Viernes, 12 de diciembre de 2014

La cuestión de fondo es la disponibilidad por parte de la empresa, en este caso pública (la Diputación) de modo unilateral de la posibilidad de que sus trabajadores puedan optar entre trabajar o no el día festivo, concretamente el día 12 de Octubre, si bien la verdadera cuestión de fondo sea política (la Dipuatación está gobernada por Bildu y el día 12 representa la hispanidad...) ello no obsta para que haya que dar una respuesta jurídica viable.

En ese sentido la jurisprudencia mayoritaria viene considerando el artículo 37.2 ET como de derecho necesario indisponible, es decir que si bien caben excepciones , reguladas mediante el consiguiente convenio colectivo o acuerdo entre las partes (por tratarse de una empresa de trabajo a turnos etc...), la empresa no puede unilateralmente disponer, en el caso que nos ocupa se emitió una circular interna mediante la que la Diputación dejaba la opción de disfrutar el día o trabajarlo (a disfrutar posteriormente en este caso), en manos del trabajador.

Según sentencia del Tribunal Superior del Pais Vasco, se condena a la Diputación por permitir trabajar el día 12 de octubre, ya que entiende que no puede modificar dicho artículo del ET unilateralmente.

En palabras del TSJ del Pais Vasco: "no hay categoría intermedia entre la de dias de trabajo y dias festivos, y que existe una alteración de calendario al contemplar la jornada como mixta, opcionalmente de trabajo o descanso..." una posibilidad que adultera el dia genuinamente festivo transformándolo en otra cosa...el TSJ subraya que si el día festivo por imperativo del calendario laboral que aprueba la Administración del estado se convierte en disponible, con caracter general...deja de ser festivo y pasa a ser otra cosa, ni prevista ni previsible, ni conocida en nuestro ordenamiento jurídico...: 

otras sentencias que van en esa linea: la sentencia del Tribunal Supremo, de 16 junio 2005, señala lo siguiente:

“Se invoca, en consecuencia, la facultad organizativa de la empresa, una de cuyas manifestaciones es la elaboración del calendario anual, que el artículo 34.6 del  Estatuto de los Trabajadores atribuye a la empresa. Es evidente que la empresa posee esa facultad, pero no es omnímoda ya que deberá respetar tanto las normas de carácter necesario, fiestas nacionales, locales, así como pactadas en convenio y el conjunto de condiciones que vengan rigiendo la jornada como resultado de acuerdos entre las partes o de una voluntad unilateral de la empresa cuando en este último caso se haya incorporado el acervo contractual de los trabajadores.”
  
Otras: la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, de 17 enero de 2005, señala:
  
 “El Tribunal Constitucional en su  Sentencia núm. 19/1985, de 13 de febrero  ( RTC 1985, 19)   al contemplar el art. 37.1 del  Estatuto de los Trabajadores  ( RCL 1995, 997)   al referirse al descanso mínimo semanal de día y medio ininterrumpido, declara que dicha regla pertenece al ámbito del derecho dispositivo, pues cabe que por convenio colectivo o contrato de trabajo se pacte una regulación distinta; no se puede desconocer que ello se debe a que dicho precepto establece el citado descanso como regla general susceptible de modificación por convenio colectivo o contrato de trabajo nada de esto ocurre, con lo dispuesto en el punto 2 del artículo citado, y mucho menos en el art. 46 del  RD 2001/1983, de 28 julio  , así en el art. 37.2 del precitado estatuto, no se contiene ninguna excepción a la regla general de que las fiestas laborales, que no podrán exceder de 14 días, de las cuales dos serán locales, y el art. 46 del citado RD señala: serán también inhábiles para el trabajo retribuido y no recuperables hasta dos días de cada año natural con carácter de fiestas locales, que por tradición le sean propias en cada municipio, determinándose por la autoridad laboral competente y publicándose en el BO de la Comunidad Autónoma y, en su caso, en el BOP. Por lo que llega a la conclusión de que la posibilidad de modificación del descanso semanal o la de las fiestas laborales de carácter nacional, «no se puede extrapolar a las denominadas fiestas locales».
    

Artículo 37.2 ET

2. Las fiestas laborales, que tendrán carácter retribuido y no recuperable, no podrán exceder de catorce al año, de las cuales dos serán locales. En cualquier caso se respetarán como fiestas de ámbito nacional las de la Natividad del Señor, Año Nuevo, 1 de mayo, como Fiesta del Trabajo, y 12 de octubre, como Fiesta Nacional de España.

Respetando las expresadas en el párrafo anterior, el Gobierno podrá trasladar a los lunes todas las fiestas de ámbito nacional que tengan lugar entre semana, siendo, en todo caso, objeto de traslado al lunes inmediatamente posterior el descanso laboral correspondiente a las fiestas que coincidan con domingo.

Las Comunidades Autónomas, dentro del límite anual de catorce días festivos, podrán señalar aquellas fiestas que por tradición les sean propias, sustituyendo para ello las de ámbito nacional que se determinen reglamentariamente y, en todo caso, las que se trasladen a lunes. Asimismo, podrán hacer uso de la facultad de traslado a lunes prevista en el párrafo anterior.

Si alguna Comunidad Autónoma no pudiera establecer una de sus fiestas tradicionales por no coincidir con domingo un suficiente número de fiestas nacionales podrá, en el año que así ocurra, añadir una fiesta más, con carácter de recuperable, al máximo de catorce


Publicado por tuasesor @ 10:27  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar