Viernes, 14 de febrero de 2014

El dueño de un establecimiento ha sido condenado por El juzgado de lo Penal número 8 de Alicante a un ,año de prisión y a abonar más de 200.000 euros de indemnización a un trabajador SIN CONTRATO, por considerarlo culpable de las lesiones , secuelas e incapacidad permanente parcial que le ocasionó una trituradora de carne que estaba limpiando.

La máquina le ocasionó graves amputaciones que le impiden desarrollar cualquier trabajo que requiera el uso de las manos.

El juez le considera culpable de un delito contra la salud de los trabajadores :El art. 14 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) impone al empresario una serie de obligaciones a fin de garantizar la seguridad y la salud en el trabajo, reconociendo al trabajador el derecho a una protección eficaz en esta materia. El artículo 42 de la LPRL establece que “el incumplimiento por los empresarios de sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales dará lugar a responsabilidades administrativas, así como, en su caso, a responsabilidades penales y a las civiles por los daños y perjuicios que puedan derivarse de dicho incumplimiento”.


En el supuesto de producirse un accidente de trabajo, se dice que existe una responsabilidad civil del empresario cuando derive de una conducta culposa o negligente de índole personal o de las personas por las que deba responder, que exista una realidad del daño producido y que haya una relación de causa entre el daño y la conducta o actividad.

A nivel administrativo la Responsabilidad empresarial viene tipificada en la LISOS (ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social): tipifica como infracciones las acciones u omisiones de los empresarios que incumplan la normativa en el orden social, entre otras, las relativas a la seguridad y de salud laborales (art. 1.1 y 11 LISOS).

La responsabilidad Penal del Empresario consiste en  diversos tipos penales en los que puede incurrir el empresario al incumplir su deber de protección de la seguridad y salud de los trabajadores:

a) El delito contra la seguridad y salud en el trabajo art. 316 del Código Penal (CP) no exige la producción de un resultado lesivo o dañoso, es un delito de riesgo.según el cual “los que con infracción de las normas de prevención de riesgos laborales y estando legalmente obligados, no faciliten los medios necesarios para que los trabajadores desempeñen su actividad con las medidas de seguridad e higiene adecuadas, de forma que pongan así en peligro grave su vida, salud o integridad física, serán castigados con las penas de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses”. 

b) Los delitos y faltas de lesiones y de homicidio (arts. 147, 138, 142 y 621 del CP) requiere de un resultado dañoso o lesivo.

Por otro lado, según el art. 318 CP, “cuando los hechos previstos en los artículos de este título se atribuyeran a personas jurídicas, se impondrá la pena señalada a los administradores o encargados del servicio que hayan sido responsables de los mismos y a quienes, conociéndolos y pudiendo remediarlo, no hubieran adoptado medidas para ello. En estos supuestos la autoridad judicial podrá decretar, además, alguna o algunas de las medidas previstas en el artículo 129 de este Código”. Entre dichas medidas están la clausura de la empresa o sus locales con carácter temporal o definitivo, la suspensión temporal de sus actividades o de poder realizarlas en el futuro, la intervención de la empresa por el tiempo necesario, su disolución, etc.

Es un pequeño alivio comprobar que aunque sea en pequeñas dosis la Justicia funciona, aunque en este caso concreto el Empresario haya recurrido es de esperar que no modifique sustancialmente el contenido de la sentencia alicantina.



Publicado por tuasesor @ 21:41  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios