Viernes, 04 de abril de 2014

Según el Tribunal Constitucional el poder de dirección se atribuye al empresario, entre otras facultades, la de adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones laborales (art. 20.3 del ET), aunque siempre dentro del debido respeto a la dignidad del trabajador [Art. 4.2 e) del ET].

Art.20.3 ET: "... El empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad humana y teniendo en cuenta la capacidad real de los trabajadores disminuidos, en su caso."

En la relación de trabajo, los trabajadores tienen derecho: Art.4.2 e) ET:"...Al respeto de su intimidad y a la consideración debida a su dignidad, comprendida la protección frente al acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual, y frente al acoso sexual y al acoso por razón de sexo."



Se debe preservar el preciso equilibrio ; dada la posición preeminente de los derechos fundamentales en nuestro ordenamiento, implica que cualquier modulación en el ejercicio de estos tiene que ser indispensable y estrictamente necesaria para satisfacer un interés empresarial merecedor de tutela y protección, de manera que si existen otras posibilidades de satisfacer dicho interés menos agresivas y afectantes del derecho en cuestión, habrá que emplear estas últimas en aplicación del principio de proporcionalidad.
Según Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Valencia de 2012: "la mera utilidad o conveniencia para la empresa no legitima sin más la instalación de aparatos de grabación de imágenes, al existir otros medios para comprobar si los trabajadores cumplen adecuadamente con su deber de prestar servicios, como la utilización de medios automáticos de control de entrada y salida del centro de trabajo o de verificación de la venta de productos, etc"

Sin embargo y aún más reciente tenemos una sentencia del TRIBUNAL CONSTITUCIONAL que ampara los derechos del trabajador ante la utilización de camaras de videovigilancia por parte de la empresa para controlar el tiempo efectivo de trabajo de un trabajdor de una universidad (director de servicio), dichos datos obtenidos por la empresa están protegidos por la propia Constitución:

Artículo 18.4 CE " La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos"

EL TC CONCEDE AMPARO AL TRABAJADOR ; LOS DATOS OBTENIDOS PUEDEN CONSTITUIR UNA AMENAZA PARA EL TRABAJADOR , SIENDO EL NÚCLEO FUNDAMENTAL DEL DERECHO PROTEGIDO QUE EL AFECTADO POR LA GRABACIÓN SEA INFORMADO DE QUIEN POSEE SUS DATOS PERSONALES Y CON QUÉ FIN, NO SIENDO SUFICIENTE EN ESTE CASO EL INTERÉS EMPRESARIAL DEL ARTÍCULO 20.3 ET. SINO SI LA FORMA DE ACTUAR HA SIDO CONSTITUCIONAL O NO;  PARA LO QUE ES EXIGIBLE OFRECER PREVIAMENTE LA INFORMACIÓN NECESARIA AL AFECTADO.

Resulta que las cámaras de videovigilancia captan la imagen del trabajador que es un dato de carácter personal y se utilizan para  el seguimiento del cumplimiento de su contrato, sin haberle informado previamente sobre esa utilización, independientemente de que esos datos hayan sido adquiridos legalmente con autorización de la Agencia de Protección de Datos y con los distintivos pertinentes, es decir que el trabajador sabía fehaciemtemente que estaba siendo grabado.

En mi opinión creo que es un requisito un poco rebuscado el hecho de que el empresario deba a su vez notificar e informar al trabajador , cuando los empresarios tienen otros modos de investigar al trabajador fuera del centro de trabajo que sí son admitidos por los tribunales, como son los detectives. Siempre debemos tener presente que las relaciones laborales deben basarse en la buena fe por ambas partes y si el trabajador incumple su horario y es demostrado por medio de las cámaras debiera ser medio suficiente para demostrar la vulneración de esa buena fe, no obstante el TC interpreta de modo adecuadamente conservador los criterios de
defensa de los principios constitucionales, a favor de la parte más débil de la relación laboral.

Publicado por tuasesor @ 2:50  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 02 de abril de 2014

La sentencia del TS de 3 de octubre de 2007  (RCUD 5068/05) determina y confirma la doctrina tradicional de que el trabajador carece del derecho a que se fije un nuevo señalamiento tras su reincorporación a la empresa una vez dado de alta de la situación de IT, sin distinguir si la misma se había iniciado estando ya el trabajador en el disfrute de las vacaciones, o se había producido con anterioridad a la fecha de su inicio.

La fundamentación jurídica del voto mayoritario del TS para denegar un nuevo disfrute del período vacaional es 
fundamentalmente el siguiente:

"...El derecho a las vacaciones retribuidas se halla recogido en “un mosaico de
normas”, entre las que destacan el artículo 40.2 de la Constitución, que les da
la consideración de garantía al descanso necesario del trabajador, inspirado en
un objetivo de “seguridad e higiene en el trabajo”. También está recogida esta
garantía al disfrute de las vacaciones en la Directiva 93/104 CE, que defiere al
derecho interno el detalle de su régimen jurídico, y en el Convenio 132 de la OIT,
en que se regulan cuestiones tan importantes como las de cómputo de los periodos
de ausencias por motivos independientes de la voluntad del trabajador a efectos de
vacaciones, o que los periodos de enfermedad no pueden ser computados como de
vacaciones, pero que, sin embargo, establece como época o momento de su disfrute
el que resulte de la legislación o “práctica nacional”.

Pasando a analizar la legislación interna, el art. 38 del ET, regula
sucintamente a los efectos aquí analizados que el periodo de disfrute se fijará
por acuerdo entre el empresario y el trabajador, de conformidad con lo establecido
en el CC de aplicación o en pacto individual, que se convierten de esta manera en
la normativa a tener en cuenta en esta materia, sin perjuicio de la existencia de
posibles condiciones más beneficiosas para el trabajador.

Se está en el caso de coincidencia de la IT con la fecha pactada de disfrute
de las vacaciones, aunque ahora ya no se utiliza esta expresión, ante un caso
fortuito, ya que el trabajador en cierta manera descansa mientras está en IT, y se
trata del cumplimiento de acuerdos bilaterales de determinación de la fecha de
disfrute de vacaciones que suponen un compromiso entre el interés productivo del
empresario y el interés del trabajador a desarrollar actividades de tiempo libre
en el periodo de vacaciones."

En esta sentencia del TS  hay 4 magistrados que a través de su voto particular manifiestan una postura contraria cuyo argumento prinicipal viene resumido de esta forma:

-....el descanso por vacaciones no sólo tiene un contenido de protección de la salud de los trabajadores, sino otros, tales como la conciliación de la vida familiar con la laboral, el mayor acceso a la cultura de los trabajadores, esparcimiento, ocio, relaciones sociales, etc., que deberían ser tenidas en cuenta en la interpretación de este derecho al tratarse de la “realidad social”, a que se refiere el artículo 3.1 del Código Civil, con cita de la sentencia del Tribunal Constitucional 192/2003, de 27 de octubre, resultando claro que una persona que está enferma o accidentada no puede disfrutar realmente en toda su plenitud de las vacaciones.

Es cierto que hoy en día el acceso a una contingencia de IT puede ser facilmente conseguida pudiendo dejar en manos del trabajador la disponibilidad de las fechas de disfrute de las vacaciones, pero esto que es la excepción no puede motivar una postura injusta y generalizada para que los trabajadores no puedan disfrutar de un período vacacional tras haber estado de baja , siempre a salvo de lo negociado a nivel de convenio colectivo de aplicación en cada empresa que puede regular positivamente dicha situación.

Una vez más se puede decir aquello de que los abusos de unos pocos sinverguenzas conllevan a conductas genericas e injustas que afectan negativamente al conjunto de trabajadores, no todo es defendible y todos somos responsables por ser actitudes "bien vistas"  en general, al igual que nos passa con Hacienda....deberíamos cambiar nuestras posturas globales hacia ese tipo de comportamientos para poder exigir a la Justicia que se pronuncie con el respeto que hoy en día no merecemos, al menos no de un modo general.

Publicado por tuasesor @ 9:27  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar