Mi?rcoles, 15 de mayo de 2013

Los representantes de los Trabajadores poseen el derecho de opción entre la readmisión y el abono de la indemnización correspondiente en caso de despido improcedente, siendo ésta una excepción a la norma general  que establece que será el empresario quien opte entre la readmisión y el abono de la indemnización, sin embargo cuando se trata de representantes de los Trabajadores se atribuye al representante despedido, según los artículos 56.4 ET y Art. 110.2 de la LPL .

Art.56.4 ET: “Si el despedido fuera un representante legal de los trabajadores o un delegado sindical, la opción corresponderá siempre a éste. De no efectuar la opción, se entenderá que lo hace por la readmisión. Cuando la opción, expresa o presunta, sea en favor de la readmisión, ésta será obligada. Tanto si opta por la indemnización como si lo hace por la readmisión, tendrá derecho a los salarios de tramitación a los que se refiere el apartado 2.”

Este artículo del Estatuto de los Trabajadores ha sido modificado por la “reforma laboral” de Mariano Rajoy  mediante RD de 10 de Febrero 2012 desde el pasado 12 de febrero, un despido improcedente ya no llevará aparejados salarios de tramitación, una nueva medida más para disminuir el coste de los despidos y dotar de flexibilidad al ordenamiento laboral español. Curiosamente no desaparecen para los representantes de los trabajadores…

Art.110.2 LPL:Si el despido se declara improcedente, se condenará al empresario a la readmisión del trabajador en las mismas condiciones que regían antes de producirse el despido o, a elección de aquel, a que le abone una indemnización, cuya cuantía se fijará de acuerdo con lo previsto en el apartado 1, párrafo a, del artículo 56 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores. La condena comprenderá, también, el abono de la cantidad a que se refiere el párrafo b del propio apartado 1, con las limitaciones, en su caso, previstas por el apartado 2 de dicho artículo y sin perjuicio de lo establecido en su artículo 57.

En los despidos improcedentes de trabajadores cuya relación laboral sea de carácter especial, la cuantía de la indemnización será la establecida, en su caso, por la norma que regule dicha relación especial.

2. En caso de que se declarase improcedente el despido de un representante legal o sindical de los trabajadores, la opción prevista en el número anterior corresponderá al trabajador.

Esta situación excepcional se prevé también para los candidatos presentados o proclamados e incluso a favor de quien no teniendo la condición de candidato proclamado, le constaba a la empresa que iba a presentarse siempre que el proceso electoral se haya iniciado y resulte elegido.

Si el despido es recurrido por el empresario el trabajador tiene derecho a continuar con el desempeño de sus funciones salvo que la empresa opte por el abono del salario sin reclamar contraprestación alguna.

Si erróneamente se atribuye el derecho de opción al empresario y no se recurre por el trabajador  no se puede solicitar luego en ejecución de sentencia.

El derecho de opción ha de ser reconocido con independencia del vínculo laboral de carácter fijo o temporal que se tenga en la empresa.

E incluso podría ser reconocido para otros trabajadores aun cuando no tengan condición de representante  siempre que esté reconocido en Convenio Colectivo.