Jueves, 09 de octubre de 2014

Se tramitarán a través del presente proceso de conflicto colectivo las demandas que afecten a intereses generales de un grupo genérico de trabajadores y que versen sobre la aplicación e interpretación de una norma estatal, convenio colectivo, cualquiera que sea su eficacia, o de una decisión o práctica de empresa.

 

La impugnación de un convenio colectivo de los regulados en el título III del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores por considerar que conculca la legalidad vigente o lesiona gravemente el interés de terceros podrá promoverse de oficio ante el Juzgado o Sala competente mediante comunicación remitida por la autoridad laboral correspondiente.

 

Los derechos individuales que son susceptibles de reclamación ante los tribunales tienen una prescripción determinada, por ejemplo para la reclamación de cantidades por parte de los trabajadores el plazo es de un año; en estas situaciones si se planteara una demanda colectiva bien por parte de las asociaciones sindicales o patronales ese plazo de prescripción queda interrumpido.

 

Para justificar dicha suspensión debemos interpretar el artículo 1973 del Código Civil:

“La prescripción de las acciones se interrumpe por su ejercicio ante los Tribunales, por reclamación extrajudicial del acreedor y por cualquier acto de reconocimiento de la deuda por el deudor.”

 

El Tribunal Supremo en recurso de casación con fecha de 2013 así lo ha declarado siendo indiferente que la reclamación colectiva (conflicto colectivo o impugnación de Convenio) la interponga una asociación sindical que una de la Patronal, siendo éste el argumento principal del recurso de casación en cuanto que si era la Patronal la que ejerce la acción colectiva ello no justificaría la interrupción de la prescripción, lo cual ha sido negado por el Tribunal Supremo.

En palabras del propio Tribunal “…no sería lógico obligar al trabajador a ejercitar su acción individual una vez instado el proceso colectivo, para luego suspender el proceso incoado a su instancia hasta que la sentencia dictada en proceso colectivo adquiriera el carácter de firme…”

“…si el proceso de conflicto colectivo tiene por objeto la aplicación e interpretación de una norma estatal, convenio colectivo… o práctica de una empresa”, el objeto del proceso de impugnación va dirigido a la expulsión del ordenamiento jurídico de una norma colectiva, con lo que va bastante más allá de lo que con el conflicto colectivo se pretende, y en tal sentido nadie puede negar los efectos de una sentencia que declara la nulidad de un convenio sobre las acciones individuales aunque no exista una norma que específicamente lo diga, pues se trata de un efecto inherente a la propia naturaleza y finalidad del proceso…Por lo tanto, cuando la acción de impugnación de una norma de convenio se ejercita, se puede entender que lo que se está pretendiendo es la aplicación de la norma válida subyacente, y en tal sentido es como se puede decir que está realmente efectuando la reclamación de cuya aceptación va a depender el ejercicio de la que realmente se quiere ejercitar, en cuyo sentido es la misma a los efectos del artículo 1973 del CC, y ello tanto cuando es colectiva propiamente dicha como cuando es colectiva por impugnatoria. Tanto más cuanto que las normas sobre prescripción de acciones en cuanto llevan en sí misma una limitación de derechos, exigen una interpretación restrictiva de las mismas que en el presente caso hace defendible la interrupción que se discute.”


Publicado por tuasesor @ 21:32  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios