Domingo, 10 de junio de 2012

“la asistencia a un juzgado previa citación y aportando justificante de tal asistencia” puede ser considerado como un deber inexcusable de carácter público y personal a los que se refiere el artículo 37.3 d) ET y por tanto en dicha circunstancia se tiene derecho a permiso remunerado. En definitiva, a la vista de la normativa reguladora y de acuerdo con esta interpretación judicial se debe admitir la existencia de un deber inexcusable de carácter público y personal, con el consiguiente derecho a permiso retribuido, en los citados como testigos y peritos en el proceso penal y en los primeros en los procesos civil y laboral, y excepcionalmente en los supuestos concretos en que la ley determine la presencia inexcusable del perito en los procesos laboral y civil, siendo necesario, en todos los casos, que proceda el acuerdo judicial de la comparecencia personal del trabajador que ha de acudir al proceso.

Debe tenerse en cuenta por último que cuando efectivamente se trate de un deber inexcusable de carácter público y personal habrá que aplicar las propias limitaciones que el artículo 37.3 d) ET prevé en el sentido, por una parte, de que si las ausencias superan el veinte por ciento de las horas laborables en un periodo de tres meses la empresa puede pasar al trabajador a la situación de excedencia y, por otra, que si por el cumplimiento del deber o desempeño del cargo se percibe una indemnización se descontará el importe de ésta del salario al que tiene derecho en la empresa.


Publicado por tuasesor @ 0:18  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios