Martes, 06 de marzo de 2012

Primeramente nos situaremos en el marco legal que regula la toxicidad:

Las directivas europeas y la propia Constitución obligan a nuestros representantes políticos a legislar sobre la materia.

Es la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, la que determina el cuerpo básico de garantías y responsabilidades preciso para establecer un adecuado nivel de protección de la salud de los trabajadores frente a los riesgos derivados de las condiciones de trabajo, en el marco de una política coherente, coordinada y eficaz. Según el artículo 6 de la misma serán las normas reglamentarias las que irán fijando y concretando los aspectos más técnicos de las medidas preventivas.

Esa Norma reglamentaria que regula la toxicidad es el Real Decreto 374/2001, de 6 de abril, sobre la protección de la salud y seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con los agentes químicos durante el trabajo.

El Real Decreto tiene por objeto, establecer las disposiciones mínimas para la protección de los trabajadores contra los riesgos derivados o que puedan derivarse de la presencia de agentes químicos en el lugar de trabajo o de cualquier actividad con agentes químicos.

Artículo 2. Definiciones.

A efectos del presente Real Decreto, se entenderá por:

  1. Agente químico: todo elemento o compuesto químico, por sí solo o mezclado, tal como se presenta en estado natural o es producido, utilizado o vertido, incluido el vertido como residuo, en una actividad laboral, se haya elaborado o no de modo intencional y se haya comercializado o no.
  2. Exposición a un agente químico: presencia de un agente químico en el lugar de trabajo que implica el contacto de éste con el trabajador, normalmente por inhalación o por vía dérmica.
  3. Peligro: la capacidad intrínseca de un agente químico para causar daño.
  4. Riesgo: la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado de la exposición a agentes químicos. Para calificar un riesgo desde el punto de vista de su gravedad, se valorarán conjuntamente la probabilidad de que se produzca el daño y la severidad del mismo.
  5. Agente químico peligroso: agente químico que puede representar un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores debido a sus propiedades fisicoquímicas, químicas o toxicológicas y a la forma en que se utiliza o se halla presente en el lugar de trabajo…
  6. Actividad con agentes químicos: todo trabajo en el que se utilicen agentes químicos, o esté previsto utilizarlos, en cualquier proceso, incluidos la producción, la manipulación, el almacenamiento, el transporte o la evacuación y el tratamiento, o en que se produzcan como resultado de dicho trabajo.
  7. Productos intermedios: las sustancias formadas durante las reacciones químicas y que se transforman y desaparecen antes del final de la reacción o del proceso.
  8. Subproductos: las sustancias que se forman durante las reacciones químicas y que permanecen al final de la reacción o del proceso.
  9. Valores límite ambientales: valores límite de referencia para las concentraciones de los agentes químicos en la zona de respiración de un trabajador. Se distinguen dos tipos de valores límite ambientales:
    1. Valor límite ambiental para la exposición diaria: valor límite de la concentración media, medida o calculada de forma ponderada con respecto al tiempo para la jornada laboral real y referida a una jornada estándar de ocho horas diarias.
    2. Valor límite ambiental para exposiciones de corta duración: valor límite de la concentración media, medida o calculada para cualquier período de quince minutos a lo largo de la jornada laboral, excepto para aquellos agentes químicos para los que se especifique un período de referencia inferior.
  10. Valor límite biológico: el límite de la concentración, en el medio biológico adecuado, del agente químico o de uno de sus metabolitos o de otro indicador biológico directa o indirectamente relacionado con los efectos de la exposición del trabajador al agente en cuestión.
  11. Vigilancia de la salud: el examen de cada trabajador para determinar su estado de salud, en relación con la exposición a agentes químicos específicos en el trabajo.

 

Es evidente el esfuerzo que las empresas y los trabajadores están haciendo para hacer cumplir la ley, pero también lo es la realidad, que no es otra que en España mueren anualmente según un informe presentado por el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) de CCOO  (http://istas.net/web/abreenlace.asp?idenlace=7977)

entre 1800 y 8000 trabajadores por cáncer laboral y más de 18.000 trabajadores sufren accidentes a causa de la exposición a sustancias químicas peligrosas en su trabajo.

Ante esta realidad muchos trabajadores solicitan que se remunere la exposición a esos agentes químicos, que normalmente como dice el Real Decreto implican contacto por inhalación o por vía dérmica, y cuya eliminación es muy difícil llevarla a la práctica por diferentes motivos (consustanciales al propio proceso etc…) sin embargo los sindicatos en general no apoyan esta medida porque supondría reconocer que se está por encima de los niveles de riesgo que permite la ley y eso es inaceptable debiendo ser denunciado, pero entiendo que la solicitud de un posible plus no impide la denuncia de esos excesos, ya que al no ser un plus consolidable en el mismo momento en el que desaparecen las causas que lo originan desaparecería la razón de su cobro. Por tanto estos trabajadores que solicitan su cobro no entiendo, al contrario que los sindicatos, que estén renunciando por ello a que se cumpla la ley ni a denunciar cualquier actuación que la vulnere, pues mientras no sea posible cumplirla en su totalidad hay trabajadores que sufren sus consecuencias y si bien no es el objeto que los trabajadores debieran buscar, es una forma de canalizar esa agresión; mientras tanto nada impide repito que se soliciten mediciones periódicas, mejoras, controles médicos etc… no renunciando de ningún modo a atacar el origen del problema.

Y es que no se entienden los altos niveles de accidentabilidad y mortalidad por culpa de las diferentes sustancias químicas que existen, como dato en Europa se comercializan más de 150.000 sustancias químicas y sólo tenemos evaluación de riesgo de 141 de ellas, con lo que estamos ante uno de los mayores problemas, LA DESINFORMACIÓN, y uno de los mayores responsables es precisamente el sindicalismo, los representantes de los trabajadores habitualmente poseen información que no canalizan adecuadamente a los trabajadores, ocultándola bien por pasividad bien por otros motivos que desconocemos…

Incluso, cuando las empresas consiguen a través de equipos de protección individual neutralizar el efecto dañino de esas sustancias químicas, el plus de toxicidad debiera ser suplantado por el de penosidad, pues hay situaciones bien dentro de los procesos productivos bien en labores de mantenimiento, que para ser neutralizadas exigen por ejemplo la utilización durante horas de equipos de respiración autónoma… Por tanto mientras permanezca el riesgo o éste sea neutralizado con técnicas transitorias y mientras no se erradique la agresión, cualquiera de esos pluses estaría razonablemente justificado en cuanto a un desarrollo “especial” de las labores diarias de trabajo.

Un ejemplo de lo dicho anteriormente es el artículo 35 del Convenio Colectivo del Metal de la Comunidad de Madrid

http://metalmadrid.cnt.es/convenio_metal/comunidad_de_madrid/index.php#art35

Art. 35º Complemento de penosidad, toxicidad y peligrosidad.

La cuantía de estos complementos se calculará según lo establecido en el artículo 34, más el plus de antigüedad en las empresas que así se viniera abonando.

La excepcional penosidad, toxicidad o peligrosidad de los trabajos quedará normalmente comprendida en la valoración de puestos de trabajo y en la fijación de los valores de los incentivos. Cuando no quede comprendida en la valoración de puestos de trabajo y en la fijación del valor de los incentivos, se abonará al personal que haya de realizar aquellas labores una bonificación del 20 por 100 sobre su salario base.

La bonificación se reducirá a la mitad si se realizara el trabajo excepcionalmente penoso, tóxico o peligroso durante un período superior a sesenta minutos por jornada, sin exceder de media jornada.

En aquellos supuestos en los que muy singularmente concurriese, de modo manifiesto, la excepcional penosidad, la toxicidad y la marcada peligrosidad superior al riesgo normal de la industria, el 20 por 100 pasará a ser del 25 por 100, si concurriesen dos circunstancias de las señaladas, y el 30 por 100 si fuesen las tres.

La falta de acuerdo entre empresa y trabajadores y trabajadoras, respecto a la calificación del trabajo como penoso, tóxico o peligroso, se resolverá por la comisión paritaria de vigilancia según el artículo 58 del presente convenio previo asesoramiento del organismo técnico estatal correspondiente, Inspección de Trabajo, centrales sindicales y organizaciones empresariales firmantes del convenio y cualquier otro que estimen oportuno.

Si por mejora de las instalaciones o procedimientos desaparecieran las condiciones de penosidad, toxicidad o peligrosidad en el trabajo, una vez confirmada la desaparición de estas causas por la comisión paritaria de vigilancia, según el artículo 58 del presente convenio, con los mismos asesoramientos señalados anteriormente, dejará de abonarse la citada bonificación, pudiendo recurrirse la decisión adoptada ante el órgano jurisdiccional competente.

Otro que recoge dicho plus en el mismo sentido es el Convenio Colectivo para la Industria Siderometalúrgica de la Provincia de Tarragona.

http://www.auranet.org/ftp/100/cp2007_2012.pdf

Y como estos muchos otros…

Se hace necesaria a la vista de lo expuesto que para la efectividad de este plus de toxicidad debiera realizarse una adecuada valoración de los puestos de trabajo y como se ha reiterado el plus de toxicidad no debiera ser impedimento para reclamar un cumplimiento integral y una adecuada prevención de riesgos laborales en la empresa, dónde las sustancias químicas son las causantes como se ha dicho de más de 18000 accidentes, lo cual puede llevarnos a resumir que si bien cada vez es mayor el cumplimiento de la ley y su desarrollo reglamentario ,muchísimas empresas deben hacer un importante esfuerzo para evitar que los trabajadores sigan sufriendo las consecuencias negativas de esas sustancias químicas, máxime cuando la mayoría no han sido objeto de evaluación y de las que lo han sido, ni la empresa ni los sindicatos informan a sus trabajadores.

 

 

 

 

 

 


Publicado por tuasesor @ 2:12  | Art?culos
Comentarios (6)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Kart.
Mi?rcoles, 08 de agosto de 2012 | 18:16
Completamente de acuerdo, hoy en día existe mucha información pero esta no se hace llegar a los trabajadores, y mientras tanto miles de currelas ven afectada su salud, es cierto también que un plus no soluciona la agresión , pero se soporta mejor....
Publicado por Invitado
Viernes, 01 de marzo de 2013 | 13:34

En mi empresa hay suficiente información aportada por los delegados de CC.OO.  e incluso se han dado cursos de prevención impartidos por el sindicato...Todo depende más de la implicación de los delegados y de la disposición de las empresas que de sindicatos como CC.OO...Es muy fácil hechar las culpas a los sindicatos, ahora son culpables de todo...hasta de los accidentes laborales

 

Publicado por tuasesor
Viernes, 14 de febrero de 2014 | 22:24

Querido Invitado: decir que en tu empresa haya suficiente información es como decir que los trabajadores de tu empresa tienen alcance a por ejemplo conocer la evaluación de riesgo de 141 sustancias tóxicas (todas las que hay) de un global de más de 100.000 , lo cual es magnífico para vuestra seguridad, pero dejame que lo dude....incluso en ese supuesto estarás conmigo que es totalmente insuficiente la información que poseen los trabajadores acerca de las sustancias con las que trabajan a diario.

Publicado por tuasesor
Viernes, 14 de febrero de 2014 | 22:27

Mi intención no es culpabilizar a los empresarios ni a los sindicatos, ya ambos se desprestigian bastante sin ayuda, sino que mi punto de enfoque son los Trabajadores, que son quienes están a diario en contacto con esas situaciones tóxicas. También estoy totalmente convencido de que la misión no puede ser buscar una contraprestación económica, el fin debe ser eliminar el riesgo, minimizarlo, proteger al trabajador, tomar las medidas necesarias para evitar toda contaminación y buscar la eliminación del plus en función de que vayan remitiendo esas circunstancias. Un Saludo y Muchas Gracias por participar.

Publicado por josema
S?bado, 15 de febrero de 2014 | 10:01

TRABAJO EN UNA CONTRATA DENTRO DE UNA REFINERIA E ESTADO ENTRANDO Y SALIENDO DURANTE 4 AÑOS CON CONTRATOS DE CORTOS PERIODOS EN ESTOS ULTIMOS CONTRATOS E ESTADO COBRANDO EL PLU DE PPT Y EN EL Q E FIRMADO AHORA EN ENERO DEL 2014 ME LO AN QUITADO PERO HAY COMPAÑERO Q SI LO COBRAN LA RESPUESTA DE LA EMPRESA ES Q A LOS NUEVOS CONTRATOS NO NOS PERTENECEN ME PODRIAIS ACLARAR SI ES CORRECTO LO Q NOS DICES. UN SALUDO Y GRACIAS POR ESTAR HAY

Publicado por tuasesor
S?bado, 15 de febrero de 2014 | 21:07

Con los datos que aportas no podemos establecer nada en concreto: -Cuál es el plus al que haces referencia? -Cuál es el tipo de contrato que has firmado? -Cuál es el convenio aplicable ?

Gracias a tí por pasarte por el  blog.