S?bado, 19 de febrero de 2005
La conducta es muy amplia, todo tipo de agresi?n f?sica o de palabra, verbal o escrita; con cualquiera de las personas que trabajan en la empresa, al empresario o a los familiares.
La gravedad vendr? dada por el alcance, trascendencia y contenido de la agresi?n verbal o f?sica. En un determinado contexto ciertos insultos y palabras malsonantes no revisten gravedad suficiente para el despido; en otros sin embargo, esas mismas palabras pueden ser especialmente grave. No es lo mismo insultar a un compa?ero de igual o similar categor?a, que al m?ximo responsable de la direcci?n de la empresa, y tampoco hacerlo en la intimidad que en presencia de terceros, de forma p?blica o ante clientes de la empresa.
Las circunstancias, el entorno y los dem?s elementos a tener en cuenta para individualizar la conducta del trabajador son esenciales en este tipo de casos.

La leg?tima defensa y la libertad de expresi?n suelen ser las dos cuestiones que se presentan para justificar este comportamiento. Habr? que estar a cada caso para determinar cuando se trata de una simple respuesta a la agresi?n del otro; y cuando estamos ante el ejercicio del derecho a libertad de expresi?n que no incurre en el insulto o calumnia.
Publicado por tuasesor @ 0:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios