vulnera otra fijada por resoluciones anteriores de esta Sala, pues
en el caso de autos sí ha existido proximidad entre el inicio del hecho causante y el disfrute
del permiso. Pues el familiar fue hospitalizado el día 5 de mayo de 2007 -sábado- y comenzó
a disfrutarse el día 8 de mayo de 2007 -martes-. Circunstancias que aún cuando no figuran en
hechos probados, son notorias para esta Sala. Por lo que lógicamente y aún cuando es preciso
una "inmediación", también lo es que el trabajador ha de cumplir con las exigencias legales
de notificar a la empresa el disfrute de su permiso, y el motivo de dicho disfrute y los días en
que dicho permiso tendrán lugar, con la suficiente "antelación". Siendo difícilmente
predicable que se cumpla esa exigencia de "antelación", si el disfrute del permiso ha de tener
lugar necesariamente el día 5 de mayo de 2007, sábado, o el día 6 de mayo de 2007,
domingo, donde podría no existir actividad laboral. Por otro lado de seguir la interpretación
dada por la entidad demandada, en este supuesto el trabajador debería haber disfrutado el
permiso el día 6 de mayo de 2007, domingo, siendo entonces innecesario para el actor la
solicitud de permiso retribuido al tratarse de jornada no laboral. Por lo que empezó a
disfrutarlo tan pronto cumplió con las exigencias de notificación establecidas en el convenio.
En consecuencia, el recurso de Suplicación ha de ser estimado, lo que conlleva la necesaria
revocación de la resolución recurrida.
FALLAMOS
Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español,
Que debemos estimar y estimamos el recurso de Suplicación interpuesto por la
representación letrada de D. S., frente a la Sentencia dictada por el Juzgado de lo Social de
Burgos número Dos de 16 de enero de 2008, en autos 729/07 seguidos en dicho Juzgado, en
virtud de demanda promovida por el recurrente contra FNM, en procedimiento ordinario, y
en su consecuencia, y con revocación de la resolución recurrida, debemos declarar y
declaramos el derecho del actor al disfrute del permiso por hospitalización de familiar
mientras ésta hospitalización dure, y en consecuencia debo condenar y condeno a la entidad
demandada a que los días 8 y 9 de mayo de 2007, en los que el actor S. se ausentó de su
trabajo, sean considerados como días de permiso retribuido por enfermedad grave, y no como
permiso por asuntos particulares.
Notifíquese a las partes y a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en
la forma prevenida en los artículos 100 de la Ley de Procedimiento Laboral, 248.4 de la Ley
Orgánica del Poder Judicial y sus concordantes y firme que sea la presente, contra la que
cabe interponer recurso extraordinario de casación para la unificación de doctrina para ante el
Tribunal Supremo dentro de los diez días siguientes de su notificación, devuélvanse los autos
junto con testimonio de esta Sentencia, incorporándose otro al rollo que se archivará en la
Sala, al Juzgado de lo Social de procedencia para su ejecución.
Así por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.
PUBLICACIÓN: En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo.
Sr. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.
DILIGENCIA: Seguidamente se procede a cumplimentar la notificación de la anterior
resolución. Doy fe.

Publicado por tuasesor @ 23:01  | Jurisprudencia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios