Viernes, 17 de abril de 2015

El caso ha levantado una ola de indignación en Hong Kong, que cuenta con 300.000 empleados domésticos extranjeros, la mayoría procedentes de Filipinas e Indonesia. Su salario es una pequeña fracción del mínimo legal y son obligados a vivir en casa de sus patronos en muchos casos en habitaciones diminutas.

El caso de Erwiana duró 16 días y fue el primero de este tipo en Hong Kong en ganar atención internacional. En sus declaraciones a la corte Erwiana aseguró que durante los ocho meses que trabajó para Law, su dieta fue una taza de arroz y medio litro de agua, solo podía usar el baño dos veces al día y en una ocasión, cuando fue sorprendida comiendo más que arroz, su empleadora la golpeó tan fuerte que le rompió varios dientes. Jamás recibió pago alguno. Luego de un mes de vivir en esta situación, Erwiana pidió ayuda a la agencia que la trasladó a Hong Kong pero lo único que recibió fue una cuenta de cobro por los servicios prestados y una amenaza de muerte a sus familiares si se atrevían a hablar con las autoridades sobre su situación.

Cuando Erwiana fue inservible para Law, ésta la abandonó en el aeropuerto con un tiquete de regreso a Yakarta.


Publicado por tuasesor @ 1:46  | NOTICIAS
Comentarios (0)  | Enviar

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha establecido recientemente, mediante la sentencia nº 2 69/2015, que la mutua MC Mutual es quien tiene que hacerse cargo del tratamiento médico y las prestaciones derivadas del accidente de trabajo in itínere que sufrió el escolta privado J.S.S. cuando se dirigía en coche a su puesto de trabajo.

El trabajador, que pertenece a la empresa Ombuds Compañía de Seguridad, sufrió un accidente de tráfico en estas circunstancias el 19 de julio de 2011, del que se han derivado una cervicalgia postraumática y diversos episodios de cefalea derivados de la misma. Al día siguiente, el 20 de julio de 2011, la mutua en Gasteiz le da la baja por accidente de trabajo, situación que dura hasta que MC Mutual le da el alta el día 12 de abril de 2012 sin estar recuperado del todo. El trabajador accede a un nuevo período de baja médica, pero en esta ocasión por enfermedad común ante el alta médica de la mutua y la imposibilidad de incorporarse a su actividad laboral, el día 3 de mayo de 2012, y permanece en esta situación hasta el 23 de julio de 2012. Posteriormente hay otro período de baja por enfermedad común relacionado también con el accidente de trabajo in itínere. Son estos dos períodos de baja los que son considerados accidente de trabajo por la sentencia, contra el criterio de MC Mutual y del Instituto Nacional de la Seguridad Social, entidades ambas que h an intentado en todo momento desviar este accidente de trabajo a enfermedad común.

El Juzgado de lo Social nº 4 de Vitoria dio la razón al trabajador y consideró las dolencias derivadas de accidente de trabajo tras las negativas del INSS, pero fue M C Mutual quien decidió incluso llevar el tema al TSJPV. La mutua alegó que la presunción de laboralidad no es extensible a los accidentes in itínere y que el trabajador 'muestra una voluntad absentista exagerada'. Estos débiles argumentos son desbaratados en la sentencia, puesto que el trabajador no tiene ningún antecedente de cefaleas previo, a lo que se añade que se considera probado que las cefaleas constituyen un efecto secundario claro de las cervicalgias postraumáticas. Esto último ha sido corroborado por la unidad de neurología de Osakidetza, que establece que la cefalea que padece J.S.S. se deriva del accidente sufrido.

El dolor cervical o cervicalgia es una de las causas más frecuentes de consulta médica tras sufrir un accidente de tráfico. Esto viene condicionado por el mecanismo de lesión y por la vulnerabilidad de la región cervical ante este tipo de traumatismo. El diagnóstico más frecuente es el esguince cervical o también llamado latigazo cervical.
Según el Instituto de Automovilismo este problema lo padecen más de 30.000 personas al año en nuestro país, siendo una causa muy importante de gasto en recursos sanitarios y jurídicos en España.
El mecanismo tipo de esta lesión es la colisión posterior que hace que el cuello sufra un mecanismo de hiperextensión forzada con hiperflexión compesatoria, ocasionando una lesión de latigazo o hiperextensión cervical.
La clínica típica es el dolor cervical y rigidez en el cuello de inicio agudo y progresivo que puede prolongarse incluso meses y años si no se inicia un buen tratamiento desde el principio. La molestia que se siente puede comprometer a los grupos musculares circundantes en la cabeza, el pecho, los hombros y los brazos.

El responsable de Salud Laboral de CCOO de Euskadi, Alfonso Ríos, ha considerado completamente irresponsable por parte de MC Mutual achacar al trabajador una supuesta voluntad absentista, puesto que si se está de baja médica es porque lo considera necesario algún profesional de la salud.

 

Fuente:  http://www.porexperiencia.com

 


Publicado por tuasesor @ 1:40  | Jurisprudencia
Comentarios (0)  | Enviar