S?bado, 24 de octubre de 2015

Pérdida total de la visión de un ojo. En el antiguo Reglamento de Accidentes de Trabajo de 22 de junio de 1956 la pérdida de visión completa de un ojo determinaba el reconocimiento de la situación de incapacidad permanente parcial. Aunque esta regla ya no está en vigor, constituye un criterio interpretativo razonable, especialmente cuando el déficit visual surge en poco tiempo y en persona adulta, haciendo más difícil la adaptación a la visión monocular. Son circunstancias que concurren en el presente caso y dada la profesión habitual de la trabajadora, en cuyo desarrollo tiene que utilizar instrumentos cortantes y hacer labores variadas con los utensilios de cocina, resulta justificada la declaración de incapacidad permanente parcial. 

Enlace a la sentencia:

(STSJ de Asturias, Sala de lo Social, de 5 de junio de 2015, rec. núm. 961/2015).



Publicado por tuasesor @ 12:18  | Jurisprudencia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios