Lunes, 04 de diciembre de 2017

Ultimamamente es frecuente leer noticias y conocer de primera mano situaciones de trabajadores que han sido objeto de despido, como consecuencia de insultar o realizar duras críticas a su propia empresa.

Dichas declaraciones suelen ser realizadas en medios de difusión pública cuya repercusión conlleva perjuicios notables a la empresa con la que se mantiene una relación laboral.

Dicha difusión suele ser realizada principalmente , por medios de comunicación (periódicos-revistas...) y redes sociales (facebook-twitter-blogs..) conllevando un notable menoscabo a la imagen publica de una empresa, en ocasiones dicho menoscabo a la imagen podría suponer la propia quiebra de la empresa.

Lo habitual en estos casos es el DESPIDO DISCIPLINARIO de este trabajador que ha confundido su derecho a la libertad de expresión con los propios límites que este derecho lleva aparejado.

Libertad de expresión:

Consitución Española artículo 20.1a) :

1. Se reconocen y protegen los derechos:  

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

CARTA DE DERECHOS FUNDAMENTALES DE LA UNION EUROPEA:

1.-Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o de comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber injerencia de autoridades pœblicas y sin consideración de fronteras. 


Teniendo en cuenta el derecho a la libertad de expresión no son pocas las sentencias de despido disciplinario que son recurridas y que han hecho posicionarse al más alto tribunal en materia de interpretación constitucional; el TRIBUNAL CONSTITUCIONAL en un caso concreto: 

"...considera que las manifestaciones vertidas por el trabajador (calificativos ofensivos para con los directivos del ente definiéndolos como “sanguijuelas”) eran ofensivos e insultantes y, en consecuencia, estas manifestaciones estaban excluidas del ámbito de la protección del derecho a la libertad de expresión garantizado en el artículo 20 de la CE, ya que este no protege el insulto.

“....la celebración de un contrato de trabajo no implica en modo alguno la privación para el trabajador de los derechos que la CE reconoce entre los que se encuentran el derecho a difundir libremente pensamientos, ideas, opiniones, aunque eso no significara que el ejercicio del derecho a la libertad de expresión no estuviera sometido a los límites derivados de la propia relación laboral. Estos apelativos, que en otro contexto serían legítimos, no lo son necesariamente en el marco de dicha relación”. 

Cuando se injuria,ofende o menoscaba la imagen de una empresa o sus dirigentes de manera gratuita y con grave repercusión para ésta, independientemente del marco utilizado (facebook-blogs-twitter...) y al margen de la buena fe contractual que en otras ocasiones reclamamos al empresario, no podemos contraponer el derecho a la libertad de expresión, habrá que estar a cada caso concreto y sus especificidades pero por norma general el insulto no está amparado por la libertad de expresión.


Publicado por tuasesor @ 11:49  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar