Jueves, 27 de febrero de 2014

            Según una nueva doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo, emitida mediante sentencia de 20 de Julio de 2012 (RCDU 1601/2011) : se establece que un trabajador que haya solicitado la extinción del contrato de trabajo por incumplimientos graves por parte del empresario recogidos en el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores, podrá ausentarse del puesto de trabajo hasta que recaiga la sentencia sin que se suponga por este sólo hecho que es una baja voluntaria sin derecho a indemnización, que era la postura admitida hasta ahora consecuencia del "abandono" del puesto de trabajo.

“…En el ámbito laboral esta exigencia, salvo excepciones, de la declaración judicial ha operado en la práctica como un mecanismo de seguridad para evitar que en los casos en que el trabajador da por extinguido el contrato, instando el reconocimiento de la indemnización, y la sentencia no le fuese favorable”

El hecho de no acudir al trabajo de “motu propio” era considerado hasta ahora un abandono sin derecho a ningún tipo de indemnización. La nueva postura del TS entiende que:”… no se puede obligar al trabajador a mantener unas condiciones de trabajo que aunque no sean contrarias a su dignidad o a su integridad, puedan implicar un grave perjuicio patrimonial o pérdida de opciones profesionales…”: en el caso concreto de la sentencia sobre la que se posiciona el TS es la falta de abono de salarios por parte del empresario.

“…debe concederse al trabajador la posibilidad en estos casos de optar entre ejercitar la acción resolutoria y continuar prestando servicios en cuyo caso se estará en el marco de la resolución judicial o dejar de prestar servicios al tiempo que se ejercita la acción, asumiendo en este caso el riesgo del resultado del proceso en los términos a que se ha hecho referencia.”

EXTINCIÓN VOLUNTARIA POR IMPAGO DE SALARIOS ARTÍCULO 50 ET

Artículo 50 Extinción por voluntad del trabajador

1. Serán causas justas para que el trabajador pueda solicitar la extinción del contrato:

a) Las modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo llevadas a cabo sin respetar lo previsto en el artículo 41 de esta Ley y que redunden en menoscabo de la dignidad del trabajador. Letra a) del número 1 del artículo 50 redactada por el número dos del artículo 12 de la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 8 julio 2012

b) La falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado.

c) Cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario, salvo los supuestos de fuerza mayor, así como la negativa del mismo a reintegrar al trabajador en sus anteriores condiciones de trabajo en los supuestos previstos en los artículos 40 y 41 de la presente Ley, cuando una sentencia judicial haya declarado los mismos injustificados.

2. En tales casos, el trabajador tendrá derecho a las indemnizaciones señaladas para el despido improcedente.

Para ver la sentencia del TS que modifica el criterio jurisprudencial hasta ahora seguido:----->

http://www.poderjudicial.es/search/doAction?action=contentpdf&databasematch=TS&reference=6515112&links=&optimize=20121016&publicinterface=true

 


Publicado por tuasesor @ 11:02  | Art?culos
Comentarios (4)  | Enviar
Mi?rcoles, 26 de febrero de 2014

En este Régimen Especial, las cuotas a ingresar vienen determinadas por las   bases de cotización.

La base de cotización está constituida por las remuneraciones efectivamente percibidas por el trabajador, con algunas peculiaridades respecto a su cálculo, en función del Grupo al que pertenezca el trabajador:

 El Grupo I: En iguales condiciones que el Régimen General 

En los Grupos II y IIIl, la cotización para todas las contingencias y situaciones protegidas en este Régimen Especial de los Trabajadores del Mar incluidos en los grupos segundo y tercero, a que se refiere el artículo 19.5 del Texto Refundido aprobado por Decreto 2864/1974, de 30 de agosto, se efectuará sobre las remuneraciones que se determinen anualmente mediante Orden del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, a propuesta del Instituto Social dela Marina, oídas las organizaciones representativas del sector. Tal determinación se efectuará por provincias, modalidades de pesca y categorías profesionales, sobre la base de los valores medios de remuneración percibida en el año precedente.

Las bases que se determinen serán únicas, sin que se tomen en consideración los topes mínimos y máximos previstos para las restantes actividades. No obstante, dichas bases no podrán ser inferiores a las bases mínimas que se establezcan, para las distintas categorías profesionales.

A la base de cotización por contingencias comunes se le aplican los siguientes coeficientes correctores:

Grupo II A: 2/3--Grupo II B: 1/2--Grupo III: 1/3

A la base de cotización por desempleo y protección por cese se les aplica igualmente los mismos coeficientes correctores que los establecidos para contingencias comunes.

BASES DE COTIZACIÓN PARA LOS TRABAJADORES DEL MAR AÑO 2014 GRUPO II Y III

Con efectos desde el 1 de enero de 2014, la Orden ESS/234/2014, de 17 de febrero, publicada en el BOE del 19 de febrero, establece para el presente ejercicio las bases de cotización a la Seguridad Social de los trabajadores del Régimen Especial del Mar incluidos en los grupos segundo y tercero, esto es, las bases únicas para la cotización por contingencias comunes  y profesionales según provincias, modalidades de pesca y categorías profesionales de los trabajadores retribuidos “a la parte” que presten servicios en embarcaciones pesqueras de más de 10 toneladas de registro bruto hasta 150 toneladas inclusive, de los trabajadores por cuenta propia o autónomos incluidos en este Régimen Especial y de los retribuidos “a la parte” que presten servicios en embarcaciones pesqueras de hasta 10 toneladas de registro bruto.

Las diferencias de cotización que se hubieran podido producir por la aplicación de las bases de cotización establecidas, respecto de las cotizaciones efectuadas a partir de 1 de enero de 2014, podrán ingresarsesin recargoen el plazo que finaliza el 30 de abril de 2014.

http://www.boe.es/boe/dias/2014/02/19/pdfs/BOE-A-2014-1791.pdf 


Publicado por tuasesor @ 22:32  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 21 de febrero de 2014

TURNOS ROTATORIOS-DIABETES-MODIFICACIÓN SUSTANCIAL DE LAS CONDICIONES DE TRABAJO

Sentencia STS 6541/2013

En esta sentencia la trabajadora discute el cambio de turno de Trabajo por tener alto contenido de glucosa tras un reconocimiento médico, la empresa según dicho reconocimiento adscribe al turno de mañana a la trabajadora y ésta reclama modificación sustancial de las condiciones de trabajo lo cual es denegado por el Tribunal Supremo.

Según el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores:

1. La dirección de la empresa, cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, podrá acordar modifica- ciones sustanciales de las condiciones de trabajo. Tendrán la consideración de modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo, entre otras, las que afecten a las siguientes materias:

a) Jornada de trabajo.
b) Horario.
c) Régimen de trabajo a turnos.
d) Sistema de remuneración.
e) Sistema de trabajo y rendimiento.
f) Funciones, cuando excedan de los límites que para la movilidad funcional prevé el artículo 39 de esta Ley.

Se entenderá que concurren las causas a que se refiere este artículo cuando la adopción de las medidas propuestas contribuya a mejorar la situación de la empresa a través de una más adecuada organización de sus recursos, que favorezca su posición competitiva en el mercado o una mejor respuesta a las exigencias de la demanda.

En palabras del TS: “…la calificación de una medida empresarial como modificación sustancial, no se supedita a que el empresario invoque formalmente las causas económicas, técnicas, organizativa o de producción a las que el art. 41 ET se refiere.

La modificación será sustancial si, afectando a una de las condiciones que cabe incluir en dicho precepto, no está justificada por otra razón que no sea la que tales causas amparan. En el presente caso, aun tratándose de una modificación del tiempo de trabajo de la actora y del sistema de turnos de la misma, no hay duda de que la medida no solo no obedecía a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, sino que ni siquiera se hallaba dentro de la mera discrecionalidad empresarial en el margen de su poder de dirección. Por el contrario, la medida adoptada respecto de la actora, además de tener un carácter temporal que la alejaba de la aplicación del régimen de la modificación sustancial de condiciones, se hallaba justificada en el cumplimiento de una obligación legal de ineludible cumplimiento para la empresa.


Y es que, a tenor de lo dispuesto en el art. 16 LPRL , la empresa esta obligada a efectuar una evaluación de riesgos de la que resulta, a su vez, la obligación de llevar a cabo las actividades preventivas necesarias respecto de los riesgos que en la evaluación se hayan puesto de manifiesto. De ahí que, establecido el plan de prevención, en atención a la previa evaluación, las medidas que en los protocolos de prevención se establecen devienen imperativas para la empresa. Por consiguiente, la adopción de una medida prevista, como puede ser el cambio de turnos para evitar el trabajo nocturno mientras persista el riesgo detectado en la evaluación, no constituye una modificación sustancial de condiciones de las que regula el art. 41 ET , ni exige, por consiguiente, el cumplimiento del procedimiento allí establecido. Sin que quepa duda de que la decisión empresarial aquí controvertida no puede estar amparada por el ius variandii, no estaba sin embargo constreñida a los límites del citado art. 41 ET , sino, en su caso, a la regulación específica a la que se acogía. Quiere con ello decirse que, con independencia de la posibilidad de analizar la adecuación del cambio de turno y su acomodo a las medidas preventivas en las que se sustentaba, lo cierto es que no cabía imponer a la empresa el cauce de la modificación sustancial de condiciones.

Según el protocolo de actuación de la empresa concreta (Iberia) para estos casos, si un trabajador sufre elevados índices de glucosa le adscribe al turno de mañana y es que investigando un poco encontramos que:

El hígado libera el exceso de glucosa en la sangre durante la noche.

Un estudio realizado por el Dr. Frank Hu, profesor de nutrición y epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard entre un conjunto de trabajadoras (enfermeras) llegó a la conclusión de que el trabajo a turnos rotatorios aumenta hasta en un 60% el riesgo de padecer Diabetes 2.

Por todo ello , la conclusión a la que podemos llegar es que en este caso concreto la actuación empresarial ha sido la correcta, más aún ha resultado beneficiosa para la salud de la trabajadora, no siendo coherente que exijamos a las empresas que lleven a cabo evaluaciones de riesgos de los puestos de trabajo y reconocimientos médicos para luego quejarnos si como consecuencia de ellos se toman medidas correctoras que además de ser temporales repercuten positivamente en la salud de la afectada.


Publicado por tuasesor @ 21:05  | Jurisprudencia
Comentarios (2)  | Enviar
Jueves, 20 de febrero de 2014

Las Juntas de Guipuzkoa aprobaron en el mes de Julio del 2013 la NORMA FORAL 4/2013, de 17 de julio, de incorporación de cláusulas sociales en los contratos de obras del Sector Público Foral.

Dicha Norma aprobada a pesar de la oposición (abstención) de los partidos PP y PNV, y que plantea la posibilidad de imponer sanciones económicas a las empresas contratadas por la Diputación foral que no cumplan con los convenios colectivos de su sector. La norma foral aprobada será de aplicación en las obras públicas y obliga a la compañías contratadas por la Diputación y a sus subcontratas a cumplir con los convenios colectivos, así como con las cláusulas referidas a la salud y la seguridad laborales, la prevención de riesgos y las condiciones laborales pactadas. Esta iniciativa permitirá construir las obras en plazo dentro de las condiciones acordadas para su ejecución, pero en las que ahora también se incluirá que se cumplan las condiciones laborales de los trabajadores.

Si todas las Administraciones Públicas establecieran Normas de este tipo, a pesar de aquellos que otorgan primacía a la libre competencia de las empresas sobre los derechos de los trabajadores, se podrían evitar muchas muertes.

Esto mismo debiera exigirse en aquellas Obras Públicas de aquellos Países encargados de Organizar eventos de carácter internacional como por ejemplo un Mundial de Futbol ; en Qatar más de 400 trabajadores nepalíes han muerto ya en las obras de construcción de los estadios e instalaciones que se están realizando para acoger el Mundial de fútbol de 2022 y lo peor de todo es que se esperan más de 4.000 muertos para cuando terminen las obras…estos datos van a estar rondando por nuestras mentes cuando veamos esos partidos de futbol y que vienen a dar la razón a todos aquellos que continuamente nos recuerdan la hipocresía y fariseísmo que lo rodea y al que nosotros ayudamos con nuestras pasiones absurdas.

Según Amnistía Internacional más de un millar de trabajadores han sido ingresados por caídas en obras en el principal hospital de Doha desde que en 2010 se designó a Qatar como sede del Mundial: "Es simplemente inaceptable que uno de los países más ricos del mundo tenga a tantos trabajadores inmigrantes que están siendo explotados sin piedad, a los que se les roba su paga y que se quedan sin medios para sobrevivir”.

 


Publicado por tuasesor @ 1:28  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 19 de febrero de 2014

TRIBUNAL SUPREMO Sala de lo Social Sentencia de 16 de septiembre de 2013 (RECURSO DE CASACIÓN Núm: 2965/2012)

Sentencia por la que se establece la denegación como accidente laboral el infarto cerebral de una persona en el trayecto al trabajo:

Los argumentos esgrimidos en la sentencia son literalmente:

1) la presunción de laboralidad del accidente o dolencia de trabajo establecida en el art. 115.3 LGSS, sólo alcanza a los acaecidos en el tiempo y lugar de trabajo, y no a los ocurridos en el trayecto de ida al trabajo o vuelta del mismo;

2) la asimilación a accidente de trabajo del accidente de trayecto (?in itinere?) se limita a los accidentes en sentido estricto (lesiones súbitas y violentas producidas por agente externo) y no a las dolencias o procesos morbosos de distinta etiología y modo de manifestación;

y 3) estos dos procedimientos técnicos de extensión de la protección de los accidentes de trabajo (la presunción iuris tantum y la inclusión expresa de un supuesto de frontera) son claramente diferenciados y no deben mezclarse "

Contenido de la STC:

TRIBUNAL SUPREMO

Sala de lo Social

Sentencia de 16 de septiembre de 2013

RECURSO DE CASACIÓN Núm: 2965/2012

Ponente Excmo. Sr. FERNANDO SALINAS MOLINA

En la Villa de Madrid, a dieciséis de Septiembre de dos mil trece.

Vistos los presentes autos pendientes ante esta Sala en virtud del recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por el INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, representado y defendido por la Letrada de la Administración de la Seguridad Social contra la sentencia dictada por la Sala de lo Social de Tribunal Superior de Justicia de Galicia en fecha 17-septiembre-2012 (rollo 3313/2009 ), en recurso de suplicación interpuesto por la citada Entidad Gestora contra la sentencia de fecha 27-febrero-2009 (autos 870/2008) dictada por el Juzgado de lo Social n.º 4 de Vigo, recaída en proceso seguido a instancia de la "MUTUA GALLEGA DE ACCIDENTES DE TRABAJO" (MUTUA DE ACCIDENTES DE TRABAJO Y ENFERMEDADES PROFESIONALES DE LA SEGURIDAD SOCIAL N.º 201) contra la referida Entidad Gestora ahora recurrente en casación, la TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, Don Enrique, el SERVIZO GALEGO DE SAÚDE (SERGAS) y la empresa "CONSTRUCCIONES GAESCÓN, S.L." sobre ACCIDENTE.

Ha comparecido en concepto de recurrido la "MUTUA GALLEGA DE ACCIDENTES DE TRABAJO" (MUTUA DE ACCIDENTES DE TRABAJO Y ENFERMEDADES PROFESIONALES DE LA SEGURIDAD SOCIAL N.º 201) representada y defendida por la Letrada Doña M.ª José Martínez- Fariza Conde.

Es Magistrado Ponente el Excmo. Sr. D. Fernando Salinas Molina,

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- El día 17 de septiembre de 2012 la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, dictó sentencia en virtud del recurso de suplicación n.º 3313/2009 interpuesto contra la sentencia del Juzgado de lo Social n.º 4 de Vigo, en los autos n.º 870/2008, seguidos a instancia de la "Mutua Gallega de Accidentes de Trabajo" (Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social n.º 201) contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social, la Tesorería General de la Seguridad Social, Don Enrique, el Servizo Galego de Saúde (Sergas) y la empresa "Construcciones Gaescón S.L." sobre accidente. La parte dispositiva de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, es del tenor literal siguiente: " Que desestimando el recurso de Suplicación interpuesto por la representación procesal del demandante, contra la sentencia de fecha 27/02/09, dictada por el Juzgado de lo Social núm. Cuatro de Vigo, en autos 870/08, confirmamos la sentencia recurrida ".

SEGUNDO.- La sentencia de instancia, de fecha 27 de febrero de 2009, dictada por el Juzgado de lo Social n.º 4 de Vigo, contenía los siguientes hechos probados: " Primero.- D. Enrique vino trabajando para la empresa demandada Construcciones Gaescón, S.L., dedicada a la actividad de construcción, haciéndolo como peón. Segundo.- Con fecha 30-01-06 cuando el trabajador se dirigía en coche de ocupante desde su domicilio en Galicia a Madrid, a prestar servicios en una obra sita en dicho lugar, sobre las 09.00 horas sufrió un infarto cerebral. La empresa tiene asegurada el riesgo de accidentes de trabajo con la Mutua Gallega. Tercero.- Inició proceso de I.T. por contingencias comunes en fecha 30-01-06, situación en la que permaneció hasta el 30-11-06. En fecha 01-03-07 es declarado afecto de IPT derivada de enfermedad común por padecer: infarto cerebeloso DCN en paciente con FRCV. Cuarto.- La demanda se dirigió también contra la Tesorería General de la Seguridad Social, presentándose el 03-11-08 ".

El fallo de dicha sentencia es del tenor literal siguiente: " Que estimando la demanda interpuesta por la Mutua Gallega contra la empresa Construcciones Gaescón, S.L, Enrique, el INSS, TGSS y SERGAS, se declara que la contingencia de la baja de fecha 30-01-06 es de origen común, condenando a los demandados a estar y pasar por tal declaración ".

TERCERO.- Por la Letrada de la Administración de la Seguridad Social, en nombre y representación del Instituto Nacional de la Seguridad Social, formuló recurso de casación para la unificación de doctrina, en el que: PRIMERO.- Se alega como sentencia contradictoria con la recurrida la dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de fecha 28-abril- 1998 (rollo 1994/1998 ). SEGUNDO.- Alega infracción de lo dispuesto en el art. 115.1 y 3 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS ).

CUARTO.- Por providencia de esta Sala de 4 de marzo de 2013 se admitió a trámite el presente recurso y por diligencia de ordenación de la misma fecha se dio traslado del mismo a la parte recurrida, la "Mutua Gallega de Accidentes de Trabajo" (Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social n.º 201), representada y defendida por la Letrada Doña M.ª José Martínez- Fariza Conde para que formalizara su impugnación en el plazo de quince días.

QUINTO.- Evacuado el traslado de impugnación por la parte recurrida, pasaron las actuaciones al Ministerio Fiscal para que emitiera informe, dictaminando en el sentido de considerar el recurso improcedente, e instruido el Excmo. Sr. Magistrado Ponente, se declararon conclusos los autos, señalándose para la votación y fallo el día 10 de septiembre actual, en cuya fecha tuvo lugar.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO- 1.- La cuestión que se plantea en el presente recurso de casación unificadora consiste en determinar si en el desplazamiento ocasional, distinto del efectuado ordinariamente entre domicilio habitual y lugar de trabajo, que efectúa el trabajador a principio de temporada o para iniciar uno de los periodos correspondientes de prestación efectiva de servicios, sufre una enfermedad de las jurisprudencialmente relacionadas con el trabajo, es dable calificar el supuesto como constitutivo del denominado accidente en misión.

2.- La sentencia de suplicación ( STSJ/Galicia 17-09-2012 -rollo 3313/2009 ) confirmatoria de la de instancia (SJS/Vigo n.º 4 de fecha 27-febrero-2009 -autos 870/2008), ahora recurrida en casación unificadora por la Entidad Gestora demandada, da una respuesta negativa, en un supuesto en que de los hechos declarados probados de la sentencia de instancia, no impugnados en suplicación por la Entidad también ahora recurrente, resulta que " con fecha 30-01-2006 cuando el trabajador se dirigía en coche de ocupante desde su domicilio en Galicia a Madrid, a prestar servicios en una obra sita en dicho lugar, sobre las 09,00 horas sufrió un infarto cerebral ", razonando que no se está ante un accidente en misión y que " La conclusión obtenida por la juzgadora de instancia, resulta ajustada a derecho, pues a tenor de los hechos probados de la resolución de instancia, resulta acreditado que el trabajador se dirigía en coche de ocupante desde su domicilio en Galicia a Madrid, a prestar servicios en una obra sita en dicho lugar, sobre las 09.00 horas sufrió un infarto cerebral, y es en función de tal circunstancia, en la que se basó la juzgadora de instancia para estimar la contingencia de enfermedad común, debiendo recordar una vez más como ya resolvimos en la sentencia de fecha 20-1-09, R.5261-08, que es criterio reiterado de esta Sala que al no haberse logrado modificar la apreciación del Juzgador de instancia que sirvió de antecedente amparador al basamento jurídico que en la sentencia impugnada se precisó, no podrá prosperar la revisión en derecho cuando no se hayan alterado los supuestos de hecho que en la resolución en cuestión se constatan, y entre una y otra dimensión de la sentencia exista una íntima relación de ambos presupuestos ".

3.- Respuesta contraria, de signo positivo en orden a la calificación como accidente en misión, se da en la sentencia invocada como contradictoria ( STSJ/Madrid 28-abril-1998 -rollo 1994/1998 ) por la Entidad gestora recurrente. En los hechos probados figura que el trabajador venia prestando servicios para una empresa dedicada a la actividad de marina mercante y que " El 5.12.92 cuando... salía de su domicilio...; tomó el autobús de Línea que nacía el trayecto Aranda de Duero-Madrid. En el mismo sufrió un desvanecimiento, siendo trasladado al Hospital de... Aranda de Duero (Burgos) donde fallece ese mismo día a consecuencia de Infarto de Miocardio, habiéndose practicado autopsia. Desde Madrid el Sr.... se trasladaría al buque correspondiente ". La sentencia concluye que " De conformidad con la doctrina del TCT recogida, entre otras, en Sentencias 20-2-84 y 17-7-86, los hechos descritos deben ser considerados como un accidente laboral propio, artículo 115.1 LGSS 1994, articulo 84.1 LGSS 1974, entre los que se incluye el llamado accidente ?en misión?, y que son aquellos que ocurren al empleado, cuando por razón de su trabajo tiene que trasladarse a un lugar determinado, a los cuales es de aplicación la presunción del artículo 115.3 LGSS 1994, artículo 84.3 LGSS 1974, ya que reúne la condición de aparecer en tiempo y lugar de trabajo, y desde el momento en que el trabajador deja su domicilio por dicho traslado hasta su regreso, todos los percances que sufra, guardan relación directa con el trabajo, salvo que circunstancias concurrentes, que no se dan en el presente supuesto, obliguen a que se tenga por roto el nexo causal; de ahí que el fallecimiento del trabajador merezca la calificación de accidente ?en misión?, distinto del denominado ?in itinere?", que queda circunscrito a los sufridos en el camino que diariamente se efectúa desde el domicilio al centro de trabajo, articulo 84.2 -b) LGSS 1974, artículo 115.2-b) TR LGSS actual, (STCT 8-5-86) ".

4.- Concurre el requisito o presupuesto de contradicción exigido en el art. 219.1 LRJS para viabilizar el recurso de casación unificadora, pues estándose en presencia de dos desplazamientos ocasionales, distintos del efectuado ordinariamente entre domicilio habitual y lugar de trabajo, que efectuaba el trabajador a principio de temporada o del periodo correspondiente de prestación efectiva de servicios sufre una enfermedad de las jurisprudencialmente relacionadas con el trabajo, sin adición de otros datos o circunstancias significativas, y mientras que en la sentencia de contraste se califica el supuesto como constitutivo del denominado accidente en misión, no se le otorga la consideración de accidente de trabajo en la sentencia recurrida.

SEGUNDO.- 1.- El accidente " en misión " ha sido una figura de loable creación jurisprudencial como una modalidad específica de accidente de trabajo, en la que partiéndose de que se producía un desplazamiento del trabajador para realizar una actividad encomendada por la empresa, a través de dicha figura se ampliaba la presunción de laboralidad a todo el tiempo en que el trabajador desplazado, en consideración a la prestación de sus servicios, aparecía sometido a las decisiones de la empresa (incluso sobre su alojamiento, medios de transporte, etc.), de tal modo que el deber de seguridad, que es una de las causas de la responsabilidad empresarial, abarcaba todo el desarrollo del desplazamiento y de la concreta prestación de los servicios, destacándose que el " lugar de trabajo " a estos efectos es todo " lugar en que se está por razón de la actividad encomendada, aunque no sea el lugar de trabajo habitual " (entre otras, SSTS/Social 26-diciembre-1988, 4-mayo-1998 -recurso 932/1997, 11- julio-2000 -recurso 3303/1999, 24-septiembre-2001 -recurso 3414/2000 ). En esta línea se declararon como accidentes en misión los siguientes supuestos:

a) La insuficiencia cardiaca por una crisis de asma durante un vuelo en avión que impidió que el trabajador fuese debidamente atendido, con lo que sin el desplazamiento el resultado lesivo no se hubiere producido, señalando que " concurre la circunstancia de ser en misión, pues si es cierto que la letra del art. 82 n.º 2 a), parece contemplar el supuesto ordinario del traslado habitual del propio domicilio al lugar del trabajo y regreso, ni de su letra ni de su espíritu están excluidos aquellos desplazamientos debidos única y exclusivamente a motivaciones laborales, y en el caso de autos ello es indiscutido, puesto que el vuelo se realizaba a requerimiento de la empresa para que prestara servicios en la construcción de un buque, con billete proporcionado por la propia empresa y desde un país al que había sido enviado igualmente por ella, y para trabajar a su servicio " ( STS/Social 26-diciembre-1988 );

b) Un accidente cardiovascular con hemiparexia derecha sufrido a bordo del camión del que era conductor el trabajador durante un viaje por extranjero y mientras que conducía el conductor de relevo, razonándose que " en el supuesto aquí enjuiciado, no hay ni siquiera suspensión de la situación de actividad laboral, porque sucede a bordo del camión, aunque en situación de relevo activo, pero con presencia y disponibilidad plena en el propio puesto de trabajo " ( STS/IV 4-mayo-1998 -rcud 932/1997 );

c) " El trabajo de reparación de la avería de un coche en carretera es trabajo itinerante, en el que se ha de entender como tiempo de trabajo el de desplazamiento al punto en que se encuentra el vehículo averiado, y como lugar el de dicho punto y el de la vía que a él conduce. El lugar y el tiempo de trabajo de ayuda en carretera no se circunscriben al espacio y al acto estricto de arreglo de la avería, sino que se extienden también al desplazamiento y a la ruta seguida para poder efectuar la reparación " ( STS/IV 11-julio-2000 -rcud 3414/2000 ).

d) Infarto de miocardio sobrevenido mientras el trabajador se encontraba en el hotel donde se alojaba durante el viaje por Europa como conductor de autobús por ruta turística. Se argumenta para calificarlo como accidente de trabajo en misión que " Es evidente que el mal le sobreviene fuera de sus horas de trabajo, pero cuando permanece bajo la dependencia de la Empresa, cuya organización y prestación de servicios objeto de su actividad económica impide al trabajador reintegrarse a su vida privada, al domicilio familiar y a la libre disposición sobre su propia vida ", que " tal es el contenido del accidente de trabajo ““en misión”“, que es una lógica derivación del concepto de accidente de trabajo ““in itinere”“, porque si este segundo concepto consiste en el soportado por el trabajador en el obligado desplazamiento... ya que la ley entiende que a tales trayectos y riesgos debe extenderse la protección proporcionada por la Empresa, con mayor razón deberá extenderse tal protección cuando la prestación de los servicios y sus condiciones y circunstancias impiden al trabajador aquel regreso, y excluyen la necesidad de reintegrarse al lugar de reanudación de las tareas profesionales, porque tal lugar no es abandonado al concluir y, por eso, es innecesario el reintegro, ya que el trabajador ““itinerante”“... está en ese itinerario desde que abandona su domicilio hasta que vuelve a él, cuando concluye las tareas que tiene encomendadas " y concluye que " es cierto que el nexo entre el daño soportado y la situación laboral puede romperse... pero tal ruptura no depende de que las propias tareas profesionales hayan concluido (dado que esa conclusión no reintegra al trabajador a su vida personal, familiar, privada y de la que dispone), sino porque se produzcan hechos que, en efecto, se apartan de la situación que es laboral por extensión. O sea cuando el trabajador rompe la dependencia y dispone de su tiempo y de su actuación " ( STS/IV 24-septiembre-2001 -rcud 3414/2000 ).

2.- Mas, en ulteriores sentencias, con más estricto criterio y rectificando, expresamente y en parte, la doctrina anterior (contenida especialmente en la citada STS/IV 24-septiembre-2001 ) - lo que comporta mayor trascendencia pues no se limitaba a resolver el caso concreto enjuiciado --, la jurisprudencia social, si bien reitera que " La noción de accidente en misión ha sido aceptada por la doctrina de esta Sala como una modalidad específica de accidente de trabajo, en la que se produce un desplazamiento del trabajador para realizar una actividad encomendada por la empresa. La misión integra así dos elementos conectados ambos con la prestación de servicios del trabajador: 1.º) el desplazamiento para cumplir la misión y 2.º) la realización del trabajo en que consiste la misión. La protección del desplazamiento presenta cierta similitud con la del accidente ?in itinere?, en la medida en que el desplazamiento se protege en cuanto que puede ser determinante de la lesión... ", matizando que " En cuanto al accidente que se produce en la realización del trabajo que constituye el objeto de la misión, su régimen es el normal del art. 115.1 LGSS. Pero no todo lo que sucede durante la misión tiene una conexión necesaria con el trabajo, cuando ni es propiamente desplazamiento, ni tampoco realización de la actividad laboral ", concluyendo, con carácter general, que " no puede considerarse correcto el criterio que sostiene que durante todo el desarrollo de la misión el trabajador se encuentra en el tiempo y el lugar del trabajo, aunque se trate de periodos ajenos a la prestación de servicios, de descanso o de actividades de carácter personal o privado "; y en base a ello deniega la calificación de accidente de trabajo en un supuesto de hemorragia encefálica padecida por un conductor del sector del transporte en tiempo de descanso y mientras pernoctaba en un hotel, argumentando que no constaba la conexión trabajo-lesión, al no tratarse de trabajo " en misión ", ni tener lugar en tiempo de trabajo efectivo o de presencia conforme a la normativa sectorial; añadiendo, además, que no puede acogerse la tesis de que durante el desarrollo de la misión hay que considerar que se está en el tiempo y en el lugar del trabajo, aunque " es cierto que la norma se refiere también a los accidentes sufridos con ocasión del trabajo, pero, aunque la conexión de ocasionalidad es más débil que la de causalidad, exige, al menos, que el trabajo actúe como circunstancia que permita el accidente, de forma que sin él la lesión no se habría producido y éste no es el caso examinado, pues la lesión se produce fuera de la ejecución del trabajo, mientras el trabajador descansaba en la habitación de un hotel, y sin ninguna evidencia de que el trabajo previamente realizado hubiese desencadenado la afección " ( STS/IV Sala General 6-marzo-2007 -rcud 3415/2005 ).

3.- Cabe interpretar que mayor flexibilidad en la calificación como accidente en misión trasluce la STS/IV 22-julio-2010 (rcud 4049/2009 ), en la que, aun partiendo de la referida doctrina sentada en Sala General, atiendo a las especiales circunstancias que se produjeron en el caso concreto que entendió posibilitaban la calificación de accidente de trabajo. Se trataba de un trabajador, que prestaba servicios como conductor de camión, que se encontraba en misión por cuenta de la empresa realizando la ruta asignada y que falleció de madrugada cuando se encontraba acostado en la cabina del camión por muerte súbita, debido a isquemia miocárdica, unas dos horas después de acostarse, destacando que " no puede considerarse que se hubiere producido ruptura del nexo causal entre trabajo y daño corporal con resultado de muerte, porque sucede a bordo del camión, y aunque acostado, con presencia y disponibilidad plena en el propio puesto de trabajo ", que " la presunción de laboralidad ( art. 115.3 LGSS ) concurre en el caso examinado, en que el ?accidente? se ha producido en tiempo y lugar de trabajo. En cuanto al lugar de trabajo, porque el óbito se produjo dentro del camión mientras el trabajador dormía. Y en cuanto al tiempo de trabajo, atendiendo a las circunstancias concretas del trabajo encomendado al trabajador fallecido, no puede calificarse como tiempo de descanso. Cierto es, y ello no es controvertido, que los conductores de camión, dentro de la normativa reguladora de la actividad, tienen la obligación de descansar cada determinado número de horas o de kilómetros recorridos, de manera que han de parar el vehículo durante el periodo fijado. Ese descanso preceptivo tiene como finalidad, que no se conduzca durante tiempo excesivo para evitar accidentes. Ahora bien, es cierto que ese descanso puede realizarse dentro o fuera del camión, pudiéndose optar por dormir en el camión; pero no puede obviarse que es frecuente que el trabajador pernocte en el vehículo con la intención además de descansar, de vigilancia, tanto del vehículo como de la mercancía, por lo que en realidad nos encontramos ante un lapso temporal de presencia, pues aunque no se presta trabajo efectivo de conducción, se está realizando servicio de guardia y vigilancia dentro del camión; sin que se desvirtúe por ello el nexo causal exigido "; y, finalmente, respecto al nexo causal, recuerda que " Por el juego de la presunción, al demandante le incumbe la prueba del hecho básico o del indicio de que la lesión se ocasionó en el lugar y en tiempo de trabajo; con esa prueba se tiene por cierta la circunstancia presumida y quien se oponga a la aplicación de los efectos de la presunción tendrá que demostrar la falta de conexión entre el hecho dañoso y el trabajo. La presunción sólo queda desvirtuada cuando hayan ocurrido hechos de tal relieve que sea evidente a todas luces la absoluta carencia de relación entre el trabajo que el operario realizaba, con todos los matices físicos y psíquicos que lo rodean, y el siniestro... " y que " En el caso analizado quedaron acreditados los hechos antes referidos, pero no se constata la práctica de prueba alguna conducente desvirtuar la presunción legal, de modo que la falta de prueba sobre las circunstancias impeditivas de la apreciación de la presunción ya determina la estimación del recurso y la demanda ".

TERCERO.- 1.- En el supuesto ahora enjuiciado, de los hechos declarados probados de la sentencia de instancia inalterados en suplicación, y cuya modificación no instó la Entidad gestora ahora recurrente en casación unificadora, no resulta dato o indicio alguno para poder determinar la existencia de ese plus en el contenido del desplazamiento, que lo diferencia del accidente " in itinere " y que lo configura como un desplazamiento para cumplir la misión ni, derivadamente, para poder entender que la enfermedad surgiera durante la realización del trabajo en que consiste la misión; no acreditándose, por tanto, por quien pretende la calificación del hecho como accidente en misión y cuya carga de la prueba le incumbía, la prueba del hecho básico o del indicio de que la lesión se ocasionó en el lugar y en tiempo de trabajo.

2.- No existe base fáctica para poder aplicar en el presente caso la doctrina jurisprudencial sobre el accidente en misión, pues no puede otorgarse tal calificación cuando, sin mas datos o circunstancias significativas, el trabajador sufre una enfermedad de las jurisprudencialmente relacionadas con el trabajo durante su desplazamiento ocasional, distinto del efectuado ordinariamente entre domicilio habitual y lugar de trabajo, que efectuó a principio de temporada o para iniciar uno de los periodos correspondientes de prestación efectiva de servicios.

CUARTO.- Aunque no sea la pretensión de la parte recurrente, tampoco podría considerarse, -- como destaca el Ministerio Fiscal en su informe --, el hecho enjuiciado como constitutivo de un accidente de trabajo " in itinere ", pues como reitera la jurisprudencia de esta Sala, -- entre las más recientes, la STS/IV 18-junio-2013 (rcud 1885/2012 ) --, debe denegarse "... la calificación de accidente de trabajo para las enfermedades o dolencias surgidas o manifestadas en el trayecto de ida y vuelta al trabajo... Son exponentes de esta doctrina jurisprudencial... las sentencias de esta Sala del Tribunal Supremo de 4 de julio de 1995 ( rcud 1499/1994), de 21 de septiembre de 1996 ( rcud 2983/1993 ), y otras anteriores, como las de 24 de septiembre de 1992, 27 de febrero de 1984 y 23 de marzo de 1981. Esta posición jurisprudencial ha sido mantenida en otras muchas resoluciones posteriores de esta misma Sala; entre ellas en las sentencias de 16 de noviembre de 1998 (rcud 502/1998 ), 21 de diciembre de 1998 (rcud 722/1998 ), 30 de mayo de 2000 (rcud 468/1999 ), 16 de julio de 2004 (rcud 3484/2003 ), 6 de marzo de 2007 (rcud 3415/2005 ) y 24 de junio de 2010 (rcud 3542/2009 )", sintetizando que " El razonamiento en que se basan estas resoluciones puede sintetizarse como sigue: 1) la presunción de laboralidad del accidente o dolencia de trabajo establecida en el art. 115.3 LGSS, sólo alcanza a los acaecidos en el tiempo y lugar de trabajo, y no a los ocurridos en el trayecto de ida al trabajo o vuelta del mismo; 2) la asimilación a accidente de trabajo del accidente de trayecto (?in itinere?) se limita a los accidentes en sentido estricto (lesiones súbitas y violentas producidas por agente externo) y no a las dolencias o procesos morbosos de distinta etiología y modo de manifestación; y 3) estos dos procedimientos técnicos de extensión de la protección de los accidentes de trabajo (la presunción iuris tantum y la inclusión expresa de un supuesto de frontera) son claramente diferenciados y no deben mezclarse ".

QUINTO.- La doctrina correcta es la mantenida en la sentencia recurrida que no comete la infracción denunciada del art. 115.1 y 3 LGSS, como también señala el Ministerio Fiscal en su informe, por lo que el recurso debe ser desestimado; sin costas ( art. 235.1 LRJS ).

Por lo expuesto, en nombre de S. M. El Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español.

FALLAMOS

Desestimamos el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por el INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, contra la sentencia dictada por la Sala de lo Social de Tribunal Superior de Justicia de Galicia en fecha 17-septiembre-2012 (rollo 3313/2009 ), en recurso de suplicación interpuesto por la citada Entidad Gestora contra la sentencia de fecha 27-febrero-2009 (autos 870/2008) dictada por el Juzgado de lo Social n.º 4 de Vigo, recaída en proceso seguido a instancia de la "MUTUA GALLEGA DE ACCIDENTES DE TRABAJO" (MUTUA DE ACCIDENTES DE TRABAJO Y ENFERMEDADES PROFESIONALES DE LA SEGURIDAD SOCIAL N.º 201) contra la referida Entidad Gestora ahora recurrente en casación, la TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, Don Enrique, el SERVIZO GALEGO DE SAÚDE (SERGAS) y la empresa "CONSTRUCCIONES GAESCÓN, S.L.". Sin costas.

Devuélvanse las actuaciones a la sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, con la certificación y comunicación de esta resolución.

Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- En el mismo día de la fecha fue leída y publicada la anterior sentencia por el Excmo. Sr. Magistrado D. Fernando Salinas Molina hallándose celebrando Audiencia Pública la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, de lo que como Secretario de la misma, certifico.


Publicado por tuasesor @ 5:35  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar

Hoy en día sólo a través de alguna que otra, más bien pocas, sentencias judiciales podemos mantener un pequeño resquicio de confianza en el sistema. Ahora lo llaman desafección de los ciudadanos hacia las Instituciones, según la propia Real Academia de la Lengua la desafección significa MALA VOLUNTAD, es decir que los gobernantes, los políticos, los corruptos que realmente son los que tienen mala voluntad responsabilizan al ciudadano de no sentirse representados por su propia mala voluntad...

Pues bien una sentencia de 18 de diciembre de 2013 de la Audiencia Nacional acaba de publicarse ayudando a quienes aún creemos que el Sistema tiene unas bases sólidas que los políticos mediatizados por intereses bastardos están echando a perder.

Esta Sentencia establece que LOS INSPECTORES MÉDICOS NO PUEDEN COBRAR COMO INCENTIVO el que emitan un porcentaje determinado de altas en los procedimientos de gestión las Incapacidades Temporales (I.T).Una resolución de la Secretaría de Estado de la Seguridad Social establecía que el 4% de la productividad de los inspectores del INSS vendrían dados por alcanzar al menos un 15 por ciento de altas sobre el total de bajas por incapacidad temporal, dicha resolución fue recurrida mediante Contencioso Administrativo en el Juzgado Central Nº5 por el sindicato CIG gallego, la cual vino a dar la razón a los planteamientos sindicales. Dicha sentencia a su vez fue recurrida por EL MINISTERIO DE EMPLEO Y SS Y EL INSTITUTO DE LA SEGURIDAD SOCIAL, es decir por intereses políticos, viendo como la AUDIENCIA NACIONAL venía a ratificar la sentencia del Contencioso administrativo.

En palabras de la propia AN : "Una cosa es que se fije como objetivo para realizar la valoración de la productividad que [el inspector] revise un número de terminado de situaciones de incapacidad temporal y se haga la correspondiente propuesta [de alta, baja o lo que corresponda] y otra que el objetivo consista en que esas propuestas tengan un contenido concreto [de porcentaje altas] determinado previamente por la Administración". Dicho de otro modo, se puede premiar el volumen de actividad del inspector, pero no el resultado de su actividad, que está condicionada por el estado de salud.

El presidente de la Coordinadora Estatal de Médicos Evaluadores, José Luis San Martín, ha celebrado la sentencia porque desde su asociación llevan "años denunciando que no pueden aplicarse esta clase de objetivos que no van destinados a mejorar la eficiencia o el rendimiento, sino a condicionar nuestra labor. Y pese a las denuncias, de nuevo en 2014 se nos han vuelto a poner estos objetivos. Hace tan sólo unos días nos han comunicado que, probablemente a raíz de esta sentencia, se modificarían algunos objetivos pero aún no sabemos cuáles".

Para leer la sentencia que deroga la resolución de la Seguridad Social se puede ir al buscador de Jurisprudencia CENDOJ y buscar el recurso 118/2013.








Publicado por tuasesor @ 2:37  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 14 de febrero de 2014

El dueño de un establecimiento ha sido condenado por El juzgado de lo Penal número 8 de Alicante a un ,año de prisión y a abonar más de 200.000 euros de indemnización a un trabajador SIN CONTRATO, por considerarlo culpable de las lesiones , secuelas e incapacidad permanente parcial que le ocasionó una trituradora de carne que estaba limpiando.

La máquina le ocasionó graves amputaciones que le impiden desarrollar cualquier trabajo que requiera el uso de las manos.

El juez le considera culpable de un delito contra la salud de los trabajadores :El art. 14 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) impone al empresario una serie de obligaciones a fin de garantizar la seguridad y la salud en el trabajo, reconociendo al trabajador el derecho a una protección eficaz en esta materia. El artículo 42 de la LPRL establece que “el incumplimiento por los empresarios de sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales dará lugar a responsabilidades administrativas, así como, en su caso, a responsabilidades penales y a las civiles por los daños y perjuicios que puedan derivarse de dicho incumplimiento”.


En el supuesto de producirse un accidente de trabajo, se dice que existe una responsabilidad civil del empresario cuando derive de una conducta culposa o negligente de índole personal o de las personas por las que deba responder, que exista una realidad del daño producido y que haya una relación de causa entre el daño y la conducta o actividad.

A nivel administrativo la Responsabilidad empresarial viene tipificada en la LISOS (ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social): tipifica como infracciones las acciones u omisiones de los empresarios que incumplan la normativa en el orden social, entre otras, las relativas a la seguridad y de salud laborales (art. 1.1 y 11 LISOS).

La responsabilidad Penal del Empresario consiste en  diversos tipos penales en los que puede incurrir el empresario al incumplir su deber de protección de la seguridad y salud de los trabajadores:

a) El delito contra la seguridad y salud en el trabajo art. 316 del Código Penal (CP) no exige la producción de un resultado lesivo o dañoso, es un delito de riesgo.según el cual “los que con infracción de las normas de prevención de riesgos laborales y estando legalmente obligados, no faciliten los medios necesarios para que los trabajadores desempeñen su actividad con las medidas de seguridad e higiene adecuadas, de forma que pongan así en peligro grave su vida, salud o integridad física, serán castigados con las penas de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses”. 

b) Los delitos y faltas de lesiones y de homicidio (arts. 147, 138, 142 y 621 del CP) requiere de un resultado dañoso o lesivo.

Por otro lado, según el art. 318 CP, “cuando los hechos previstos en los artículos de este título se atribuyeran a personas jurídicas, se impondrá la pena señalada a los administradores o encargados del servicio que hayan sido responsables de los mismos y a quienes, conociéndolos y pudiendo remediarlo, no hubieran adoptado medidas para ello. En estos supuestos la autoridad judicial podrá decretar, además, alguna o algunas de las medidas previstas en el artículo 129 de este Código”. Entre dichas medidas están la clausura de la empresa o sus locales con carácter temporal o definitivo, la suspensión temporal de sus actividades o de poder realizarlas en el futuro, la intervención de la empresa por el tiempo necesario, su disolución, etc.

Es un pequeño alivio comprobar que aunque sea en pequeñas dosis la Justicia funciona, aunque en este caso concreto el Empresario haya recurrido es de esperar que no modifique sustancialmente el contenido de la sentencia alicantina.



Publicado por tuasesor @ 21:41  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 08 de febrero de 2014

El que fuera director de relaciones laborales de la Organización empresarial CEOE; el inefable José de la cavada , ese ser despreciable que apoyaba la creación de contratos basura, que promulgaba la desaparición de los permisos por fallecimiento de familiar, porque ya no se viaja en diligencia… que estaba a favor de la rebaja de las indemnizaciones por despido resulta que ahora que él ha sido despedido con 20 días por ser un despido Objetivo ha reclamado la nulidad de este despido con la intención de que al menos se declare ese despido como improcedente para así poder cobrar al menos 40 días por año trabajado. (De la Cavada explica que ha demando a CEOE “por vulneración de derechos fundamentarles”, lo cual sería causa de nulidad de despido si el juez le diera la razón.

No obstante, también cabe la posibilidad de que los tribunales declaren el despido improcedente, lo que se traduciría en un incremento de la indemnización de 20 días por año trabajado a 45 días. (Fuente www.elpais.com )

Frases célebres de este personaje:

1. "La reforma laboral se ha quedado corta. Hay que potenciar los 'minijobs"

2. "Lo de Laponia no deja de ser una forma de plasmar verbalmente la idea de que se debiera ser más riguroso en la aplicación de la legislación actual en materia de prestación por desempleo cuando se hacen ofertas"

3. "Actúan [los jueces] como Dios les da a entender y se erigen en empresarios

4. "Está bien que hayan bajado las indemnizaciones por despido porque las empresas están descapitalizadas".

5. "El Estatuto de los Trabajadores es una copia en algunas materias de la legislación de Largo Caballero"

 

 

 

 

 

 

 

 


Publicado por tuasesor @ 7:10  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar