Domingo, 12 de febrero de 2012

Cuando el Trabajador presente la "dimisión" mediando el preaviso que señale su Convenio Colectivo de aplicación o la costumbre del lugar, se entenderá extinguido el contrato de trabajo.Por dimisión se entenderá la renuncia expresa al puesto de trabajo que venía desempeñando.

Si no cumple con la obligación del preaviso, esto no supone dejar sin efectos la unilateral declaración del trabajador, seguirá siendo válida a efectos de resolución del contrato.

Suele ser norma generalizada el que los obreros y subalternos sean obligados a un período de preaviso de quince días, así como de un mes para técnicos y administrativos.

A la hora de comunicar el cese o dimisión no se exige formalidad alguna, basta que la decisión llegue a conocimiento del empresario. Es suficiente la unilateral voluntad del trabajador, la cual le vincula sin posibilidad de retractarse , siempre y cuando no quiera el empresario.

Los efectos del cese o dimisión son la extinción del contrato de trabajo, la no indemnización y además no supone que se encuentre en situación legal de desempleo, con lo cual no podría cobrar el paro.

El empresario en esta situación podría reclamar daños y perjuicios si faltara la oportuna notificación de preaviso.


Comentarios