Viernes, 10 de febrero de 2012
 
LA DEMANDA EN EL PROCESO ORDINARIO LABORAL
 
El proceso ordinario comienza mediante demanda, con ella se solicita la iniciación del proceso sobre una pretensión determinada y su propia exposición.
 
Forma ,Requisitos y contenido de la demanda
 
Artículo 80 LPL regula la forma de la demanda y exige que contenga una serie de menciones expresas o requisitos de la demanda.
 
  1. La demanda se formulará por escrito y habrá de contener los siguientes requisitos generales:
 
  1. La designación del órgano ante quien se presente.
 
  1. La designación del demandante, con expresión del número del documento nacional de identidad, y de aquellos otros interesados que deban ser llamados al proceso y sus domicilios, indicando el nombre y apellidos de las personas físicas y la denominación social de las personas jurídicas. Si la demanda se dirigiese contra un grupo carente de personalidad, habrá de hacerse constar el nombre y apellidos de quienes aparezcan como organizadores, directores o gestores de aquél, y sus domicilios.
 
 
  1. La enumeración clara y concreta de los hechos sobre los que verse la pretensión y de todos aquellos que, según la legislación sustantiva, resulten imprescindibles para resolver las cuestiones planteadas. En ningún caso podrán alegarse hechos distintos de los aducidos en conciliación o en la reclamación administrativa previa, salvo que se hubieran producido con posterioridad a la sustanciación de aquéllas.
 
  1. La súplica correspondiente, en los términos adecuados al contenido de la pretensión ejercitada.
 
 
  1. Si el demandante litigase por sí mismo designará un domicilio en la localidad donde resida el Juzgado o Tribunal, en el que se practicarán todas las diligencias que hayan de entenderse con él.
 
  1. Fecha y firma.
 
Pese al silencio de la LPL, en las demandas de condena  de cantidad y aún en las declarativas cuando ello es posible, el demandante debe cifrar la cantidad que reclama, salvo si ésta se deduce claramente de la pretensión o causa de pedir. Una demanda sin este requisito y en general sin expresión concreta en el súplico de lo que se pide, es una demanda en principio defectuosa y como tal no debe ser admitida, y ello porque la cuantía reclamada debe ser discutida en el proceso contencioso principal, y no en ejecución de sentencia, trámite que se quiere simplificar al máximo.
 
Aunque el demandante durante el juicio, puede ampliar su demanda, no podrá hacer ninguna variación sustancial LPL Art. 85.1 Si durante el juicio se produjeran tales variaciones sustanciales o alteraciones y sobre ellas decidiera la sentencia, ésta podría quedar abierta a impugnación por incongruencia.
 

Comentarios