Mi?rcoles, 15 de agosto de 2012

Como era previsible en un Estado con una judicatura que analiza el conjunto del cuerpo legal estatal con el rigor y profesionalidad que se les presume, la injusta reforma laboral que ha aprobado el partido popular y que antes ya iniciara el partido socialista, se está viendo paralizada por los jueces de los diferentes tribunales.

En concreto se han paralizado despidos objetivos , entre individuales y colectivos que se han disparado más de un 50% desde la aprobación de la reforma. Es cierto que muchas empresas han pasado por serias dificultades y se han visto abocadas a cerrar o despedir a personal , pero el resto que han aprovechado hasta la aprobación de la reforma para despedir barato sin motivo alguno y aunque formalmente puedan cumplir los requisitos de la reforma, están observando que los jueces están ejecutando la tutela judical efectiva y en los casos concretos de los que hablamos se han paralizado expedientes de empresas con pequeñas pérdidas pero que forman parte de un grupo de empresas más amplio y en su conjunto aquéllas pérdidas no ponen en peligro la estabilidad del grupo empresarial...

"Los jueces anularon la decisión de las compañías, entre otras cosas, porque forman parte de un grupo empresarial y no sirve que se tome la situación económica solo de una compañía para justificar la aplicación de un ERE."

"Lo que también han dejado claro los tribunales es que la documentación para justificar un despido por causas económicas debe reflejar con fidelidad la situación de la empresa. No valen unas cuentas provisionales, especialmente si se usan para prever pérdidas en el futuro, si difieren del resultado definitivo y auditado, como ha dictado el Tribunal Superior de Madrid contra la empresa de telemarketing GSS."

"De momento, no hay muchas sentencias, ni se ha sentado jurisprudencia. Pero los jueces ya han dejado claro dónde están los límites del nuevo despido. No aceptan que se intente echar a trabajadores a la calle y se contrate al mismo tiempo, como hizo GSS. Ni toleran que una empresa extinga contratos durante la vigencia de un ERE de suspensión de empleo en el que se ha comprometido a no despedir."

“Los ERE son un coste social para ayudar a empresas en crisis o con dificultades de productividad que afectan a su supervivencia. No son ni deben ser un medio de destrucción de trabajo para generar más riqueza ni beneficio al empresario que no está en crisis ni tiene dificultades reales”. en palabras del TSJ de Madrid.


Publicado por tuasesor @ 9:15  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios